Por: AFP .   19 febrero
El doctor Kamran Khan, fundador de BlueDot, tuvo la idea de lanzar la compañía al sufrir en su equipo los efectos de la epidemia SARS en 2002 - 2003. Foto: AFP
El doctor Kamran Khan, fundador de BlueDot, tuvo la idea de lanzar la compañía al sufrir en su equipo los efectos de la epidemia SARS en 2002 - 2003. Foto: AFP

En las orillas del lago Ontario, una empresa emergente de Canadá lanzó una de las primeras alertas sobre los riesgos de un desconocido virus que apareció en la ciudad china de Wuhan. ¿Cómo lo hizo? Con inteligencia artificial.

BlueDot desarrolló un algoritmo que hurga entre miles de noticias e informaciones de tráfico aéreo para detectar y monitorear la diseminación de enfermedades infecciosas.

La empresa alertó a sus clientes sobre el brote de un nuevo coronavirus el 31 de diciembre; pocos días antes que las autoridades lo hicieran oficialmente.

BlueDot, que tiene su sede en Toronto, también predijo correctamente qué países estaban expuestos en mayor grado al contagio.

“Lo que estamos tratando de hacer es extender realmente los límites, utilizando datos, análisis y tecnología para moverse rápidamente”, dijo a la AFP Kamran Khan, fundador de la compañía.

“Cuando uno trata con un brote, el tiempo y la sincronización son todo”, dijo.

Khan, un médico de 49 años, tuvo la idea de lanzar BlueDot tras la epidemia del Síndrome respiratorio agudo y grave (SARS por sus siglas en inglés) en 2002-03.

En aquel tiempo Khan se especializaba en enfermedades infecciosas en un hospital de Toronto. Veía impotente como esa enfermedad dejaba 44 muertos en la mayor ciudad de Canadá.

“Muchos trabajadores de la salud estaban infectados, incluido uno de mis colegas. Tuvimos varios trabajadores de la salud muertos”, recordó.

“Esa experiencia nos abrió los ojos y fue la motivación de todo lo que estamos haciendo en BlueDot”, añadió.

65 idiomas, 150 enfermedades

En 2015 Khan lanzó BlueDot, que ahora cuenta con 40 empleados que incluyen un equipo de médicos, veterinarios, epidemiólogos, analistas de datos y desarrolladores de programas.

Juntos diseñaron un sistema de alerta en tiempo real basado en procesamiento de lenguaje natural y técnicas de aprendizaje automático.

Cada 15 minutos el algoritmo de BlueDot revisa informes oficiales, foros profesionales y servicios de noticias en busca de palabras clave y frases.

El algoritmo puede leer textos en 65 idiomas y rastrear 150 tipos de enfermedades.

“A esto lo llamamos agujas en el pajar”, dice Khan.

“Hay una abrumadora cantidad de datos. La máquina busca las agujas y las presenta a expertos humanos”. Estos las revisan e indican a la máquina si esa información corresponde a una real amenaza.

Si es creíble, la información pasa a un banco de datos que analiza el lugar del brote, aeropuertos cercanos e itinerarios de aviones comerciales de todo el mundo.

También se toman en cuenta datos del clima, bancos de datos de sistemas nacionales de salud e incluso la presencia de mosquitos o cualquier tipo de animal que transmite enfermedades.

Una vez completado el análisis, BlueDot envía alertas a sus clientes; que incluyen agencias gubernamentales, aerolíneas y hospitales.

El objetivo es que las autoridades puedan prepararse para lo peor: un gran brote de una enfermedad.

Elementos “similares” al SARS

A temprana hora del 31 de diciembre, el sistema de BlueDot encontró un artículo en idioma mandarín que mencionaba a 27 personas enfermas de neumonía y todas ellas relacionadas con un mercado de la ciudad de Wuhan.

El virus aún no estaba identificado pero el algoritmo encontró dos expresiones clave: “neumonía” y “causa desconocida”.

A las 10 de la mañana de ese día, se envió el primer alerta a los clientes; especialmente a los de Asia.

“Si bien no sabíamos que sería un gran brote global, advertimos algunos ingredientes similares a los que vimos durante la epidemia de SARS”, explicó Khan.

BlueDot pudo así predecir que había un riesgo cierto de que el virus se esparciera desde Wuham a Bangkok, Taipei, Singapur, Tokio y Hong Kong.

En todos esos lugares se reportaron desde entonces casos del nuevo coronavirus que ya ha matado a 2.000 personas, casi todos en China.

BlueDot tiene otro hito: en 2016 predijo la diseminación de zica desde Brasil hasta el sur de Florida, Estados Unidos.