Por: María Esther Abissi.  8 julio

Después de un 2017 en el que los inversionistas se mantenían en los plazos más cortos esperando las subidas de las tasas de interés, al sexto mes del 2018 la tendencia parece haberse deteriorado.

Las operaciones a plazos como bonos, certificados y títulos valores que operan en el mercado de valores con liquidaciones mayores a una semana y menores a 360 días tuvieron registraron al cierre del primer semestre un saldo de $11.254 millones, mostrando un decrecimiento del 23% con respecto al año anterior, según datos de la Bolsa Nacional de Valores.

Normalmente, cuando los mercados internos y externos están expectantes a aumentos de tasas de interés, se mantienen en productos de corto plazo y, al observar mayor estabilidad, regresan a productos de más plazo, donde pueden obtener mejores rendimientos.

Lo anterior es un hecho que sucedió en Costa Rica durante los dos años previos.

La Tasa Básica Pasiva comenzó el 2017 en 4,65%. Sin embargo, luego tres meses de aumentos de la Tasa de Política Monetaria por parte de Banco Central, al cierre de ese mismo año se ubicó en 5,95%, un hecho que influenció de manera importante a los productos a plazo en colones.

Por ejemplo, las tasas de interés netas del sistema bancario nacional a un mes, que están dentro del rango de los instrumentos mencionados pasaron de 1,08% en bancos estatales a enero del 2017 a 3,66% en mayo del 2018.

En los privados, se ubicaba en 2,69% a enero del año pasado y a mayo de este año se ubicaban en 3,51%.

Así, los mayores plazos obtuvieron cambios más significativos en sus rendimientos.

Según el Banco Central, las tasas pasivas efectivas de los productos entre 360 y 539 días pasaron a ofrecer una tasa real del 3,83% hasta una tasa del 5% durante los primeros meses de este año.

Las tasas de los productos en dólares también aumentaron. El año pasado, tras la llegada de la administración Trump a la Casa Blanca, la tasa de referencia de la Fed tuvo aumentos, lo que benefició a los productos de inversión en dólares, especialmente a más largo plazo.

Según aclaró el Banco Central en su comentario a la economía nacional de mayo, pese a que las tasas en ambas monedas han aumentado, continúa la preferencia por los instrumentos de ahorro en moneda extranjera, especialmente en títulos del Ministerio de Hacienda e instrumentos bancarios.

Otras operaciones del mercado de valores también tuvieron decrecimientos durante el primer semestre del año, como las acciones, las operaciones de deuda y en general, los saldos registrados en el mercado secundario.