Por: Harvard Business Review.   22 mayo
Demuestre que es apasionado en una entrevista de trabajo (sin presumir sobre sí mismo)

Los directores de recursos humanos y los reclutadores buscan candidatos apasionados de su trabajo. Sin embargo, podría parecer extraño que hable sin parar sobre sus logros pasados. Por suerte, hay maneras más sutiles de demostrar su compromiso. Por ejemplo, en vez de contarle al director de recursos humanos todo el gran trabajo que ha hecho, explíquele por qué hace lo que hace. ¿Qué le atrajo de su campo laboral? ¿Qué le motiva para ir a trabajar todos los días? También puede hablar sobre las veces que ha hecho más de lo que establece su descripción de puesto. ¿Alguna vez ha realizado un esfuerzo adicional en un proyecto importante para ti? ¿Ha aceptado responsabilidades que no eran parte de su trabajo? Otra forma de demostrar su entusiasmo es compartir la manera en que pasa su tiempo libre. ¿Sus pasatiempos o su trabajo voluntario están relacionados con su rubro? ¿Has usado sus habilidades para ayudar a una agrupación sin fines de lucro o a una organización comunitaria? Hable sobre eso.

Adaptado de “How to Show You’re Passionate in a Job Interview”, de Sabina Nawaz.

Otra forma de demostrar su entusiasmo es compartir la manera en que pasa su tiempo libre.
Otra forma de demostrar su entusiasmo es compartir la manera en que pasa su tiempo libre.
Hable con un compañero de trabajo que pasa por un momento difícil

Todos hemos tenido malos días en el trabajo. No obstante, cuando un colega tiene problemas durante un periodo largo, ¿cómo puede demostrar su apoyo? Intente ayudarle a reflexionar sobre sus sentimientos y qué necesita para salir adelante (esto funciona mejor cuando la persona y usted tienen una relación cercana). Por ejemplo, podría animarlo a hablar al decirle: “Parece que algo le molesta. ¿Puedo ayudar?” o “Últimamente parece estresado y preocupado. ¿Le gustaría hablar sobre lo que está pasando?”. Tenga cuidado de que la persona no se sienta juzgada. No insinúe que ya debería haber superado sus problemas y evita decirle cómo sentirse. Por ejemplo, no diga: “Deje de preocuparse tanto” o “Está haciendo un problema demasiado grande”. Tenga en cuenta que recuperarse toma tiempo: no puede obligar a alguien a sentirse mejor. Dicho esto, a menudo vale la pena tratar de ayudar a un colega para que vuelva a la normalidad.

Adaptado de “How to Talk with a Co-Worker Who’s Having a Tough Time”, de Deborah Grayson Riegel.

Cuando el futuro es poco claro, ayude a sus empleados a concentrarse en hacer un buen trabajo todos los días

Uno de los retos de dirigir gente es guiarlos durante tiempos de incertidumbre. Tal vez las condiciones del mercado están cambiando o no queda claro cómo encaja su equipo en la estrategia del cuerpo directivo. No tener un objetivo evidente o una forma clara de alcanzarlo puede ser muy incómodo. Puede ayudar a su equipo a salir adelante si le dice que se concentre en una cosa: hacer bien su trabajo. Los miembros de su equipo tal vez no sepan qué les depara el futuro, pero sí saben cuáles son sus responsabilidades. Trabajar bien todos los días puede darle a su equipo la sensación de dirección y aliviar un poco sus inquietudes. También debería cultivar una atmósfera de comunicación abierta, lo cual puede ofrecer estabilidad emocional. Cuando haya nueva información que pueda compartir sobre lo que está sucediendo, compártela. Permita que los miembros de su equipo sepan que pueden ser sinceros sobre sus emociones, y también sea sincero sobre las suyas, siempre y cuando sea productivo hacerlo. Los empleados seguirán su ejemplo, así que proyecte calma y evite respuestas inútiles derivadas del estrés.

Adaptado de “Managing When the Future Is Unclear”, de Lisa Lai.

¿Quiere recibir más reconocimiento en el trabajo? Intenta tener más confianza en sí mismo

Si su trabajo es muy bueno, pero no avanza, tal vez no están reconociendo sus contribuciones. Los resultados no siempre hablan por sí solos, y la directiva tal vez no conozca todas las razones por las cuales un gran proyecto fue un éxito. Por este motivo demostrar confianza en sus habilidades puede ser muy bueno para su carrera. Vuelva un hábito comunicar a su jefe y a otras personas encargadas de la toma de decisiones que es bueno en lo que hace, así como resaltar ejemplos específicos de su trabajo. Por supuesto, no es bueno que presuma o se elogies cada vez que pueda, pero tampoco sea demasiado modesto. No tiene nada de malo expresar con franqueza sus logros a la gente que debe estar al tanto de ellos. Si eso se siente poco natural, eleve su confianza preguntándose: ¿En qué soy bueno? ¿Cuáles son mis logros más importantes? ¿Por qué soy valioso para la empresa?

Adaptado de “To Seem More Competent, Be More Confident”, de Jack Nasher.

Los negocios familiares deberían aceptar el conflicto (un poco)

Las familias que dirigen empresas suelen evitar los conflictos, pues les preocupa que las peleas puedan afectar el negocio. Sin embargo, el conflicto es inevitable e ignorarlo puede generar consecuencias desastrosas: crecimiento limitado, mala toma de decisiones y una pérdida de ventaja competitiva. Una mejor estrategia es reformular las “peleas” (algo volátil e incómodo) como “discrepancias” (algo constructivo y menos incómodo). Las discrepancias dan espacio a la gente para expresar sus opiniones, considerar nuevos puntos de vista y resolver problemas. En su próxima reunión de negocios, exhorte a la gente a compartir opiniones que choquen con las suyas. No tome personal ninguna tensión; recuérdeles a todos que lo único que todos ustedes quieren es lo mejor para la empresa y que discrepar entre ustedes es normal y saludable (siempre y cuando se haga con respeto). A medida que los familiares se sientan más cómodos con las discrepancias, pensarán que son más capaces de sacar a la luz temas difíciles que deben ser resueltos. Además, se darán cuenta de que un pequeño conflicto puede fortalecer aún más sus lazos y la empresa.

Adaptado de “Why Family Businesses Need to Find the Right Level of Conflict”, de Josh Baron.