Por: Nicole Pérez.   6 febrero
El local es atendido por Mauricio Villalobos, director general y Alexander Goyenaga, director de escenas solidarias. Fotografía: Rafael Pacheco.
El local es atendido por Mauricio Villalobos, director general y Alexander Goyenaga, director de escenas solidarias. Fotografía: Rafael Pacheco.

La iniciativa social Chepe Se Baña inauguró el 20 de diciembre de 2020 un nuevo local ubicado en Multiplaza Escazú bajo el concepto de tienda solidaria y con el que pretende diversificar sus ingresos.

“El espacio es una opción distinta para acercar a los clientes que visiten el centro comercial, a solidarizarse con las comunidades vulnerables de la sociedad con las que trabaja el proyecto”, dijo Mauricio Villalobos, director general de Chepe Se Baña.

Multiplaza Costa Rica de manera voluntaria prestó a la organización el espacio en el centro comercial, es decir no les cobran el uso y el centro comercial se encarga de la administración del local.

Igualmente, las personas que atienden en la tienda son voluntarios.

Villalobos explicó, que los ingresos que generen en la tienda —aparte de complementarse con las donaciones que ya reciben— les va a permitir seguir adelante con el proyecto Plan Protección Adulto Mayor en Calle, un campamento que inició prácticamente con la pandemia y que rescata adultos mayores con riesgo de contagio por COVID-19.

“La tienda solidaria nos permite generar recursos, porque el campamento tiene diez meses, prácticamente desde que inició la pandemia, y no contamos con presupuesto de gobierno, no tenemos presupuesto de nada. Esta tienda nos está proporcionando ese recurso que necesitamos para continuar rescatando y acompañando a adultos mayores en situación de calle”, comentó Villalobos.

La recaudación es destinada directamente a comprar alimentos, equipos de bioseguridad, materiales de desinfección, medicamentos y todo lo necesario para abastecer el campamento.

Asimismo, el director de la iniciativa, afirmó que Multiplaza Escazú es un punto de contacto vital para que más personas conozcan de ellos.

La expectativa es que la tienda les permita tener más visibilidad y generar la presencia entre aquellas personas que muchas veces no se acercan a las calles —donde Chepe Se Baña realiza su trabajo— para que lleguen al local y hagan su donativo.

Cuentan con diversas alianzas estratégicas con organizaciones no gubernamentales (ONG), la Municipalidad de San José, la sociedad del Magisterio Nacional, programas de larga estancia como el Consejo Nacional de la persona adulta mayor (Conapam), marcas como Molinos de Costa Rica, Coca Cola y Dos Pinos.

Modalidades que ofrece la tienda

Villalobos comentó a EF que el funcionamiento de la tienda está caracterizado por tres modalidades: donaciones económicas y una camiseta de regalía, voluntariado, y donación de ropa con la campaña “Si yo estreno, ellos también”.

  1. Las donaciones económicas: las personas que llegan a la tienda pueden realizar una donación voluntaria al proyecto y como regalía se llevan una camiseta diseñada con dibujos que hacen los adultos mayores cuando están en su proceso de aislamiento y recuperación.
  2. Voluntariado: las personas también pueden inscribirse como voluntarios para participar en el campamento, y ser capacitados para convertirse en un voluntario activo de Chepe Se Baña. Tanto, voluntarios profesionales como voluntariados generales.
  3. También hay un espacio para donaciones de ropa, o artículos personales para los adultos mayores. Son canastas donde la gente deja boxers, medias, camisetas, un par de tennis, etc, con la campaña “Si yo estreno, ellos también”.
Mauricio Villalobos, director de la iniciativa, afirma que Multiplaza Escazú es un punto de contacto vital para ellos, ya que les permite tener más visibilidad y generar contactos que muchas veces no se acercan a las calles. Fotografía: Rafael Pacheco.
Mauricio Villalobos, director de la iniciativa, afirma que Multiplaza Escazú es un punto de contacto vital para ellos, ya que les permite tener más visibilidad y generar contactos que muchas veces no se acercan a las calles. Fotografía: Rafael Pacheco.
La rentabilidad de una iniciativa con costo cero

Según explica, Gisela Sánchez, directora de relaciones corporativas de FIFCO, las compañías tienen un presupuesto destinado para realizar donaciones a distintas causas de acción social y población vulnerable, generalmente conocido como filantropía.

