Por: Krisia Chacón Jiménez.   5 marzo
En Costa Rica existen alrededor de 14.000 pymes registradas ante la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), y de estas se estima que solo 2.000 registran algún nivel de innovación en sus procesos, productos o servicios. Foto: Shutterstock.
En Costa Rica existen alrededor de 14.000 pymes registradas ante la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), y de estas se estima que solo 2.000 registran algún nivel de innovación en sus procesos, productos o servicios. Foto: Shutterstock.

Encontrar una idea de negocio con futuro es un gran reto para quienes desean emprender. La principal dificultad está en encontrar una solución realmente innovadora con potencial de crecimiento.

El Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2015-2021 señala que de aproximadamente 61.000 empresas nacionales registradas ante la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), solamente unas 14.000 son pequeñas y medianas empresas (pymes).

Al profundizar en estas 14.000 pymes, se estima que solo 2.000 son las que presentan algún nivel de innovación en sus procesos, productos o servicios.

Por esta razón la incubadora Auge de la Universidad de Costa Rica (UCR) se dio a la tarea de investigar cuáles son los campos fértiles para desarrollar ideas innovadoras con potencial de éxito tanto a nivel nacional como internacional.

A raíz de los estudios, nació un listado de 40 problemas que existen en la sociedad y que eventualmente pueden ser resueltos por nuevas empresas.

Los problemas se dividen en cuatro grandes áreas: ambiente y energía; agroalimentarias; salud y bienestar; y sociedad inteligente.

Oportunidad para innovar

La incubadora Auge de la UCR le da una luz a los emprendedores con un listado de problemas que tienen oportunidades de negocio

Baja productividad agrícola

-Agotamiento de fertilidad de suelo en ecosistemas productivos

-Bajo aprovechamiento comercial de recurso biológicos

-Desigualdad en la distribución de la riqueza en mercados agrícolas

-Incumplimiento de requisitos sanitarios en industria agroalimentaria.

-Contaminación ambiental por empaques no biodegradables

-Control insuficiente en trazabilidad de productos agroindustriales.

-Falta de controles automáticos aplicados en las buenas prácticas agrícolas

-Necesidad de la detección automática de factores ecológicos que intervienen en la fertilidad

-Falta de intervenciones en ecosistemas para preservar la variedad de especies

-Baja estabilidad y escalabilidad de energías limpias

-Impacto ambiental negativo por residuos agroindustriales

-Reducción drástica en la disponibilidad de alimentos

-Daño ambiental por procesos de catálisis tradicional

-Pérdidas materiales, humanas y de ecosistemas por intervenciones inapropiadas.

-Alto grado de contaminación de las fuentes hídricas

-Escaso control de la asignación de potencia energética a distintos niveles

-Altas concentraciones de carbono atmosférico

-Fuerte grado de contaminación de las fuentes hídricas

-Limitación en capacidad de almacenamiento energético

-Efectos negativos en la salud, productividad y calidad de vida causado por obesidad

-Inadecuada atención de pacientes y el impacto en la sostenibilidad del salud

-Deterioro de la condición de salud y saturación de servicios médicos

-Afectaciones de la salud por enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y estrés

-Afectaciones de la salud por enfermedades neurodegenerativas

-Disminución de la sostenibilidad en sistemas de salud y aseguramiento

-Cepas multirresistentes que amenazan la salud global

-Afectaciones de la salud y productividad por estrés

-Reacciones adversas a agentes alergénicos

-Respuesta tardia y altos costos en diagnostico de enfermedades

-Baja confiabilidad de servicios cotidianos

-Baja capacidad de desarrollos informático para responder apropiadamente a distintas condiciones

-Inseguridad en el control de dispositivos y tuberías de datos

-Insuficiente incorporación de aspectos éticos en intelectos sintéticos

-Falta desarrolo de flujos agregados de servicios de datos

-Tecnología incipiente de integración y seguridad en hogares, educación y espacios humanos

-Baja repetibilidad de procesos de manufactura digital

-Identidad digital personal y corporativa poco seguras

-Datos abiertos insuficientes y con bajo nivel interpretativo

-Altos costos energéticos para el transporte de datos de forma inalámbrica

FUENTE: Auge, UCR.    || J.C. Infografía/ EF.

