Por: Richard Branson.  27 diciembre, 2017

Chris, es grandioso leer que tu aventura salvaje en Nueva Zelanda te dejó con nuevos bríos. Aunque espero que tu experiencia con el paracaidismo haya sido mejor que la mía: jalé la cuerda equivocada durante la caída libre en 1987 y, de pronto, estaba cayendo sin paracaídas, camino a mi muerte. ¡Por suerte mi instructor estaba cerca y tuvo la destreza suficiente para alcanzarme y jalar el paracaídas de emergencia!

A menudo cito los beneficios de tomarse tiempo para viajar; lo he hecho de manera regular a lo largo de mi vida, y cada vez que lo hago me siento renovado y lleno de ideas. Tuve mi primera aventura de verdad de niño cuando mi mamá me desafió a encontrar el camino a casa después de atravesar casi cinco kilómetros de campo. Al final, encontré el camino de regreso, pero solo después de preguntar a varias personas en qué dirección ir.

La experiencia me enseñó a no tener miedo de pedir ayuda a los demás, una lección que me ha servido como emprendedor. Cada negocio de Virgin está construido sobre la fe que tenemos en nuestros empleados. Confiamos en que nuestro equipo hará su trabajo sin tener que microgestionarlos. Los permisos ilimitados y la organización flexible del trabajo son tan solo dos de las políticas que hemos incluido en Virgin Management para animar a nuestro personal a que trabaje de la manera más productiva y efectiva posible, en los horarios y lugares que mejor les acomodan.

Sir Richard Branson listens to a speaker at the Global Commission on Drug Policy in New York, in this September 9, 2014 file photo. The former chief executive of Norwegian Cruise Line Holdings Ltd sued Branson's Virgin Group in federal court in Miami for $300 million March 11, 2014 over plans by the British billionaire to launch his own luxury cruise line. REUTERS/Shannon Stapleton/Files (UNITED STATES - Tags: SOCIETY BUSINESS MARITIME)
Sir Richard Branson listens to a speaker at the Global Commission on Drug Policy in New York, in this September 9, 2014 file photo. The former chief executive of Norwegian Cruise Line Holdings Ltd sued Branson's Virgin Group in federal court in Miami for $300 million March 11, 2014 over plans by the British billionaire to launch his own luxury cruise line. REUTERS/Shannon Stapleton/Files (UNITED STATES - Tags: SOCIETY BUSINESS MARITIME)

La aventura es una constante en mi vida. En 2016, me tomé un tiempo para nadar, correr, pedalear y escalar de la base del Matterhorn en Suiza hasta la cima del volcán Etna en Sicilia (con mis hijos Holly y Sam a mi lado), como parte del Virgin Strive Challenge, una iniciativa de recaudación de fondos que tiene por objetivo mejorar las vidas de jóvenes en el Reino Unido. La idea del Strive Challenge (hemos tenido más de uno) surgió de otra aventura unos años atrás: estaba escalando el Mont Blanc en los Alpes franceses con Sam y mi sobrino Noah, cuando se les ocurrió el concepto de un conjunto de desafíos más grandes y más difíciles.

Muchos negocios de Virgin se originaron a partir de aventuras. Virgin Atlantic se concibió mientras estaba viajando a las Islas Vírgenes Británicas para reunirme con mi novia (ahora esposa) Joan. Mi vuelo se canceló, así que decidí alquilar un avión. Escribí “Virgin Airlines” en un pizarrón y les pregunté a los otros pasajeros del vuelo cancelado si querían comprar un boleto para el mío. Vendí todos los asientos y así nació la idea de Virgin Atlantic.

"Para convertir tus pasiones en un negocio, es crucial averiguar qué te frustra más de las cosas que amas".

Chris, estás en lo correcto al querer seguir tus pasiones. Si descubres qué te apasiona de verdad, pronto hallarás el camino hacia una carrera gratificante (y mucho trabajo arduo). Es una lección que he aprendido después de muchos años de ser emprendedor. Nunca he tenido un empleo tradicional y jamás he tenido un jefe, pero he trabajado todos los días durante cinco décadas.

Desde que inicié Virgin Records para meterme de lleno en mi amor por la música hasta el lanzamiento reciente de Virgin Galactic para lograr mi sueño de toda la vida de llegar al espacio, las empresas Virgin han seguido reflejando mis pasiones y las de nuestros empleados. Te aconsejo seguir un camino similar. Si te quedas en tu empleo “aburrido”, es probable que te estanques y que no desarrolles todo tu potencial.

Para convertir tus pasiones en un negocio, es crucial averiguar qué te frustra más de las cosas que amas –quizá tienes opiniones marcadas sobre los zapatos deportivos, por ejemplo– y después crear una solución para ese problema. Muy probablemente otras personas comparten tus frustraciones y tu solución tendrá el potencial de convertirse en un negocio valioso dirigido a un mercado de gente como tú. El primer paso es sumergirte en lo que te apasiona y volverte un experto.

Sin embargo, una vez que hayas identificado tu idea de negocio, es importante limitar tus riesgos evitando comenzar demasiado rápido. Podría ser prudente seguir en tu trabajo actual durante un rato, incluso después de haber desarrollado un plan de negocio.

A través de nuestro trabajo con Virgin StartUp –nuestra empresa sin fines de lucro para emprendedores– proporcionamos financiamiento y asesoría para quienes buscan abrir o hacer crecer un negocio. Nuestro consejo para los jóvenes emprendedores es que siempre pongan a prueba sus ideas primero, antes de perder tiempo y dinero. Probamos el mercado para Virgin Records vendiendo discos en el reverso de la revista Student, mi primer negocio. Cuando Virgin Records se hizo más popular que la revista, decidimos enfocarnos en la música.

Hoy en día, puedes crear fácilmente un sitio web con una apariencia increíble donde puedas desplegar tu idea y ofrecer a los clientes una manera de conectarse contigo directamente, y puedes hacerlo gratis y en poco tiempo. También puedes atraer el interés a través de las redes sociales y, ¡también sin costo! Todo esto significa que puedes seguir intentando nuevas ideas hasta que encuentres la que funciona.

De verdad que no ha habido mejor época para comenzar un negocio. ¿Por qué esperar?