Pero también, existe un nivel más “evolucionado” de empresas, que lo que hacen es inversión social, lo cual tiene relación directa con las huellas y con el giro de negocio de la compañía.

Por ejemplo, Fifco trabaja en proyectos sociales o ambientales que tengan relación con el negocio de bebidas y alimentos, de hotelería o de retail (venta al detalle), que es en lo que se desempeñan.

Asimismo, Sánchez contó que dentro del portafolio de inversiones sociales de la empresa, hace siete años surgió la oportunidad de que hicieran una alianza con Muhammad Yunus —creador del concepto de empresa social— para la creación de Nutrivida.

A diferencia de una empresa convencional, una empresa social como Nutrivida, no busca maximizar utilidades, sino que busca tener el mayor impacto social posible. Por esa razón, desde el inicio determinaron como pilares de trabajo: la producción de alimentos de alto valor nutricional a un precio accesible y la realización de programas sostenidos de donación y voluntariado.

“Si hay un mensaje poderoso que se puede mandar a la población es que sí existe un modelo en donde una organización sin fines de lucro, ya sea una ONG o una fundación, a través de este modelo de empresa social, puede llegar a un punto de equilibrio y no necesitar donaciones de otras empresas u organizaciones”, expresó Sánchez.

Además, brindó una serie de “lecciones aprendidas” con Nutrivida que han garantizado la rentabilidad de la empresa social a lo largo de siete años:

  • Selección y diseño del producto, pensar en cuál es esa propuesta de valor innovadora que se le va a brindar a la sociedad.
  • Recomienda conocer el modelo de empresa social de Yunus, ya que afirma que tiene la ventaja de combinar lo mejor de una ONG, y lo de una empresa regular.

“En este modelo, el producto tiene que maximizar impacto social, entonces se vende prácticamente a costo, y también, tiene las bondades de una ONG. Es como un híbrido muy poderoso para apalancar las cosas que el sector privado hace bien, pero también con el propósito de una empresa sin fines de lucro, eso ha sido valioso”, agregó.

Otra lección que Sánchez comparte es el de empezar poco a poco. Tener una visión ambiciosa pero también realista. En el caso de Nutrivida, llegar a ser sostenibles financieramente les tomó siete años.

Y la última pero tal vez la más importante, es lograr crear alianzas estratégicas con diversos actores, lograr un ecosistema que apoye la iniciativa.

La experiencia y los resultados de Nutrivida como empresa social
1. A la fecha, han logrado colocar 454.378 kilogramos de alimentos vendidos prácticamente a costo, y adicional casi 500.000 comidas donadas. Han logrado impactar 2.3 millones de personas a lo largo de siete años.
2. Lograron por primera vez no tener pérdidas en el 2020 y ser sostenibles financieramente. La pandemia hizo más relevante los alimentos de Nutrivida, ya que las personas manifestaron estar cada vez más interesados en consumir alimentos sanos.
3. Crecieron 154% las ventas, y a finales del año pasado iniciaron exportaciones a Nicaragua.
4. Tienen más de 35 alianzas estratégicas con ONG, organizaciones de gobiernos y otras empresas, para poder ampliar el impacto de la iniciativa y seguir expandiéndose al resto de Centroamérica y Haití, en los próximos dos años.
Fuente: Gisela Sánchez, directora de relaciones corporativas de FIFCO.

Villalobos expresó que a pesar de que la tienda solidaria de Chepe Se Baña tiene poco tiempo de haber iniciado, la idea es seguir desarrollando nuevos conceptos y modalidades para la oferta de productos para que más personas se acerquen a donar.

Pero en especial, para que conozan y se solidaricen con la realidad que viven las poblaciones más vulnerables de la sociedad costarricense.