Negocios

Contenedores retenidos en El Salvador ponen en apuros a empresas de Costa Rica

Barco propiedad de la naviera Caribbean Express contiene productos destinados al comercio costarricense, entre ellos, materias primas, artículos navideños y llantas para vehículos

Un barco con contenedores dirigidos a Costa Rica está detenido desde setiembre en El Salvador, tras perder parte de su carga en un incidente relacionado con el mal tiempo. La Cámara de Comercio de Costa Rica le confirmó a EF que la carga varada incluye desde ítemes de primera necesidad, como materias primas para la industria, hasta productos de época navideña.

El caso se registró en un comunicado de la Autoridad Marítima Portuaria (AMP) de El Salvador, publicado el 14 de setiembre en su cuenta verificada de Twitter. Informes de las empresas de logística involucradas, fechados el 26 de octubre, señalan que aún se carece de autorización oficial para la salida del vapor Caribbean Express 21016S hacia el puerto costarricense.

“Debido a las condiciones meteorológicas cayeron por la borda alrededor de 21 contenedores los cuales de momento se encuentran flotando en las aguas, por lo tanto; nos encontramos realizando tareas de localización y recuperación en coordinación con otras instituciones nacionales”, afirmó la Autoridad en la fecha del incidente.

También se difundieron imágenes de la playa de La Barra de Santiago, Ahuachapán, con presencia evidente de contenedores y materiales. Sin embargo, tras esa comunicación oficial, la AMP ha permanecido sin hacer declaraciones públicas adicionales sobre el barco. EF envió consultas a la entidad salvadoreña vía correo electrónico la tarde de este 26 de octubre y al cierre de esta publicación seguían pendientes las respuestas.

Adicionalmente, se enviaron consultas al Ministerio de Comercio Exterior (Comex) para conocer la posición de las autoridades locales en este caso. Al cierre de esta publicación, Comex remitió al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) por abordar el tema de puertos y a la Cámara de Comercio Exterior (Crecex), debido a su impacto en importaciones.

Los comercios afectados en Costa Rica han recibido información escueta de las empresas de transporte, a saber, la propietaria del barco, Caribbean Express, Cosco y Evergreen.

Una nota de esta última compañía, fechada el 7 de octubre y de la que EF tiene copia, ya advertía que la embarcación estaría en El Salvador hasta nuevo aviso.

“Una vez las autoridades portuarias del puerto de ACAJUTLA autoricen el zarpe de este vapor procederemos con la confirmación de la fecha estimada de llegada a puerto CALDERA”, dice el documento, firmado por William Rojas Gamboa, Line Manager de Evergreen.

Sin embargo, ante consultas enviadas por EF, la operación de Evergreen en Costa Rica fue enfática al aclarar que “no está autorizada para emitir criterio a la prensa del asunto en cuestión”.

En la carga que permaneció segura dentro del barco se encuentra una cantidad por determinar de contenedores dirigidos al país, incluidos al menos una decena cargados con llantas chinas y japonesas. EF logró confirmar que entre las empresas afectadas figuran LLISA Llantas Importadas, Automanía Importadora de llantas y neumáticos, la cadena Tire Kingdom y la multinacional Bridgestone. También habría contenedores dirigidos a Almacenes El Rey y al menos dos corresponden a Pequeño Mundo.

Roxana Sosa Ortiz, directora de la Cámara de Comercio de Costa Rica y coordinadora de la Comisión de aduanas, reconoció que en el sector existe “preocupación” por la incertidumbre que rodea este caso.

Datos preliminares recibidos por EF afirman que el total de contenedores podría alcanzar las 100 unidades, con productos dirigidos a diferentes giros de comercio e industria local.

“Hay desde productos de primera necesidad como materias primas para la industria como productos generales para la época navideña que es la esperanza de muchos comercios para empezar a salir adelante en medio de está situación económica que vivimos”, señaló Sosa.

Estos embarques ya han sufrido atrasos que dificultan la operación de comercios frente a la temporada alta.

“Esto está ocurriendo en momentos vitales para la reactivación económica, donde las empresas se están viendo ya afectadas en sus inventarios y el consumidor final va a empezar a sentir el desabastecimiento de productos de primera necesidad”, advirtió Sosa.

La situación del Caribbean Express 21016S coloca presión adicional sobre los procesos logísticos en el país, afectados por el incremento de precios, atrasos y otras consecuencias de la pandemia por COVID-19.

Jéssica I. Montero Soto

Jéssica I. Montero Soto

Jéssica Montero es periodista de la sección de Negocios de El Financiero.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.