Por: Steve Martin y Antoine Ferrere.   9 marzo

Cada vez más compañías están buscando construir un equipo de ciencia del comportamiento, que esté ubicado en el centro de su negocio y del que toda la organización pueda beneficiarse. Esto tiene sentido, porque la alternativa es que empleados de diferentes departamentos exploren perspectivas conductuales, y sus habilidades tenderán a variar: alguien en el área de marketing podría usar su conocimiento conductual para desarrollar campañas más efectivas, mientras que alguien en recursos humanos usaría el propio para enfocarse en el involucramiento de los empleados.

Aunque estas iniciativas podrían producir algunos éxitos, seguramente carecerán de coordinación. Integrar una unidad de ciencias del comportamiento en el corazón de la empresa incrementa la probabilidad de que el conocimiento se comparta, la coordinación aumente y los resultados mejoren para todos.

08/03/2018. Seis consejos a considerar cuando construya un grupo de ciencias del comportamiento en su organización.
08/03/2018. Seis consejos a considerar cuando construya un grupo de ciencias del comportamiento en su organización.

He aquí seis consejos a considerar cuando construya un grupo de ciencias del comportamiento en su organización.

Desarrolle la visión correcta

Todas las mejores estrategias, políticas y planes comienzan con una visión -una idea clara de cómo pretende que su compañía se beneficie de las ciencias del comportamiento. Obtener la visión correcta requerirá que se haga algunas preguntas detalladas. He aquí tres para iniciar.

  • ¿Por qué quiere tener un equipo de ciencias del comportamiento?
  • ¿Qué desafíos espera que la ciencia del comportamiento lo ayude a resolver?
  • ¿Qué departamentos ya están motivados para involucrarse y seguramente se beneficiarán más?

En esta etapa también es importante pensar acerca de lo que no está en la agenda de la ciencia del comportamiento.

Sea honesto acerca de los recursos que necesitara

Una vez que haya definido un alcance realista, es vital ser honesto acerca del presupuesto y recursos que requiere. ¿Tiene los fondos para traer expertos? El mercado de la ciencia del comportamiento es especializado y todavía no madura, así que su consultora de siempre podría no tener la pericia para aconsejarlo. Si planea que el equipo de ciencia del comportamiento sea autofinanciable después de un periodo inicial, ¿cuánto tiempo tiene para hacer que esto funcione — un par de meses o un par de años?

Considere los requerimientos del equipo

Su equipo debería ser una colaboración exitosa de varias habilidades y funciones. En nuestra experiencia, un buen punto de arranque para una unidad balanceada de ciencia conductual típicamente incluye:

  • Un científico conductual o experto en economía, que conozca los principales modelos y teorías.
  • Un analista de comportamiento o gerente de proyecto, que pueda asumir partes del proceso conductual, como el diseñar encuestas, reunir información y realizar observaciones de campo, revisiones literarias y algunos análisis estadísticos simples.
  • Un científico de datos, que tenga la habilidad de trabajar con y extraer valor de una serie amplia y diversa de datos esparcida a lo largo de su organización e incluso más allá.
  • Representantes con conocimiento de los departamentos internos específicos que consulten con su equipo. Personas que entienden la industria, mercado, procesos internos, consumidores, empleados y proveedores.

Considere su modelo de sourcing

¿A quién necesita contratar? ¿Está buscando socios o proveedores externos? ¿Quién posee las competencias que necesita? ¿Cuáles serán sus responsabilidades? Estas son preguntas que deberían estar al frente cuando piensa acerca de su modelo de sourcing. Las necesidades y nivel de competencia de cada organización serán diferentes, así que no hay respuestas definidas.

Durante las etapas iniciales de una iniciativa de ciencias del comportamiento, muchas organizaciones recurren a socios externos con pericia establecida para ofrecer soluciones conductuales. Esté preparado para buscar vinculaciones con académicos, grupos de consultoría especializada y practicantes de prestigio. También asegúrese de que los socios académicos estén motivados para aplicar su trabajo al mundo real, que los grupos de consultores no sean sólo agencias que brincaron al tren de la economía de comportamiento y que los practicantes puedan mostrarle evidencia de su trabajo previo. Al final del día, el desafío al elegir la mejor opción de científicos del comportamiento para su empresa será una cuestión de costo y competencia versus escala y alcance.

Si es serio acerca de construir una capacidad interna, no le deje todo a los socios externos. Nosotros defendemos un enfoque mixto, que involucra conjuntar jefes de proyecto internos con expertos externos. Con el entrenamiento y respaldo apropiados, estos jefes de proyecto internos serán sus futuros analistas del comportamiento. Asegúrese de preguntarle a los socios externos acerca de su disposición para ayudarlo a construir competencias internas. Conforme evoluciona su capacidad conductual, busque reducir su dependencia en socios externos, reemplazándolos con recursos de casa. Sin embargo, evite cortar lazos por completo; identifique socios externos que compartan valores con usted y negocie un rol de consultoría continua para ellos

Encuentre el hogar correcto para el equipo

Hay muchos lugares en los que un grupo de ciencia conductual puede ubicarse dentro de la organización. Un sitio obvio es dentro de un departamento ya existente de excelencia operacional o desempeño.

Alternativamente, el área de recursos humanos puede ser el lugar correcto. Recomendamos que RH se involucre de todos modos, porque su perspectiva interfuncional la vuelve un buen promotor de actividades que conecten a todas las partes de la empresa.

Sin embargo, si realmente quiere abrazar la revolución conductual, piense acerca de crear un oficial en jefe de comportamiento. Esto podría sonar innecesario, pero si su compañía está planeando un gran volumen de intervenciones estratégicas, entonces ciertamente debería considerarlo. Los beneficios son claros: un equipo plenamente reconocido y dedicado, con conexión directa al CEO.

Sea claro respecto a la gobernanza

Los procesos de aprobación y gobernanza que ponga en marcha para sus capacidades de ciencia del comportamiento dependerán de su cultura corporativa y apetito por el riesgo. Sean cuales sean estos, recomendamos fuertemente dos cosas:

1. Tenga un comité de ética. En su núcleo, la ciencia del comportamiento se trata de entender e influir en los comportamientos, así que la ética de estos esfuerzos será una consideración importante. Seleccione cuidadosamente a su comité de ética, asegurándose de que sus miembros abarquen posiciones y niveles. Al menos un representante debería provenir del equipo jurídico, y los miembros deberían acordar de antemano un proceso transparente de toma de decisiones.

2. Involucre a los representantes funcionales. Antes de desplegar las intervenciones de la ciencia de comportamiento, identifique personas de los departamentos que serán afectados por ellas y busque aprobación de sus gerentes.

Finalmente, busque oportunidades para montarse en la gobernanza ya establecida. Si tiene en marcha un proceso de portafolio empresarial, encuentre formas de integrar la ciencia del comportamiento en el proceso de aprobación de proyectos. Hacerlo asegurará que su organización considere el impacto conductual de cualquier proyecto que emprenda.

Siga este consejo y se ganará reputación como una empresa con capacidades efectivas de ciencias del comportamiento, que son éticas y ofrecen una ventaja competitiva.

Steve Martin es el autor de “The Small Big: Small Changes That Spark Big Influence.” Antoine Ferrere es un consejero estratégico de recursos humanos en en una compañía global de agronegocios y socio en Affective Advisory.