Por: Andrea Hidalgo.   6 mayo

Para principios del 2020 la firma de investigación de mercados, Euromonitor International, publicó un estudio de las diez principales tendencias del consumidor para este año. Sin embargo, el impacto de covid-19 afectó directamente el desarrollo y evolución del comportamiento de los consumidores.

Estamos lidiando con una interrupción extrema en el estilo de vida. Los negocios deben adaptarse a esta nueva realidad con planes en el futuro cercano de acuerdo a las necesidades de los consumidores.

El nuevo coronavirus ha hecho que las industrias se replanteen su manera de planear a largo plazo y se apoderen de la tecnología para mantener conectividad entre sus marcas y públicos.

Entre menos contacto físico exista más confianza tendrán los usuarios con los productos y servicios. Se espera que las pequeñas y grandes empresas de tecnología muestren dispositivos controlados por voz como aspiradoras de robots, relojes de alarma, refrigeradores y accesorios para automóviles.
Entre menos contacto físico exista más confianza tendrán los usuarios con los productos y servicios. Se espera que las pequeñas y grandes empresas de tecnología muestren dispositivos controlados por voz como aspiradoras de robots, relojes de alarma, refrigeradores y accesorios para automóviles.

Más allá del humano. Los consumidores estaban empezando a aceptar los robots y otros dispositivos de inteligencia artificial en su cotidianidad. Artículos como Alexa de Amazon o las aspiradoras automáticas, eran cada vez más populares y abrían paso la aceptación de la inteligencia artificial en día a día.

  • El cambio por covid-19: La pandemia y autoaislamiento han potenciado este comportamiento. Las personas se han dado cuenta cómo los robots pueden ayudarles a mantener un estilo de vida mientras se mantienen a salvo.

Los dispositivos que se controlan mediante la voz evitan que las personas toquen superficies, lo cual durante una pandemia de un virus altamente contagioso, se vuelve muy atractivo para sus usuarios.

Sin embargo, el mayor movimiento hacia la inteligencia artificial está en los negocios. La necesidad de venta de productos, servicios y entregas sin contacto ha hecho que las compañías inviertan rápidamente en tecnología que les facilite este movimiento.

Por ejemplo, el sector médico está usando robots para hacer pruebas, grabar análisis de resultados e inclusive para limpiar superficies.

Para finales del 2019 en China se realizaban las primeras pruebas de un tipo de automóvil que se desplaza de manera autónoma por la ciudad y hace entrega de las compras de supermercado.

Debido al impacto Covid-19 en el país, se aceleró el lanzamiento de este vehículo autosuficiente y los ciudadanos recibían sus productos de esta manera, lo que les permitía cuidarse y mantener el abastecimiento de comida en sus hogares.

Este vehículo no sólo solventó la necesidad de abastecimiento, sino que respondió también a la protección del medio ambiente pues disminuyó el tráfico y la contaminación de este medio de transporte. Foto: Nathan Lindstrom / AFP.
Este vehículo no sólo solventó la necesidad de abastecimiento, sino que respondió también a la protección del medio ambiente pues disminuyó el tráfico y la contaminación de este medio de transporte. Foto: Nathan Lindstrom / AFP.

Esta sólida tendencia, hacia los robots e inteligencia artificial no sólo se intensificó durante la pandemia, sino que dejó de ser un lujo para convertirse en una necesidad.

Cautíveme en segundos. En un principio se habló de las capacidades de los consumidores para procesar grandes cantidades de información, de manera que requerían que los negocios les facilitaran el proceso de identificación y procesamiento de datos relevante para ellos. Las personas buscan constantemente canales personalizados, auténticos y atrayentes.

  • El cambio por covid-19: Esta tendencia se ha visto golpeada desde dos ángulos. El primero es la necesidad de las personas de encontrar en las marcas información que les brinde consuelo y garantías de una lucha constante contra el virus.

Los usuarios están distraídos y constantemente bombardeados por estadísticas, mensajes e información referente al coronavirus, por lo que atinar a campañas de ventas de productos y marketing puede que se no sea tan efectivo.

El segundo ángulo son las narrativas comprometidas con la crisis. Es decir, los usuarios buscan negocios que les ayuden a sobrellevar los efectos de la cuarentena.

Después del coronavirus se espera ver consumidores más precavidos con sus gastos, ante la que se supone será la peor recesión mundial. Por lo tanto, aquellas marcas que hayan demostrado empatía hacia la situación y los posibles sentimientos humanos probablemente tendrán una mayor oportunidad de ganar la confianza de sus públicos.

