Finanzas

¿Valora pasar su préstamo de dólares a colones? Conozca tres costos que puede enfrentar si decide cambiar de moneda

Expertos consultados por EF coinciden en que lo más recomendable es que el deudor haga un análisis minucioso de su situación actual y acuda a la entidad financiera con la que tiene el préstamo para que lo asesoren y le indiquen qué es lo más conveniente

La recomendación de los especialistas siempre ha sido endeudarse en la moneda en que la persona percibe los ingresos para evitar el riesgo cambiario, pero en Costa Rica hay 792.601 deudores que tienen operaciones en moneda extranjera y que no son generadores de divisas. Así lo indican los datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) a abril de 2022.

La cantidad de operaciones en moneda extranjera, a abril del presente año, fue de 2.305.678 en los no generadores de divisas, a los que mencionaremos solo como ‘no generadores’. Esto quiere decir que, en promedio, cada uno de estos deudores tiene 2,9 operaciones crediticias en moneda extranjera.

Con el precio del dólar cerca de los ¢700, solo por mencionar una razón, hay no generadores que se plantean la pregunta: ¿es un buen momento para trasladar mi préstamo de dólares a colones? Para la respuesta los deudores deben tener en cuenta que hay costos en los que podrían incurrir por hacer ese cambio; los cuales varían dependiendo de cada institución financiera. Es decir, es mejor conocer los costos a los que se enfrentarán antes de tomar la decisión.

Además, expertos consultados por EF coinciden en que lo más recomendable es que la persona haga un análisis minucioso de su situación actual y acuda a la entidad financiera con la que tiene el préstamo para que lo asesoren y le indiquen qué es lo más conveniente.

“No necesariamente hay una receta generalizada. Entonces (hay que analizar) caso por caso cuáles son las condiciones del crédito que usted hoy en día tiene, bajo qué condiciones haría ese cambio y cuánto le impactaría ese cambio (...) Creo que es importante hacer el análisis, ver cuál es nuestra situación, poder sentarse con la entidad con la que yo tengo la operación y poder con ella evaluar un escenario alternativo”, comentó la superintendente general de entidades financieras, Rocío Aguilar.

La jerarca de la Sugef había mencionado en la presentación del Informe Semestral de Estabilidad Financiera 2022, el pasado 5 de mayo, que en moneda extranjera la morosidad a no generadores fue de 3,40% en marzo del año en curso, mientras que la mora a generadores fue de 2,21%.

De acuerdo con Leonardo Soto, gerente de productos de crédito de Scotiabank, los costos en que incurriría una persona que desea pasar el préstamo de dólares a colones y no es generador de la moneda extranjera dependen de cada entidad financiera y también de la figura legal (hipoteca o fideicomiso) en la cual se encuentra el crédito.

EF consultó a voceros de cuatro instituciones financieras en Costa Rica para conocer cuáles son los principales costos o frecuentes que pueden asumir los deudores en caso de hacer el traslado de sus préstamos de dólares a colones.

En términos generales, Alexander Otoya, gerente financiero de Coope Ande, consideró que los costos que pueden tener mayor impacto en un traslado de un crédito de dólares a colones son los de las comisiones de formalización.

Este costo está relacionado al cobro por constituir el nuevo crédito y está en función del monto del préstamo, en donde el porcentaje oscila entre el 1,5% y el 3% del total del crédito, de acuerdo con lo detallado por Otoya.

Además, otro costo a valorar es que dentro de las cláusulas de los créditos en dólares que se otorgan en el Sistema Financiero Nacional exista la posibilidad de cobrar comisiones por pronto pago, “las cuales se ubican entre el 2% y el 3% del saldo del crédito en el momento de la cancelación”, agregó Otoya.

Esto quiere decir que si en el proceso de cambio las entidades financieras cobran ambas comisiones (de formalización y por pronto pago), el deudor podría llegar a pagar, al menos, 3,5% del crédito solo para cubrir estos rubros.

Asimismo, Marco Ulate, ejecutivo de crédito de Grupo Mutual, y el gerente financiero de Coope Ande coincidieron en que otro de los costos que debe tomar en cuenta el deudor, por su relevancia en los créditos de hipotecas y prendas, está relacionado con los gastos legales.

Estos gastos consisten en los honorarios del asesor profesional, así como los costos de impuestos y timbres en que debe incurrir el cliente para formalizar legalmente el nuevo préstamo, esto podría incluir: cancelación de hipoteca y constitución de una nueva, o traspaso si aplica; según explicó el ejecutivo de crédito de Grupo Mutual.

El gerente de productos de crédito de Scotiabank mencionó que los costos más importantes en esta entidad bancaria son los gastos y honorarios legales asociados a la constitución del crédito en la nueva moneda.

También, Ronald Guerrero, director general de crédito del Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), manifestó que los costos para el deudor pueden ser por gastos de modificación de asientos hipotecarios o prendarios, cuando corresponda, dado a que se modifica la moneda.

Los créditos garantizados con gravamen hipotecario o prendario requieren al momento de realizar la reexpresión o cambio de moneda, que sean corregidos en el respectivo asiento inscrito en el Registro Nacional, debiendo cancelar por ende los respectivos aranceles. Por ejemplo, un crédito hipotecario por $50.000 donde se va a reexpresar a colones con un tipo de cambio de ¢688, conlleva un costo de ¢295.353,75 en honorarios y ¢13.020 en timbres e impuestos.

—  Ronald Guerrero, director general de crédito del Banco Nacional

Por otro lado, Rocío Córdoba, abogada y notaria pública con especialización en derecho comercial, explicó que si se traslada el crédito de dólares a colones existe un trámite registral, que lo realiza un notario público, donde “simplemente” se hace la conversión de la moneda y la modificación del monto, y tienen que comparecer ambas partes: el acreedor y el deudor.

