Por: Harvard Business School Publishing Corp..   31 octubre

Algunas veces a los padres que trabajan les preocupa estar decepcionando a sus hijos porque pasan demasiado tiempo en la oficina. Una vez que sus hijos tengan la edad suficiente para entenderlo, aborde esta preocupación mediante un diálogo directo, abierto y honesto. Sea franco con ellos sobre las presiones que siente y lo que realmente quiere. No culpe a su empresa por las ocasiones en las que no puede ser flexible ni por estar estresada en casa; lo último que quiere es enseñarles a sus hijos a despreciar la idea del trabajo. En cambio, ponga el ejemplo. Ayude a sus hijos a entender que el tiempo que pasa alejado de ellos es una forma en la que contribuye a la familia. Hable sobre la pasión que siente por su trabajo y las habilidades que ha desarrollado para sobresalir profesionalmente. Si está pasando por un momento particularmente ajetreado, explíqueles a sus hijos que quiere ponerlos primero y que, cuando no pueda, también es difícil para usted. Sentirse tristes juntos hace que tengan una conexión, lo que los ayudará a entender que su ausencia ocasional no es un reflejo de su amor por ellos.

Adaptado de “4 Conversations Every Overwhelmed Working Parent Should Have”, de Joseph Grenny y Brittney Maxfield.

Consejo: Hable con sus hijos sobre por qué trabaja tanto
Consejo: Hable con sus hijos sobre por qué trabaja tanto
Cuando inicie un nuevo trabajo, sienta las bases de su éxito

Si quiere sobresalir en un nuevo empleo, no puede depender de las orientaciones y reuniones que el área de recursos humanos organice para usted. Asuma el control de su incorporación cultivando conexiones con niveles superiores, inferiores y en toda la organización. Averigüe quiénes influyen en su función y trate de conocerlos en persona. No cometa el error común de dar por hecho que sabe cuáles deberían ser sus metas principales ni cómo comunicarse mejor con su nuevo superior. Haga preguntas a su jefe para entender mejor cómo le evaluarán y para identificar posibles resultados rápidos: “¿cómo prefiere dar y recibir retroalimentación y que se le mantenga informado?” y “¿qué debo lograr en los próximos seis meses?”. Tenga en cuenta que la meta no es que se convierta en un héroe por encarar el problema más grande de inmediato. En cambio, aborde algo que pueda lograrse rápidamente y que tenga resultados operativos o financieros.

Adaptado de “Starting a New Job? Take Control of Your Onboarding”, de Susan Peppercorn

Los jefes justos explican cómo toman decisiones

La mayoría de los jefes dedican cantidades considerables de tiempo y energía a asegurarse de ser justos. No obstante, resulta inevitable que algunos perciban ciertos resultados como justos y otros como injustos. No de por hecho que sus decisiones hablarán por sí mismas: sea transparente sobre cómo y por qué tomó esa decisión. Por ejemplo, si quiere un proceso de ascensos equitativo, en el que ciertas competencias o estilos cuentan más que otros, haga que su equipo conozca sus intenciones. Si quiere una repartición equitativa de bonos para reforzar la importancia de cada empleado, sea directo al respecto. Recuerde, como jefe, tiene el criterio para tomar esas decisiones. Si alguien le acusa de ser injusto, no se autoflagele. Siempre y cuando haya pensado con cuidado qué necesita la empresa y tome la decisión tan objetivamente como sea posible, habrá hecho su trabajo. Siempre tendrá la oportunidad de restaurar el equilibrio con la próxima decisión.

Adaptado de “How to Earn a Reputation as a Fair Manager”, de Liane Davey.

¿Aburrido en el trabajo? Intente algo nuevo

“¿Estoy en la empresa adecuada? ¿Estoy en el trabajo correcto? ¿Esto es todo lo que hay?”. Todos nos hacemos preguntas como estas de vez en cuando. Son síntoma de un malestar profesional y una de las principales causas es el aburrimiento; en especial, para los profesionales que se encuentran a la mitad de su carrera y que llevan varios años en el mismo trabajo. Para dejar de sentirse abatido, no necesariamente tiene que cambiar de trabajo. Trate de hacer pequeños cambios en su cargo actual: busque un proyecto emocionante y absorbente o únase a un comité o equipo interno que lo ponga a prueba de nuevas maneras. También podría sacudirte la rutina solicitando un horario distinto o cambiándose de oficina. Hasta los cambios pequeños pueden tener un enorme efecto en tu perspectiva. También es importante buscar significado en lo que hace. Haga un esfuerzo para conocer a las personas que se benefician directamente de su trabajo, ya se trate de consumidores, clientes o colegas. Ver el impacto de su trabajo es un gran motivador.

Adaptado de “How to Beat Midcareer Malaise”, de Rebecca Knight.

Le han pedido que haga una audición para un empleo, ¿y ahora qué?

Algunas veces quiere tanto un empleo, que estaría dispuesto a hacer cualquier cosa para obtenerlo. ¿Qué me dice de una “audición laboral” en la que trabaje en un proyecto para demostrar sus habilidades? Si el proyecto le tomará menos de dos horas, es una solicitud justa (más que eso, es una consultoría no pagada). No obstante, asegúrese de hacerle saber al gerente de contrataciones cuánto tiempo le dedicará, de tal modo que cuente con un contexto para comparar su trabajo con el de los demás. Si la audición requiere una inversión considerable de su tiempo, puede intentar verla como trabajo independiente y negociar un pago por hora. Transmitir qué tan emocionado está por la oportunidad puede ayudar a la empresa a estar de acuerdo con este enfoque. Tenga en mente que las audiciones laborales pueden ser una gran forma de aprender sobre la empresa. Si no le gusta el trabajo que le piden hacer, o la forma en la que le piden hacerlo, tenlo muy en cuenta.

Adaptado de “What to Do If an Employer Asks You to Do a ‘Job Audition’”, de Whitney Johnson.