Movilidad sin límites. Previo al coronavirus se hablaba de un deseo de los consumidores por un transporte entre ciudades modular y que se adaptara a sus necesidades de movilidad. Había una marcada tendencia por privilegiar el transporte público antes del uso del automóvil personal.

  • El cambio por covid-19: En este espacio veremos un cambio drástico, pues con el fin de evitar al máximo contagios las personas serán más vigilantes y desconfiadas del transporte público y probablemente la movilidad será mediante automóviles personales o transportes individuales alternativos como bicicletas.

Por otra parte, el coronavirus ha evidenciado que muchos trabajos pueden hacerse desde el hogar por lo que es probable que posterior a la cuarentena observaremos colaboradores adaptados a una nueva realidad que descongestiona las carreteras.

Sin embargo, según la firma a largo plazo transporte público sostenible y cómodo será el siguiente paso para los consumidores.

Costa Rica avanza hacia la movilidad sin límites mediante un tren eléctrico interurbano. La factibilidad del tren eléctrico interurbano deberá quedar lista este mes. Fotografía de Presidencia para LN
Costa Rica avanza hacia la movilidad sin límites mediante un tren eléctrico interurbano. La factibilidad del tren eléctrico interurbano deberá quedar lista este mes. Fotografía de Presidencia para LN

Inclusivo para todos. En esta área las empresas están reestructurando sus productos y servicios para hacerlos más accesibles para todos y para que representen a los individuos que están más allá de lo tradicional, ayudando así a reducir los prejuicios con respecto a la diversidad y las diferencias.

  • El cambio por covid-19: Esta es otra de las tendencias de las que se ha intensificado debido al coronavirus. El aislamiento ha hecho que las personas no puedan asistir a museos, restaurantes, atracciones, entre otros sitios de entretenimiento por lo que las empresas se han preocupado por hacerlo más accesible

Mediante recorridos virtuales las compañías tratan de captar una mayor cantidad de audiencias. Se ha desarrollado un espíritu comunitario solidario, que permitirá a largo plazo acelerar el desarrollo de tecnologías más inclusivas.

Cuidando de mí mismo. Esta tendencia es cada vez más fuerte. Para el 2020 se esperaba ver el bienestar mental al frente de las preocupaciones del consumidor. La salud mental sería la prioridad para los consumidores que estarían buscando productos basados en resultados para abordar necesidades de bienestar mental específicas y evitar los efectos fisiológicos del estrés, las preocupaciones y el insomnio.

  • El cambio por covid-19: Con la llegada del coronavirus para muchas personas se activan sus mayores temores como claustrofobia, insomnio, miedo a lo desconocido, ansiedad, entre otras, por lo que adaptarse implicará también conocer productos y servicios que les ayuden a abatir y lidiar con sus temores intensificados por el autoaislamiento.

Productos a base de hierbas naturales, actividades enfocadas en relajación y liberación de estrés son de las principales búsquedas en Internet.

Los consumidores están enfocados en mantener su salud mental como prioridad, por lo que anteponer esta necesidad en sus productos o servicios será clave para los negocios.

Hogares multifuncionales. En un principio se consideró que los hogares evolucionarían poco a poco en lugares multifuncionales como un refugio en tiempos de incertidumbre económica, política o personal.

  • El cambio por covid-19: Este tipo de hogares se volvieron tendencia de la noche a la mañana. Un día se podía decidir cómo trabajar, si era necesario ir al lugar de trabajo, caminar por la calle o salir con amigos, pero de un momento a otro la casa se convirtió en el mejor refugio.

Adaptar su hogar para que cumpla con las nuevas necesidades de sus habitantes era más que necesario. Este espacio se convirtió en las nuevas oficinas, una escuela para todas las edades y la locación idílica para fiestas virtuales.

Dejamos de compartir experiencias y momentos en redes sociales para vivir a través de ellos. La suma de Netflix con las apps de entrega de comida resuelve la necesidad de entretenimiento a demanda y alimentación distinta a la cotidiana.

Este estilo de vida llegó para quedarse y la industria tecnológica se adaptará cada vez más a suplir las necesidades de los usuarios en su hogar para que puedan vivir experiencias totales con productos y servicios en sus hogares.

