Por: Sergio Morales Chavarría.   2 diciembre, 2018

Una combinación de factores se mezclaron para la remodelación del Gran Hotel Costa Rica se concretara y finalizara con su apertura a mediados del 2018.

Por un lado, influyó el olfato para detectar un buen negocio. Es decir, sus responsables sabían que era una oportunidad que tenían que aprovechar, eso lo vieron desde que adquirieron el inmueble en el 2013.

Sandor Tupi, gerente general del Gran Hotel Costa Rica, recibió el reconocimiento en la categoría de inversión en la edición de El Empresario del Año del 2018. Foto: Albert Marín.
Sandor Tupi, gerente general del Gran Hotel Costa Rica, recibió el reconocimiento en la categoría de inversión en la edición de El Empresario del Año del 2018. Foto: Albert Marín.

Además, se combinó la experiencia de casos similares en otros países. Este no es el único hotel, dentro de un inmueble patrimonial, que ha tenido que ser renovado y relanzado al mercado. Un tercer factor fue propiamente la ubicación que tiene el hotel.

Sandor Tupi y Stanley Rattner fueron los responsables de llevar a cabo esta labor. El primero como gerente general del hotel y el segundo como socio de la compañía propietaria. Como reconocimiento a esta labor, El Financiero los reconoció este año con la categoría de inversión en El Empresario del Año 2018.

Parte de este edificio fue declarado Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica en el 2004. Por este motivo la remodelación debía considerar elementos del inmueble para dejarlos intactos e incluso, generar mejores condiciones para su conservación.

La labor fue difícil, relató Tupi, pues desde la adquisición detectaron que habían daños que podrían ser considerados como irreparables.

“Sabíamos que es una joya, que está aquí en el centro, en una ubicación inmejorable en el país y sabíamos el potencial que puede tener un hotel como este, al estar en el mero centro de San José. Además, queríamos agregar algo a ese eje cultural que en ese momento estaba más avanzado que es el teatro Melico Salazar, el Teatro Nacional y los museos, por lo que faltaba la parte de hospedaje y de gastronomía”, agregó Tupi.

Para tomar una mejor decisión respecto a lo que sería la remodelación, Tupi reconoció que visitaron varias ciudades y hoteles en similares condiciones. Uno de los que visitó fue precisamente uno de la misma marca de la cadena Hilton, el Curio ubicado en Hamburgo, Alemania.

Este era un inmueble casi abandonado, frente a la estación de ferrocarril, con una historia similar, pero que se convirtió en uno de los principales hoteles de la ciudad, contó Tupi. Este y otros casos lo terminaron de convencer de que en Costa Rica era posible llevar a cabo un proceso similar y que tuviera un resultado exitoso.

Desde la reapertura el hotel despertó curiosidad entre los visitantes de la ciudad capital. Tupi reconoció que por varios días tuvieron que destinar personal a brindar visitas guiadas a personas que solamente ingresaban a conocerlo. El lugar tiene elementos históricos, pues fue el sitio en donde se hospedó el expresidente John F. Kennedy cuando visitó Costa Rica en 1963.

El Gran Hotel Costa Rica opera en este momento con la cadena Curio Collection de Hilton, marca que se especializa en hoteles que están dentro de inmuebles que tienen valor histórico, cultural o arquitectónico.

Según Tupi, la expectativa es atraer a clientes nacionales y paralelamente hacerlo con los turistas extranjeros.

  • Categoría: Inversión.
  • Cargo: Gerente general
  • Empresa: Gran Hotel Costa Rica