Por: AFP .   18 febrero
Apple anunció que no cumplirá sus proyecciones y que espera una temporada de escasez de iPhones, aunque confía en que será breve. Foto: AFP
Apple anunció que no cumplirá sus proyecciones y que espera una temporada de escasez de iPhones, aunque confía en que será breve. Foto: AFP

Apple no alcanzará sus objetivos trimestrales de ventas debido a la epidemia del nuevo coronavirus, señal de que la desaceleración de la producción y el consumo en China, donde el virus ya se cobró la vida de más de 1.800 personas, afecta cada vez más a las grandes compañías.

La crisis sanitaria pesa tanto en la oferta como en la demanda. En el caso del creador del iPhone, sus smartphones se fabrican en China, lo que dificulta el aprovisionamiento, y además las ventas han caído debido al cierre temporario de sus tiendas en ese país.

A fines de enero, durante el anuncio de resultados récord gracias a una fuerte demanda por la línea de teléfonos iPhone 11, Apple subrayó que la epidemia generaba incertidumbre.

Su previsión de volumen de negocios para el segundo trimestre reflejó en aquel momento esas dudas, con un rango mucho más amplio que lo habitual, de entre $63.000 y $67.000 millones.

Pero esos números ya no están más en el horizonte de la compañía, incluso en el caso de que la producción en China comenzara a reactivarse.

La compañía de la manzana tiene subcontratistas en la región de Wuhan, en el centro de China, epicentro de la epidemia, pero cuenta también con proveedores alternativos.

“El regreso a las condiciones normales tomará más tiempo del que habíamos previsto”, detalló el grupo californiano, que agregó que una “escasez de iPhones” afectará temporalmente su volumen de negocios en todo el mundo.

El lujo no está inmune

Apple precisó sin embargo que solo en China ha disminuido la demanda. “Estamos en proceso de reabrir progresivamente nuestras tiendas y continuaremos haciéndolo (...) de la manera más segura posible”, dijo la compañía, que agregó que sus oficinas, centros de asistencia telefónica y tiendas en línea jamás dejaron de funcionar con normalidad.

Desde la aparición de la enfermedad respiratoria en diciembre, más de 1.800 personas perdieron la vida en China, y unas 72.300 están infectadas con el virus que la provoca, según las últimas cifras oficiales publicadas el martes 18 de enero.

"Nuestros pensamientos están con las comunidades y los individuos más afectados por la enfermedad (...) Apple aumentará a más del doble la donación que había anunciado para apoyar a este esfuerzo histórico por la salud pública", declaró la compañía.

Según la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, el coronavirus ha hecho caer entre 0,1 y 0,2 el crecimiento mundial, pero subrayó que aún es muy difícil evaluar su impacto en la economía.

Apple no es el primer grupo en modificar sus previsiones a causa de la epidemia.

El grupo especializado en bebidas alcohólicas Pernod Ricard revisó la semana pasada a la baja su objetivos anuales de resultados. China, su segundo mercado, es donde concreta 10% de sus ventas globales.

La industria del lujo está particularmente preocupada. Kering, propietario de marcas como Yves Saint Laurent y Gucci, entre otras, también ha registrado una fuerte baja de sus ventas en China, y la casa de moda londinense Burberry advirtió de un "impacto negativo importante".

El 16 de febrero, estos dos trabajadores usaban sus máscaras de protección junto a los elementos promocionales de la película Mulan, en un centro comercial casi vacío en Beijing. Además de las pérdidas en sus parques, Disney verá reducidos los ingresos programados por el estreno de este largometraje, que se proyectaba como un gran éxito en China. Foto: AFP
El 16 de febrero, estos dos trabajadores usaban sus máscaras de protección junto a los elementos promocionales de la película Mulan, en un centro comercial casi vacío en Beijing. Además de las pérdidas en sus parques, Disney verá reducidos los ingresos programados por el estreno de este largometraje, que se proyectaba como un gran éxito en China. Foto: AFP
Pérdidas en parques Disney

Varios constructores de automóviles se han visto igualmente afectados por la crisis sanitaria en Wuhan. En esa región están instalados Dongfeng, el segundo fabricante en China, varios subcontratistas globales, así como los grupos franceses Renault y PSA.

El japonés Toyota y el alemán Volkswagen debieron retrasar el reinicio de la producción en sus plantas de ensamblaje.

Tesla, constructor de vehículos eléctricos de alta gama, anunció durante la publicación de sus resultados a fines de enero que su megaplanta de Shangai permanecerá cerrada por orden del gobierno chino, lo que causará demoras en la producción de su Model 3 y podría afectar ligeramente las ganancias trimestrales.

Por su parte, el gigante del entretenimiento Disney estimó que sus parques de atracciones en Shangai y Hong Kong podrían perder en total $280 millonessi permanecen cerrados durante dos meses.

Y en Bruselas, el presidente del Eurogrupo, que reúne a los 19 ministros de economía de la zona euro, dijo el lunes 17 de enero que esperan un impacto “temporal” del nuevo coronavirus en el crecimiento europeo.

“La aparición y la propagación del coronavirus y su impacto en la salud pública, las vidas humanas y la actividad económica son una fuente de preocupación creciente”, había subrayado el jueves la Comisión Europea en un comunicado.