Negocios

Envíos de Pymexpress crecieron 154% en 2020

Correos de Costa Rica reportó que el servicio pasó de 4.220 pymes inscritas en su plataforma a 10.310 en enero 2021

El impulso que recibió el comercio electrónico durante el 2020 se refleja en la actividad de las pymes dentro de las plataformas de Correos de Costa Rica: sus envíos tuvieron un crecimiento interanual de 154%.

Mientras en 2019 el total fue de 457.195 entregas, al cierre del 2020 se contabilizaron 1.161.165. (Vea: Dos historias)

Las pequeñas y medianas empresas aprovechan la digitalización para aumentar su alcance y obtener mejores resultados, sin necesidad de abrir tiendas físicas o de invertir en estructura logística de entregas propia. Con la pandemia, el proceso de vender en línea se hizo obligatorio.

Oscar Calderón Cortés, gerente comercial de Correos de Costa Rica, explicó que las empresas registradas en la plataforma de entregas Pymexpress se concentran en la Gran Área Metropolitana (70%), pero las entregas en zonas rurales también han aumentado.

“Es muy diversa la variedad de productos que comercializan las pymes y por tanto las características de los envíos. Manejamos desde paquetes pequeños, por ejemplo bisutería, accesorios, prendas de vestir, hasta artículos de gran volumen como podrían ser repuestos de automóviles, accesorios deportivos, electrónicos e incluso muebles”, explicó Calderón.

Pymexpress es una plataforma para la distribución de productos de pequeñas y medianas empresas, con tarifas preferenciales. Al cierre de la segunda semana de enero, reunía 10.310 pymes.

Correos respondió a la coyuntura pandémica con una herramienta adicional: el sitio de e-commerce Yalo, donde los negocios pueden vender sus productos, sin desarrollar tiendas virtuales propias.

“A través de estos meses nos hemos dado a la tarea de analizar el comportamiento y las necesidades de las pymes, a raíz de lo cual, además de adaptar nuestros planes a sus necesidades y ofrecer una importante ventana de exhibición y venta para sus productos, en diciembre lanzamos el concepto Yalo Ferias, a partir del cual adaptamos las tradicionales ferias temáticas para emprededores al mundo virtual”, afirmó Calderón.

La primera de estas actividades se desarrolló en colaboración con el Ministerio de Cultura y la primera edición virtual de la feria Hecho Aquí. Posteriormente, a mediados de diciembre unieron los conceptos de servicio de Correos en la Feria Navideña Pymexpress, organizada en Yalo Marketplace. El objetivo era coordinar esfuerzos para que las pymes obtuvieran máximo provecho de la temporada de alta demanda.

En el país también se han desarrollado plataformas privadas o fruto de alianzas público-privadas, para resolver las ventas en línea. Ejemplos como Avenida.cr, Oliba, demanosticas.com, Biko están vigentes y reúnen decenas de emprendimientos de diferentes giros.

Desafíos

Aunque las herramientas tecnológicas sean claves para aprovechar las oportunidades del e-commerce, los negocios deben hacer ajustes que se adelanten al volumen de sus ventas y acuerpen sus objetivos.

Mauricio Ramírez, gerente de soluciones de Fundes Digital, explicó que al implementar una tienda virtual (propia o como parte de una plataforma compartida) es necesario contar con procesos operativos que permitan cumplir la propuesta de valor e impulse las recompras.

“Los procesos operativos relacionados a temas de inventarios, de medios de pago y de entregas, son clave en la operación de una tienda virtual. Revise sus capacidades actuales en términos de estos procesos e identifique qué mejoras o adaptaciones debe considerar para implementar una tienda virtual”, advirtió Ramírez.

Algunas de las recomendaciones son:

  • Generar un manejo de inventario consolidado y actualizado, que responda a la demanda de las ventas diarias (físicas y virtuales).
  • Incorporar medios de pago alternativos al efectivo, como Sinpe móvil.
  • Definir horarios y duraciones estimadas de las entregas, según diferentes zonas geográficas.
  • Asegurarse de que su tienda virtual cuenta con políticas relacionadas al tratamiento de datos personales y a temas de devoluciones de productos. Esto, le puede evitar problemas legales.

La generación de demanda y la tasa de recompra, son indicadores para monitorear el crecimiento de una tienda virtual y se proyecta que seguirán siendo claves para la operación de las pymes en el futuro. (Vea: Experiencia)

El consumo en línea puede ser una de las principales transformaciones permanentes que se deriven de la pandemia. En el mundo, firmas internacionales de investigación de mercado y estrategia, como Euromonitor Internacional y McKinsey, afirmaron que la coyuntura de restricciones adelantó diez años el desarrollo previsto para el e-commerce.

Experiencia
Generalmente, la experiencia de compra en línea se divide en cuatro fases por las que pasa el consumidor:
Exposición: Al enterarse de su negocio y de su catálogo de productos en una tienda virtual.
Consideración: Al explorar el catálogo de productos y considerar factores de necesidad, precio, calidad, medios de pago y de entrega para tomar la decisión de compra.
Compra: Al hacer el pedido y generar la transacción.
Recompra: Al evaluar la satisfacción general que obtuvo del producto o servicio, que de haber sido positiva, resultará en compras recurrentes.
Los emprendimientos deben Implementar formas de medición en estas fases y calcular porcentualmente cuáles son sus tasas de conversión en cada una, esto les permitirá ir monitoreando el crecimiento de su tienda virtual.
Fuente: Fundes

Jéssica I. Montero Soto

Jéssica Montero es periodista de la sección de Negocios de El Financiero.