Por: Jéssica I. Montero Soto.   29 noviembre, 2018
Kidzania reúne a 35 establecimientos con marcas reales. Fotografía: Cristina Fallas.
Kidzania reúne a 35 establecimientos con marcas reales. Fotografía: Cristina Fallas.

La franquicia KidZania ya está instalada en Oxígeno Human Playground, en San Francisco de Heredia. Este local fue ideado para convertirse en ancla y gestor de revisitas en este desarrollo comercial de Cuestamoras Urbanismo. La inauguración será el 11 de diciembre a las 9:00 a.m., durante el acto oficial de apertura del complejo.

KidZania es un negocio de origen mexicano con presencia en 19 países, que se presenta como una experiencia de juego y aprendizaje para niños y preadolescentes.

Se trata de un área de 4.000 metros cuadrados que recrea una ciudad, con espacios de entretenimiento, comercios y áreas abiertas, en la cual los niños y niñas juegan en forma independiente o con la supervisión de sus padres.

Javier del Campo, vicepresidente de Human Playground en Cuestamoras Urbanismo, relató que el interés de las empresas por participar en KidZania se debió a la mezcla de mercadeo de producto y de marca que se logra con esta dinámica.

“Tenemos 35 establecimientos funcionando, de los cuales 29 son socios de industria. Hay muchos que todavía están interesados y el año siguiente vamos a seguir abriendo nuevas oportunidades de actividades”, explicó del Campo.

La inversión de los participantes se divide en dos: el socio de industria ingresa con una cuota de entrada que le permite tener la exclusividad sobre la categoría (por ejemplo, el establecimiento tiene un solo banco y una sola universidad).

Luego deben aportar un monto anual que se destina a mantener la operación diaria de KidZania, a cargo de Cuestamoras Urbanismo. Los contratos se firman por periodos de 3 a 5 años.

Uno de estos socios comerciales es Henkel, que participa con su marca Pritt. Juan Benjamín Zúñiga y María Fernanda Corrales, voceros de la empresa, explicaron que Henkel invierte en KidZania alrededor del mundo y debido a esta experiencia buscaron la operación de Costa Rica.

“El objetivo principal es tener más acercamiento con nuestro usuario. En este caso, las personas que usan nuestros productos son niños entre 3 años y 15 años. Pero no solamente eso, sino participar en el desarrollo de nuestros usuarios, que crezcan con la marca”, comentó Zúñiga.

El contrato de Pritt es por cinco años y la inversión de entrada, incluyendo los materiales de trabajo, superó los $150.000.

“El espacio interactivo de Pritt es un laboratorio de arte, donde se impulsa el desarrollo de movilidad y que puedan pintar y crear. La actividad principal es la creación de slime, una nueva tendencia que se utiliza pegamento para crearla. Ellos pagan por entrar a hacer su propio slime, a su manera, y se lo llevan”, relató Corrales.

La remodelación de los espacios también corrió por cuenta de Cuestamoras. En total, poner a funcionar esta miniciudad de entretenimiento y aprendizaje representó una inversión de $13 millones, más el presupuesto de mantenimiento constante.

Para recuperar esta inversión, Cuestamoras Urbanismo está apostando a una mezcla de ingresos por socios comerciales y visitantes.

“Hay un porcentaje de los gastos operativos que se cubre en buena parte por el fee anual de los socios comerciales. Luego están las entradas, tanto de las familias completas como de las escuelas”, explicó.

La visión del negocio apunta a que los centros educativos mantengan ocupado el local entre semana durante las mañanas, para lo cual ofrecen precios especiales. Esto les debería generar entre el 30% y 40% de la visitación, según sus cálculos.

Otro ingreso será la venta de souvenirs, fotografías y comidas dentro del local.

En el futuro, del Campo espera que Kidzania sirva también para otros fines de mercadeo, por ejemplo, pruebas de nuevos productos o estrategias y estudios de mercado, entre otros. Para esto se necesita conocer cómo será el funcionamiento del local, y las marcas tendrán que cumplir reglas de seguridad.

La proyección inicial de visitación es de 250.000 niños al año, con un promedio de revisita de dos a tres por año, por familia.

Los visitantes pueden realizar al menos 74 roles, entre ellos: bombero, policía, piloto, cirujano, cocinero y actor. Fotografía: Cristina Fallas.
Los visitantes pueden realizar al menos 74 roles, entre ellos: bombero, policía, piloto, cirujano, cocinero y actor. Fotografía: Cristina Fallas.
Para el público

El proceso de desarrollo de Kidzania primero requirió el diseño del plan maestro de la ciudad, donde se establece cuáles son los establecimientos que tiene, según la realidad del país: el hospital, el banco, el teatro, los policías, bomberos, y demás. De ahí siguen los comercios complementarios, en los que el franquiciatario tienen más flexibilidad. Así se establece cuáles son los socios de industria ideales para incorporar a la ciudad.

“Kidzania tiene 19 años de existir, con 24 parques en el mundo. Entonces tienen experiencia sobre cuáles son en cada establecimiento los roles ideales y que más entretienen a los niños”, afirmó del Campo.

Kidzania Costa Rica cuenta con un departamento de creación de contenidos, que recibe asesoría de las oficinas centrales en México. Así se trabaja con el socio de industria para asegurarles la entrega del mensaje estratégico, manteniendo el valor del entretenimiento.

Los 35 establecimientos se convierten en al menos 74 roles o puestos de trabajo disponibles para los visitantes. Por ejemplo, el hospital tiene cinco roles diferentes: trabajar en sala de emergencia, de maternidad, óptica, cirugía y ambulancia.

“Los 74 roles no los pueden hacer en un día. Cada rol cubre entre 20 y 30 minutos. La estadía promedio en el mundo de Kidzania está alrededor de unas cuatro horas, donde los niños hacen unas seis actividades, más el espacio de comida y los pequeños espectáculos que hay durante la visita. Entonces sí les va a llevar bastantes visitas a Kidzania poder cumplir todo”

Los padres pueden adquirir un pasaporte, que acumula sellos de las actividades y las visitas. Con esto reciben descuentos y otros beneficios, hasta llegar a ser ciudadanos honorables de Kidzania.

Hay algunos Kidzanias que tenían una guardería para padres, pero se fue observando que no se utilizaba tanto, porque los padres ahora quieren seguirlos y tomarles fotos a los niños. Entonces ahora los padres los siguen y desde afuera les toman fotos.

En Costa Rica no hay guardería para padres, pero hay una cafetería de Britt donde los padres se pueden quedar y acompañar de lejos.

La entrada para niños es de ¢11.000 y los padres pagan 50%., en horario de 9:00 a. m. a 7:00 p. m. sin límite de tiempo. El espacio está dirigido a personas entre los 2 años y los 14 años. Los menores de 8 años deben estar acompañados en todo momento por un adulto. Y para poder salir, todos los menores deben estar acompañados por la persona que los llevó.