Por: Jéssica I. Montero Soto.   7 enero
Recope recomendó el uso de gasolina regular ante la escasez de súper en las gasolineras. Foto archivo.
Recope recomendó el uso de gasolina regular ante la escasez de súper en las gasolineras. Foto archivo.

Unas 375 estaciones de servicio de todo el país anunciaron que dejarán de recibir pagos con tarjetas de débito y crédito, como medida de protesta a las políticas de retención de 9% que aplican los bancos.

La decisión se dio a conocer este lunes 7 de enero, en un comunicado de prensa de la Cámara de Empresarios del Combustible, Grupo Delta, Grupo Uno y otros operadores del servicio de distribución de combustible.

En el documento, los representantes del gremio aseguraron que los rechazos de tarjetas comenzarían durante la tarde del lunes y sin fecha final prevista.

“Las estaciones de servicio solicitaron al Ministerio de Hacienda, que ordene a estas entidades financieras suspender las retenciones, que regularmente se practican sobre los comercios como anticipo a los impuestos de venta y de renta. Las estaciones de servicio no están sujetas a este tipo de retenciones, sin embargo desde principio de año se están aplicando y dada la naturaleza de la actividad los montos retenidos son excesivamente altos lo que sistemáticamente produce la descapitalización de las estaciones de servicio”, afirmaron en el comunicado.

José Miguel Masés Aguilar, Director General Ejecutivo de la Cámara, afirmó que la Ley 8114, establece en su artículo 7 inciso c que los combustibles no están sujetos al impuesto sobre las ventas, establecido en la Ley sobre Impuestos de Ventas 6826 del 8 de noviembre de 1982.

La retención se aplica a los centros de servicios como medida general, pues también comercializan otros productos, adicionales al combustible. Sin embargo, ellos afirman que esas otras ventas apenas alcanzan el 5% de sus operaciones.

“Siendo esta actividad (la venta de combustible) la de mayor proporción, los montos sujetos al impuesto de ventas por las otras actividades son mínimos, dada la dimensión de las transacciones que representa la distribución de los combustibles”, explicó.

El grupo afirmó que durante la mañana del 7 de enero había comunicado sus intenciones al Director General de Administración Tributaria, Carlos Vargas Durán.

La Cámara calcula que más del 50% de compras de combustible se realizan por medios electrónico, tarjetas de débito y crédito, por lo que al aplicar la medida podrían afectar a unos 250.000 usuarios al día.

En horas de la tarde, el director general de Tributación explicó que detectaron un error a lo interno al generarse los porcentajes y factores de retención para todos los obligados tributarios (proceso que se realiza semestralmente).

“Se procedió hacer la corrección y se comunicó a las entidades financieras, así como, a la cámara de expendedores de combustibles. Con esto esperamos dar por solventada la situación que se presentó”, agregó Vargas.

Esta información fue modificada después de su publicación al agregarse las declaraciones del director general de Tributación, Carlos Vargas.