Por: Sergio Morales Chavarría.   30 octubre, 2018

Este martes 30 de octubre el precio del dólar siguió con una clara tendencia al alza que ubicó su valor de venta en algunas ventanillas de intermediarios en ¢616.

En el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex), que es donde bancos y otras entidades financieras hacen transacciones, el valor subió ¢4,84 con respecto al día anterior. Al cierre de la sesión el promedio ponderado fue de ¢609,9.

Este movimiento de la divisa ha ocasionado una devaluación acumulada en el año de 7,03% desde enero a la fecha para el promedio del Monex.

En los bancos el tipo de cambio de venta estaba entre los ¢613 y los ¢616. Por su parte, las cooperativas que tienen transacciones de esta moneda ubicaron sus valores entre ¢605 y ¢613.

Desde que Rodrigo Cubero, asumió la presidencia del Banco Central, en agosto pasado, el dólar ha tenido una tendencia creciente en su valor respecto al colón. Cubero dijo a finales de agosto que procuraría darle más flexibilidad al tipo de cambio, pues el sistema cambiario vigente es de flotación administrada y debería permitir mayor flexibilidad.

De agosto a la fecha la devaluación, según el promedio del Monex, es de 7,3%, este porcentaje es, incluso, superior a la comparada con enero.

Una mayor demanda de divisas está ocasionando estos incrementos, junto con un momento en el año en donde existe una menor disponibilidad. Adicionalmente, economistas han atribuido el comportamiento al nerviosismo de personas y empresas respecto a la situación fiscal y de liquidez por la que atraviesa el país.

Además, el incremento del precio y el traspaso de la barrera de los ¢600 ocasionan entre las personas una reacción que termina por agregar demanda de dólares y a su vez incrementa el precio.

El Banco Central, por medio de un comunicado de prensa, también señaló que el Ministerio de Hacienda se sumó a la demanda de la dólares y anteriormente era un oferente neto, pero que ahora debido a sus obligaciones debe salir a buscar divisas.

Esta es una de las razones por las que un tradicional periodo de descenso de la divisa, comprendido entre noviembre y diciembre, no se presentaría este año.