Impulso a las buenas ideas

La UCR no solo puso sobre la mesa 40 problemas que se pueden resolver a través de emprendimientos, sino que también impulsa a quienes desean comenzar con su negocio a través del Programa de Innovación Tecnológica (PITs).

PITs tiene como objetivo el desarrollo de soluciones innovadoras que incentiven la creación de proyectos y empresas de base tecnológica.

Este es un programa que se lleva a cabo anualmente. Se abre la convocatoria y los proyectos más innovadores ingresan para comenzar con una fase de maduración de la idea hasta llegar a prototipar un producto mínimo viable.

“Este programa pretende apoyar proyectos de innovación mediante el acceso a fondos para prototipado de hasta $10.000 no reembolsables del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD)”, explicó Luis Alonso Jiménez, director de Auge.

La cuarta edición de PITs comenzó con la convocatoria en enero. Para esta edición se colocarán $200.000.

Desde el 2017, alrededor de 40 proyectos ya recibieron fondos para escalar su negocio.

Uno de ellos fue Tofarma, emprendimiento conformado por tres farmacéuticas: Carolina Cambronero, Karen Sánchez y Deilyn Villalobos.

Tofarma es un servicio de atención farmacéutica a domicilio para que los pacientes aumenten su adherencia terapéutica, es decir, que adquieran el compromiso de tomar su tratamiento al pie de la letra según las indicaciones de su médico.

Pareciera una acción sencilla, pero no lo es. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que en países desarrollados la adherencia llega a cumplirse solo en un 50%.

Para alcanzar su objetivo, Tofarma recurrió a la tecnología para desarrollar una aplicación que le permita a los pacientes tener información y recordatorios de los medicamentos que consumen, además de estar en contacto con farmacéuticos por medio de un chat y la página web.

El servicio también ofrece la programación de visitas mensuales a domicilio para entregar los medicamentos de forma personalizada.

“Mezclamos tecnología, herramientas de adherencia terapéutica y conocimiento técnico de profesionales en farmacia. Lo que permite ofrecer a pacientes y médicos un servicio integral que ayuda a mejorar la calidad de vida de pacientes polimedicados”, explicó Villalobos.

Este emprendimiento ya cuenta con ocho farmacias en proceso de inscripción, las cuales se convertirían en aliados estratégicos para buscar pacientes polimedicados y así ofrecerles el servicio que les ayude a cumplir con su tratamiento.

“Nos encontramos en un estado de experimentación, completando el producto mínimo viable para continuar inscribiendo pacientes y médicos”, añadió la emprendedora.

El negocio recibió $10.000, dinero que invirtieron en el prototipo de la aplicación y la página web, así como otras herramientas que facilitan ofrecer un mejor servicio de atención farmacéutica a domicilio.

Otros proyectos destacados de la última edición fueron un aplicación móvil para medir las condiciones de los cultivos en los campos con mediciones 3D, un intérprete de lengua de señas basado en Inteligencia Artificial, un motor eléctrico que genera eficiencia y reduce costos, y un enjuague bucal que contiene nanopartículas regeneradoras del esmalte dental.

PITs le ayuda a los emprendimientos a moldear su proyecto desde la parte financiera, legal y de comunicación. Con esta asesoría, el camino se allana gracias a que salen al mercado con las herramientas adecuadas para que el proyecto tenga más oportunidades de éxito.

El programa cuenta con el apoyo de Impulsa, la comisión interuniversitaria de promotoras de emprendimiento de las cinco universidades estatales (TEC, UNED, UNA, UCR UTN), del SBD y del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

Auge ya marcó una línea clara y planteó el punto de partida que suele ser el más difícil para los emprendedores: ¿cuál es el problema que voy a resolver?

Con una necesidad claramente identificada, lo que sigue es idear una solución innovadora que llame la atención de los posibles clientes.

El objetivo de PITs es que estos nuevas empresas logren llegar a mercados internacionales para que puedan alcanzar la escalabilidad.