Las personas demandarán cada vez más el trabajo desde su hogar pues ya probaron y demostraron que es posible hacerlo. Por lo que las industrias se adaptarán a este nuevo estilo de negocio para mantener a sus colaboradores.

Empresas y personas usan Zoom para sus reuniones en tiempos del coronavirus.
Empresas y personas usan Zoom para sus reuniones en tiempos del coronavirus.

Personalización privada. Las empresas estaban invirtiendo en algoritmos y métodos de recolección de datos para lograr una gestión de marketing más precisa. Sin embargo, los consumidores están cada vez más preocupados sobre quién accede a sus datos y cómo utilizan esta información.

  • El cambio por covid-19: El coronavirus puso en pausa esta tendencia, las personas ya no están tan preocupadas por cómo, cuándo o con quién comparten sus datos. La pandemia es quien tiene toda su atención.

La enfermedad ha motivado cada vez a los consumidores, de todas la generaciones, a consumir productos y servicios en línea, sin preocuparse por las políticas de privacidad.

Sin embargo, se espera que a largo plazo la preocupación por cuidar sus datos personas y compartir información regrese.

Orgullo local, en camino a ser global. Las marcas de nicho empiezan su ruta global hacia el éxito destacando sus credenciales locales y poniéndolas en primera línea en las mentes de los consumidores. Al mismo tiempo, las multinacionales se vuelven cada vez más sofisticadas a la hora de adaptar sus productos a los gustos y preferencias locales sin perder la identidad de su marca.

  • El cambio por covid-19: La pandemia ha creado un sentimiento de solidaridad compartido, frases como: ‘saldremos de esta’, ‘estamos juntos’, ‘todos podemos recuperarnos’, entre otras, son muy comunes.
Sentimiento de comunidad. El virus ha forzado a las personas a retirarse de lo global y acercarse cada vez más a lo local para apoyar el consumo local y reactivar la economía.

Posterior al coranavirus en los consumidores prevalecerá el temor, por lo que comprar local y evitar consumir productos que vengan del extranjero con el riesgo de que estén ‘contaminados’ será un comportamiento usual en los consumidores.

Por lo tanto los productores locales deberán conocer las necesidades de sus públicos para poder brindarles lo que necesitan, además una transparencia total en la cadena de suministros será una de las principales demandas.

Tan pronto empecemos a vivir los efectos más fuertes de la recesión, veremos a las empresas multinacionales responder con inversiones en productos locales, líneas de producción, cadenas de suministros y manufactura adaptados a las necesidades locales.

Revolucionarios de la reutilización. Nuevos modelos de negocios que evitan la generación de desperdicios apuntan a consumidores más éticos que están adoptando la sostenibilidad a través de productos más duraderos.

  • El cambio por covid-19: El lema “limpio viene antes que verde” (clean comes before green) se apoderará de los estilos de los consumidores. Para incios del 2020 veíamos el auge del uso de ropa de segunda entre jóvenes de clase media y media alta.

Sin embargo, el temor a un posible contaminación del virus, una segunda o tercera ola de contagios hará que los consumidores antes de enfocarse mantener un estilo de vida ecoamigable prioricen productos que les den la seguridad de limpieza.

A largo plazo veremos un comportamiento de cómo los consumidores poco a poco regresan a productos reutilizables.

Queremos aire limpio en todos lados. La creciente preocupación por el bienestar personal está poniendo a la calidad del aire bajo el reflector. Desde la disminución de los viajes a la tendencia al veganismo, estas medidas apuntan a salvar el planeta de un potencial desastre ecológico.

  • El cambio por covid-19: Esto ha sucedido por defecto. Es común ver imágenes de cómo aislamiento social y la poca movilidad ha purificado el aire, los ríos e inclusive los bosques de manera tal que los animales regresan a su entorno.

Quedó en evidencia cómo es posible proteger, cuidar y mantener saludable el ambiente. En adelante veremos personas más preocupadas por una vida más sostenible con una conciencia mayor sobre el cambio climático.

Así se ven los canales de Venecia en época de coronavirus. Fotografía: Sharon Morua Méndez
Así se ven los canales de Venecia en época de coronavirus. Fotografía: Sharon Morua Méndez

A largo plazo será posible observar industrias preocupadas por recuperar el ritmo laboral pero comprometidas contra la contaminación.

En resumen. Todas las tendencias se vieron afectadas de alguna manera, algunas potenciaron su desarrollo, mientras que otras quedaron rezagadas temporalmente.

Colaboró la periodista Jéssica Montero.