Negocios

Este es el nuevo público de los “cowork”, ahora impulsados por teletrabajo

Pandemia transformó estrategia, tarifas y uso de los sitios de trabajo compartido

“El principal reto de los cowork ha sido un reacomodo de la clientela: migramos de equipos de transnacionales que buscaban salas, hacia pequeños empresarios y profesionales independientes, así como teletrabajadores que requieren espacios individuales o pequeños”.

Este es el relato de Jonathan Valembois, gerente y socio fundador, EsencialMente Coworking Spaces, uno de los negocios impactados por la transformación en las necesidades de espacios de trabajo.

La pandemia los llevó a replantearse la pregunta básica: ¿quién necesita un espacio de cowork ahora?

Las áreas de trabajo flexible pueden tener un rol clave dentro de la reconfiguración de las jornadas laborales y en las tendencias híbridas, que combinan el regreso a la oficina con una serie de variaciones.

Sin embargo, mientras las grandes empresas redefinen sus estrategias, también surgen nuevos públicos o se potencian usuarios que habían sido marginales antes de la crisis.

Ese nuevo público lo conforman los profesores, consultores, capacitadores, profesionales de salud, influencers, entre otros, quienes requieren un espacio con características particulares desde donde cubrir requerimientos puntuales de su trabajo.

Más allá de hablar de un modelo de negocio específico, la clave para que estos espacios se adapten a la nueva realidad radica en la flexibilidad para atender ese público mixto.

“Lo que esperamos, en un corto y mediano plazo, es que estos modelos de negocio brinden servicios que solucionen los requerimientos de las empresas y clientes, de modo tal que sean proveedores de real estate as a service o bienes raíces como un servicio”, explicó José Ignacio González, director de Investigación de Mercados y Consultorías en Cushman & Wakefield | AB Advisory.

Para lograrlo, deben identificar los segmentos que se alinean con lo que su espacio ofrece, y trabajar en la educación del mercado meta, para la divulgación de sus servicios y opciones.

¿Qué es un cowork?

En el primer semestre de este año, el 85% de las empresas se mantuvieron bajo la modalidad de teletrabajo debido a la pandemia, reveló la encuesta Sistema Empresarial de Información Salarial (SEIS) de la firma PwC Costa Rica.

Pero, en general, el espacio de trabajo en la casa puede ser limitado, lo que afecta la productividad. Esto representa una oportunidad para los espacios de cowork, que llaman la atención a nuevos clientes, quienes tal vez aún no han identificado esa necesidad.

Según encuestas realizadas por Colliers International, los espacios de trabajo compartido son una respuesta a la falta de privacidad o la comodidad para trabajar desde las casas.

Antes de la pandemia EsencialMente ya había detectado la tendencia de profesionales independientes y pequeñas empresas en busca de soluciones para disminuir sus costos de alquiler y otros relacionados.

“Los cowork representamos la solución para todos estos clientes”, afirmó Valembois.

La evolución del cowork llega al punto de salirse del concepto de espacios de trabajo y pasar a presentarse como una plataforma de servicios flexibles.

“Creemos firmemente que el trabajo 100% desde casa no es sostenible ni sano para las personas. Ahí es donde soluciones de trabajo flexible como la nuestra suplen una necesidad de mercado”, explicó Andrea Piza, directora de The Train Business Hub.

Las oficinas de grandes metrajes, con salas de juntas, ya no son lo más adecuado. Los negocios de cowork tienen la flexibilidad de aumentar la capacidad de personas según la necesidad, y también, se pueden alquilar los espacios de reuniones solamente cuando se requieren.

Este es el modelo por el que optó también Republic Workspace, al ofrecer la posibilidad, por ejemplo, de alquilar las unidades mínimas de espacio, en el momento en que un cliente las necesite.

Antonio Martínez, de Republic, explicó que ofrecen áreas de coworking, salas de reuniones, aulas de capacitación, oficinas privadas, consultorios, estaciones de trabajo, cabinas telefónicas y cualquier otro espacio similar, que se acondiciona según demanda.

“Adicionalmente contamos con modalidades de oficina virtual que combina muy bien con nuestros espacios flexibles”, puntualizó Martínez.

Los proyectos de gran tamaño también pueden adaptarse a necesidades individuales.

Diana Rodríguez, gerente General de VMG Business Center, contó que habilitaron espacios para que los usuarios puedan sostener video llamadas con Internet de banda ancha estable, y brindan el equipo necesario para que dichas reuniones luzcan profesionales.

Esto les permite invertir en el ambiente de oficina únicamente cuando es indispensable, por ejemplo, para grabar un video promocional o cerrar un trato con un cliente en modalidad virtual.

Esta tendencia la atiende Bambu, desarrollador inmobiliario que lidera el proyecto Laborable, con sus “studios”, es decir, unidades para una persona y que complementan un portafolio de espacios y tarifas simples, para atender las operaciones más sencillas, afirmó el director comercial César Soler.

¿Quién necesita un cowork?
La pandemia obligó a cambios en espacios para trabajar y propició nuevas estrategias de los cowork
Pequeñas y medianas empresas: necesitan reducir drásticamente sus costos de alquiler y operativos (electricidad, Internet, limpieza, seguridad…) a la vez que requieren un punto central para la productividad de su equipo, salas y un ambiente adecuado para tareas puntuales, como atender a sus clientes o reunirse con proveedores.
Profesionales independientes: buscan mantener su oficina, su consultorio, su despacho, su sala de atención, aun cuando solo lo ocuparán con sus clientes unas cuantas horas al día o a la semana, es decir, sin asumir un alquiler permanente.
Los capacitadores, sean individuos independientes o empresas de capacitación, necesitan todavía un punto común para reunir al docente con sus alumnos a hacer lo que no se puede, o no es ideal, en línea.
El docente necesita transmitir sus cursos, ya sea en vivo o grabados, desde un ambiente visualmente atractivo, con un buen sonido y aprovechando herramientas tecnológicas.
Teletrabajadores: requieren un “tercer punto”, que no es la oficina, a la cual muchos no quieren volver, pero tampoco es la casa, de la que necesitan salir para recuperar el equilibrio vida - trabajo.
Fuente: Jonathan Valembois, EsencialMente Coworking Spaces
Jéssica I. Montero Soto

Jéssica I. Montero Soto

Jéssica Montero es periodista de la sección de Negocios de El Financiero.