Hace 6 días

Me he referido en las últimas columnas a riesgos, apetito por el riesgo y labor de la junta directiva. Defino ahora una serie de consejos para que las juntas puedan impulsar la unión entre estrategia y apetito por el riesgo.

1- Pedir a las gerencias que definan la capacidad de riesgo, la tolerancia y el perfil de esos riesgos.

2- Solicitar que se cuantifiquen los conceptos de riesgo en términos de impacto financiero en ingresos y capital, en activos, participación de mercado, valor organizacional y calificaciones de crédito.

3- Pedir escenarios de respuestas en caso de que dos o tres de los riesgos ocurran. Estimular el análisis en el marco de la estrategia definida.

4- Orientar a la auditoría interna a reportar sobre fallas específicas en distintas áreas en relación con los riesgos, con el fin de tener una visualización más clara del riesgo en toda la empresa.

5- Promover reportes con una visualización más avanzada de los riesgos: diagramas de burbujas, por ejemplo.

6- Evitar los informes aislados o técnicos en exceso. Pedir presentaciones de varias funciones y unidades a la junta en pleno y a la comisión directiva responsable de supervisar el riesgo. Las juntas necesitan comprender el impacto que tendrán iniciativas como nuevos productos o emprendimientos, instalaciones de tecnologías de la información, expansiones transfronterizas, fusiones, adquisiciones y alianzas con terceros, en el apetito por el riesgo. También deben entender los riesgos y el impacto de no buscar nuevas estrategias.

Solicitar una revisión del planeamiento estratégico y de la gestión de riesgo. Esta debe cubrir información usada y fuentes, equipos internos y externos consultados, suposiciones y la integridad del modelo. Una revisión de la gestión del riesgo debe incluir información del riesgo, identificación, valoración y procesos de seguimiento, políticas de toma de decisiones y escalamiento, capacitación en riesgo y gobernanza.

31/10/2017. Deloitte. EF. Alan Saborío, socio director de Deloitte.
31/10/2017. Deloitte. EF. Alan Saborío, socio director de Deloitte.