Por: Alan Saborío.   23 septiembre

Las fusiones y adquisiciones de empresas comienzan a asomarse en los mercados desarrollados. En abril, Deloitte realizó una encuesta a 2.800 compañías estadounidenses y el 70% de quienes participaron indicó que continuaría con sus fusiones y adquisiciones y, en algunos casos, acelerarían sus negociaciones en los próximos 12 meses.

¿Ocurrirá lo mismo aquí? Pienso que sí. De lo que estoy más seguro es que ya hay empresas cuya situación financiera es precaria y que deberían abrirse a esta posibilidad. Las fusiones son una excelente oportunidad para la reinvención de los negocios y este entorno de crisis nos obliga a la innovación.

Además, para quienes buscan opciones de inversión, la venta de empresas y negocios puede resultar una forma interesante de encontrar rentabilidad, siempre y cuando sea a precios adecuados. Hay un reacomodo importante en las industrias, no solo una reformulación de sus actividades, para generar más procesos de comercio electrónico y servicio al cliente, sino también un florecimiento de varias actividades con importantes oportunidades de crecimiento fuera de Costa Rica.

Al hablar de adquisiciones hay que pensar además en la venta de algunos activos no esenciales o en crisis. Este es un tema que no puede esperar, es importante mejorar el portafolio no solo pensando en las inversiones de sus propietarios sino también para contar con más recursos para invertir en la reconversión e innovación requerida en este entorno nacional y global.

Las alianzas, los acuerdos entre partes y la coinversión son formas adicionales de avanzar en nuevas oportunidades de negocio, que también generan más fortaleza a la empresa para enfrentar las situaciones presentes y para que sus proyectos sean considerados en inversiones y financiamiento bancario.

Algo más que considerar: los equipos de finanzas en las empresas no pueden actuar igual. Sus procesos de planificación deben ser más eficientes, sus reacciones, respuestas y recomendaciones más rápidas, con el fin de que las empresas puedan adaptarse con rapidez a las condiciones actuales. Es fundamental que estos equipos redefinan las formas, los modelos y procesos para elaborar pronósticos y recomendar planes financieros. La planificación no puede ser solamente anual, debe de ser continua. De ahí que el acceso a datos de forma oportuna es una de los cambios más importantes que se debe implementar.

Es de las recomendaciones oportunas de estos equipos que las empresas podrán identificar oportunidad para las fusiones, adquisiciones y alianzas.