“Eso se inscribe y se tramita ante el Registro Público (...) y pues se va a corregir en el asiento de la propiedad donde dice que tiene un gravamen hipotecario que va a cambiar de $100.000, por ejemplo, a ¢50 millones”, detalló la abogada.

¿Cuál es el costo de este trámite? “Eso fue lo que pagó la persona por timbres y honorarios de abogado”. Además, estos gastos van a depender “de una tabla y va a depender del monto original de la hipoteca —si fuera con una casa— y los impuestos y timbres que cobra el gobierno. Todo va a depender de una tabla dependiendo de los montos”, agregó Córdoba.

Marco Ulate, ejecutivo de crédito de Grupo Mutual, comentó que actualmente trasladar el crédito de dólares a la moneda nacional es una práctica recomendable, principalmente si el deudor percibe sus ingresos en colones.

Ulate consideró que ese cambio le permitirá al cliente tener mayor control sobre sus operaciones crediticias y por ende en sus cuotas, “condición que actualmente no poseen quienes tienen deudas en dólares y generan ingresos en colones, debido a las fuertes variaciones en el tipo de cambio”.

Incluso, el gerente financiero de Coope Ande expresó que siempre se recomendará que un no generador de dólares pase su deuda a colones; no obstante, lo más “saludable” es que dichos traslados se realicen en otros contextos económicos o que desde el inicio del crédito se considere la premisa “deudas e ingresos en la misma moneda”.

Sin embargo, la superintendente general de entidades financieras dijo que trasladar el crédito, o no, es una recomendación que no se puede hacer si no se analiza cada caso en particular. Más bien, algunas preguntas que se debería plantear el deudor son: ¿Cuáles serían las condiciones de la nueva deuda? ¿Cuál sería el monto de la nueva cuota? ¿Es una cuota que en este momento puedo enfrentar?

“No hay una receta de índole general, creo que hay que ver cada uno de los casos, cuáles son las condiciones del crédito que hoy día tiene, qué implica ese traspaso en términos de costos y en términos de cuotas”, mencionó la jerarca de la Sugef.

El consejo de los expertos es que, si el deudor posee un crédito en dólares pero no es generador de la divisa y está valorando trasladar ese préstamo a colones, realice un análisis minucioso de su condición actual.

Esto, según el gerente financiero de Coope Ande, no solo porque el “tipo de cambio está teniendo variaciones significativas de corto plazo”, sino también porque las tasas de interés en colones estarán teniendo presiones hacia el alza, y si el crédito en colones es con tasa referenciada el efecto en la cuota puede tener incrementos sostenidos.

De acuerdo con la superintendente general de entidades financieras, un elemento importante a considerar para tomar la decisión de trasladar la deuda es que precisamente existe un contexto de aumento de tasas de interés, sin importar la moneda.

Datos disponibles en el sitio web del Banco Central de Costa Rica (BCCR) indican que la Tasa Básica Pasiva (TBP), que es un promedio ponderado de las tasas de interés brutas de captación a plazo en colones de los distintos grupos de intermediarios financieros, se ubicó en 3,12% en mayo de 2022, mientras que un año atrás se encontraba en 3,20% y en mayo del año prepandemia estaba en 6,30%.

Los niveles en los que se encuentra la TBP resultan de importancia para los deudores y para quienes buscan un crédito, porque impactan directamente en la cuota a pagar si la operación se negocia con dicha tasa de referencia. También es relevante para los ahorrantes, pues podrían ver menores rendimientos.

Por otro lado, la Tasa Efectiva en Dólares (TED) fue de 1,38% en mayo del año en curso, pero 12 meses atrás estaba en 1,58% y en mayo de 2019 se situó en 2,88%. La TED es un promedio ponderado de las tasas de interés brutas de captación a plazo, en dólares, para cada uno de los plazos ofrecidos por los intermediarios financieros y del endeudamiento externo (captación a plazo con no residente, préstamos directos y líneas de crédito), en dólares, de las Otras Sociedades de Depósito (OSD), que incluye bancos, cooperativas, mutuales y financieras.

Las tasas que se aplican a los préstamos también podrían presentar incrementos. El promedio ponderado de la tasa activa negociada (TAN) en colones pasó de 14,19% en mayo de 2019 a 9,90% en mayo de 2022. Por su parte, la TAN en dólares se ubicó en 9,03% en mayo del año prepandemia, pero tres años después estuvo en 5,87%.

Asimismo, en el análisis minucioso, el deudor debe considerar todos los costos de formalización, además de costos legales para casos de créditos hipotecarios y prendarios.

“Lo anterior vuelve relevante considerar el plazo que actualmente le resta para cancelar el crédito, pues si su cancelación total se realizará a menos de un año, puede que no sea necesario realizar este traslado, por los costos antes mencionados”, añadió Otoya.

Precisamente, Maurilio Aguilar, director general del Banco Popular, resumió que para valorar trasladar la operación de dólares a colones se deben considerar aspectos como: la volatilidad del mercado cambiario (apreciaciones/depreciaciones del colón), el plazo que le resta a la operación (entre más extenso, mayor el riesgo cambiario), el diferencial de precio de compra-venta de la divisa, comisiones de cancelación anticipada, pagos de avalúos, cancelación y constitución de hipotecas, el incremento de las tasas de interés en colones, entre otros.

Por su parte, de acuerdo con lo expresado por Soto, lo más importante es que el cliente se acerque a la entidad financiera para solicitar asesoría personalizada, de manera que un especialista pueda evaluar la situación actual de la deuda y realizar las recomendaciones pertinentes, acorde con los requerimientos de cada cliente.

Mónica Cerdas

Mónica Cerdas

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduada de la carrera de Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.