Por: María Esther Abissi.   27 junio

La empresa automotriz Veinsa Motors, que se encarga de distribuir en el país Maserati, Mitsubishi y Peugeot, entre otras marcas, se prepara para emitir bonos de deuda en el mercado bursátil para financiarse y reacomodar una serie de deudas que mantienen con entidades financieras.

En medio de una fuerte desaceleración económica, particularmente en el negocio de automóviles, la empresa busca financiamiento lejos del sector bancario, donde puede encontrar capital a tasas más bajas.

La emisión será de un total de $55 millones, distribuidos en el mediano y largo plazo. Fotos: Mayela López
La emisión será de un total de $55 millones, distribuidos en el mediano y largo plazo. Fotos: Mayela López

La información fue confirmada por Juan Carlos Yi, gerente Financiero de Veinsa a El Financiero este 27 de junio.

La emisión está siendo estructurada por la empresa FCS Capital y deberá ser aprobada por la Superintendencia General de Valores en los próximos meses.

Según explicó Yi a EF, se espera que los bonos salgan al mercado de negociación a mediados de agosto.

Lo que Veinsa busca con la emisión es un refinanciamiento de deuda. Según explicó el gerente, tienen deudas con bancos a corto plazo y la idea es refinanciar el flujo de caja y ubicar las deudas al mayor plazo posible.

“Queremos reestructurar el balance de la empresa. Le estamos apostando al futuro y buscamos menos presiones en el corto plazo”, admitió Yi.

Allan Rodríguez, encargado de la estructuración de la emisión confirmó que se trata de una emisión de $55 millones, distribuida en tres series de 5 a 13 años.

La emisión utilizará como garantía un grupo de bienes inmuebles que tiene Veinsa, contratos de alquiler y flujos operativos del grupo empresarial.

Los bonos estarán estructurados con tasa fija. Por el momento se desconoce el rendimiento que pagarán los instrumentos; sin embargo, se regirá sobre la base de los bonos soberanos (Hacienda) de corto plazo.

“Estamos preparando esta emisión en el momento adecuado, dado que el sector bancario está ‘cerrado’ por la situación económica”, explicó Yi.

Según los estructuradores, el mercado meta de la emisión son las operadoras de pensiones locales.

La idea es que Costa Rica sea el primer mercado bursátil al que entra Veinsa, para luego incursionar en el resto de Centroamérica, empezando por El Salvador.

Según Rodríguez, no es usual que una empresa como Veinsa vaya a la bolsa. A pesar de esto, afirma que este es un cambio estructural por el que está atravesando el mercado financiero y cada vez más empresas van a buscar fondeo en mercados de capitales.

“El compromiso es convertirse en un emisor de largo plazo y que esta sea la primera emisión de muchas”, admitió Rodríguez.

Para el director general de la Bolsa Nacional de Valores, José Rafael Brenes, esta emisión que prepara Veinsa posee el volumen y las garantías reales para que logren tener un riesgo adecuado.

El anuncio se hizo el mismo día en que se celebra en San José el Foro Internacional de Emisores de los Mercados de Valores de las Américas que reúne a participantes de Centroamérica, Panamá, República Dominicana y Ecuador.