Negocios

Airbnb reporta pérdidas por $697 millones a un mes de debutar en la Bolsa de Nueva York

Compañía estadounidense registra una contracción del 32% en sus ingresos y planea recaudar $18.000 millones en una oferta pública inicial en diciembre

La empresa estadounidense de hospedajes Airbnb reportó $697 millones en pérdidas acumuladas entre enero y setiembre de este año. Los resultados fueron publicados por la compañía la tarde de este lunes a menos de un mes de su debut en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Airbnb entregó este lunes los documentos que exige la Comisión de Mercado y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), para hacer transparente su información antes de abrir una oferta pública inicial en el índice bursátil de Nasdaq, donde se transan los 100 valores de las compañías tecnológicas más importantes del mundo.

El reporte de la firma con sede en San Francisco, California, muestra una caída del 32% en los ingresos acumulados. Entre enero y setiembre del 2020 facturó $2.520 millones, una cifra mucho más pequeña en comparación con los $3.700 millones del mismo periodo un año antes.

En el último trimestre reportado (julio, agosto y setiembre), Airbnb percibió ganancias netas por $219 millones, que se explican por el leve repunte de la actividad de hospedajes en algunos mercados.

La firma tecnológica anunció el pasado 19 de setiembre que planea entrar a la Bolsa de Valores de Nueva York bajo el nombre ABNB. La última valoración hecha en abril revela que pretende obtener cerca de $18.000 millones en la operación pública inicial.

El monto de fondeo es casi la mitad del valor registrado de la compañía que se calcula en $31.000 millones.

Bryan Chesky, presidente de Airbnb, confirmó desde marzo los preparativos para salir a la Bolsa en un año atípico marcado por la crisis económica global ocasionada por el coronavirus, esto obligó a la compañía a postergar sus planes para finales de año.

Como parte de sus estrategias para superar el golpe económico, la operadora digital de hospedajes despidió en mayo al 25% de su planilla (1.900 trabajadores). Además, recortó sus inversiones en los proyectos de las divisiones de hoteles, transportes, producciones audiovisuales y experiencias de lujo, entre otras.

En un comunicado emitido en agosto, la empresa indicó que sus números mejoraban apalancados en el repunte de las reservas en zonas rurales de Estados Unidos, sobre todo de quienes buscaban cambiar de ambiente en medio de la pandemia.

El fenómeno se replicó en algunos países de América Latina y Europa, con el concepto de nómadas digitales, que son personas que huyen de las ciudades y buscan otros ambientes para combinar el teletrabajo con espacios diferenciados como playas, montañas y zonas con un ritmo de vida más simple.

“Trabajar desde casa se está convirtiendo en trabajar desde cualquier casa”, afirmó Chesky en una entrevista publicada por el medio mexicano Expansión.

En marzo la empresa destinó $250 millones para ayudar a los anfitriones que sufrieron pérdidas financieras por los reembolsos otorgados a los huéspedes que cancelaron sus estadías debido a la pandemia.

La decisión de la plataforma de otorgar reembolsos completos a los huéspedes que cancelaron reservas para quedarse en casa había causado malestar entre los propietarios de las viviendas.

Airbnb indicó en octubre del 2019 que más de 500.000 personas se hospedaron en los alojamientos disponibles en Costa Rica durante el 2018, de ellos un 77% fueron extranjeros y un 23% costarricenses.

Del total destaca que un 43% de los usuarios provenían de Estados Unidos, 11% de Canadá, 4% de Francia y 3% de México; el porcentaje restante agrupa otros destinos. Estos números reafirman los datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y su tendencia de varios: Norteamérica es el principal generador de turismo del país.

Manuel Avendaño Arce

Manuel Avendaño Arce

Manuel Avendaño es periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero.