Negocios

Laboratorios privados del país experimentan alta demanda por pruebas PCR y se preparan para atender a los viajeros

Del 19 de abril de 2020 al 11 de enero de 2021, los laboratorios privados han realizado un total de 191.626 pruebas de PCR

Los laboratorios clínicos privados del país —desde el inicio de la pandemia y hasta la actualidad— han experimentado una demanda significativa por las pruebas PCR, además tienen como principales retos adaptar sus equipos de diagnóstico para tener la capacidad de realizar otras pruebas como las de anticuerpos, y también, hacerle frente a la cantidad de viajeros con destino hacia diferentes países.

Según datos brindados por el Ministerio de Salud, del 19 de abril de 2020 al 11 de enero de 2021, los laboratorios privados han realizado un total de 191.626 pruebas de RT-qPCR para la detección del virus SARS-CoV-2 (COVID-19).

Albin Badilla, director de Laboratorios Clínicos Hospital Metropolitano y Laboratorios Páez, explicó que al inicio de la pandemia fue muy difícil la realización de las pruebas por la poca disponibilidad y capacidad de los insumos, pero conforme pasó el tiempo encontraron abastecimiento de equipos más robustos en el mercado.

“Se fue alineando la demanda con la capacidad de respuesta de los laboratorios. Todos, tanto a nivel público como privado, hemos sobrepasado las expectativas de demanda y en un 1.000% la capacidad de pruebas”, expresó Badilla.

Asimismo, Federico Echandi, gerente general de Laboratorios Echandi, dijo que ha sido un trabajo y un esfuerzo país muy fuerte, y que el proceso y trayectoria que han tenido desde el inicio ha sido enriquecedor.

“En Laboratorios Echandi, empezamos haciendo entre 10 a 15 pruebas diarias, y hemos llegado a hacer hasta más de 1.000 al día”, comentó Echandi.

Después de que los laboratorios lograron obtener equipos robustos y especializados para realizar las pruebas PCR, los expertos afirman que a lo largo del proceso han encontrado diversos factores que influyen en la cadena logística de su trabajo, como los proveedores, los costos, las modalidades de realización y los diferentes usos.

Por ejemplo, los costos para la prueba PCR no fueron tan variados en estos meses de pandemia, ya que los proveedores mantuvieron una línea de precios y de venta de estos insumos relativamente estables.

No obstante, donde sí existía más competencia y variación de precios eran en los equipos de protección personal que necesitaba el personal de salud para hacer las pruebas. Asimismo, los hisopos especiales —los que se introducen en las fosas nasales para tomar la muestra— también tenían variaciones altas en los precios, explicó Badilla.

El promedio de costo de las pruebas PCR en el mercado costarricense ronda entre los ₡52.000 y ₡59.000 por prueba.

“El costo es estándar, y realmente los laboratorios se dejan poco margen para que la prueba sea más accesible para el resto de la población, que es lo que se ha tratado de hacer”, comentó Echandi.

Con respecto a los proveedores de laboratorios, a nivel país están concentrados en cinco grandes marcas: Capris Médica, Biocientífica, Roche, Abbott y Tecno Diagnóstica. Son las que en este momento abastecen los laboratorios del país.

Modalidades para realizarse la prueba PCR
El drive-through o auto-covid: las personas se pueden tomar la muestra sin necesidad de salir de su carro, solamente deben llenar un formulario que pide el Ministerio de Salud que contenga toda la información epidemiológica, pasan a través del auto-covid a hacerse la prueba y posteriormente, continúan su camino.
A domicilio: otra modalidad buscada por las personas para evitar exponerse, o a aquellas que tengan una orden sanitaria y se les restringe salir de sus casas. El personal de salud les hace la visita, les toma la muestra, y entre 24 y 48 horas tienen el resultado listo.
Modalidad presencial: Visita a un establecimiento de salud, cualquier laboratorio clínico u hospital privado donde se realiza el procedimiento.
Fuente: Albin Badilla, director de Laboratorios Clínicos Hospital Metropolitano y Laboratorios Páez.

Por otra parte, ¿por qué las personas buscan realizarse una prueba PCR?

  • Viajar: los viajeros son los principales clientes de las pruebas PCR, ya que muchos países alrededor del mundo han puesto como requisito de entrada al país, una prueba para detectar el COVID-19 con resultado negativo.

Incluso a partir del 26 de enero Estados Unidos exigirá que todos los pasajeros que viajen hacia ese país o que permanezcan en tránsito desde destinos internacionales, incluidos los ciudadanos estadounidenses, que proporcionen una constancia de una prueba de COVID-19 con resultado negativo o documentación que constate su recuperación.

  • Los paseos familiares o festividades con amigos: estas personas procuran que antes de compartir con otra burbuja social, no tengan el virus, y así que los riesgos sean menores.
  • Las personas que en pandemia se devolvieron a vivir con sus padres, se hacen la prueba para evitar un contagio y evidentemente, proteger a sus seres queridos.
  • Salud ocupacional: muchas empresas que están tratando de volver a retomar sus acciones diarias, tienen como requisito que cualquier empleado con algún síntoma antes de presentarse a trabajar, se realice la prueba. Y si la persona diera positivo, tomar la decisión de incapacitarlo o pasar a la modalidad de teletrabajo.
  • Personas que no están seguros si tienen el virus, y que por los síntomas prefieren ir a realizarse la prueba para salir de dudas. “Muchas veces estas personas no cumplen con el cuadro clínico completo, por lo que en la Caja no se les realiza la prueba y evidentemente buscan una solución a nivel privado”, afirmó Badilla.
Beneficios
1. El tiempo de espera para los resultados de las pruebas, las expectativas y la rápida toma de decisiones después de conocer el resultado.
2. Ahorro significativo del Gobierno gracias a las decisiones individuales de empresas y personas que acuden a laboratorios privados.
3. Impacto epidemiológico de las estadísticas, un 15% de las pruebas que han hecho a nivel privado detectaron casos positivos.
Fuente: Massimo Manzi, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Salud.

Uno de los principales retos en el que coinciden los expertos para los próximos meses y años es el de adaptar sus “unidades de biología molecular” —equipos especializados para realizar las pruebas PCR y detectar el COVID-19—, ya que después de meses de atención a la pandemia van a quedar equipos muy robustos, es decir, con capacidades únicas para atender este tipo de pruebas.

Al progresar la campaña de vacunación, las empresas esperan que disminuya la cantidad de personas que se quieran realizar una prueba para detectar si tienen o no el virus.

“Hay que aumentar la capacidad del laboratorio sabiendo que en un año esa demanda por la que se aumentó la capacidad ya no va a estar ahí, entonces eso es un reto”, dijo Echandi.

No obstante, pese a que se van a reducir las pruebas de PCR, los especialistas afirman que las pruebas de anticuerpos o postvacunales —las que miden si las personas tienen verdaderamente inmunidad— van a tomar fuerza.

De ahí radica, una transformación del diagnóstico, “ya no tan extraño ni esporádico, sino volver un catálogo de pruebas más amplio para darle a los laboratorios un mejor uso y volver más especializada la medicina del país”, expresó Badilla.

Asimismo, la alta demanda de viajeros con destino hacia Estados Unidos, a los países de Europa y Canadá también suponen otro reto para los laboratorios privados.

“Están saliendo aproximadamente 3.000 personas por el Aeropuerto Juan Santamaría y 1.000 personas de Liberia, todos los días. Va a haber una demanda muy significativa en los viajeros”, indicó Echandi. Lo que significa muchas más pruebas diarias y más insumos.

Adicionalmente, a nivel mundial los centros de diagnóstico se están enfrentando cara a cara con nuevas cepas de coronavirus. El discernir entre cuál cepa de SARS-CoV-2 está circulando y también analizar cuál está afectando a la persona, es un reto adicional del que aseguran estar aprendiendo cada día más.

El pasado 19 de enero, Gustavo Segura, ministro de Turismo, anunció un acuerdo con la Cámara Costarricense de la Salud para que laboratorios privados ayuden en la realización de pruebas COVID-19 a viajeros con destino a Estados Unidos, y otros países que exijan un diagnóstico negativo como requisito de ingreso.

A partir del próximo 26 de enero, Estados Unidos, principal emisor de turistas hacia Costa Rica, exigirá a todo viajero que ingrese por vía aérea presentar el resultado negativo de SARS-CoV-2.

EE.UU. admite como pruebas válidas la RT-PCR y la de antígenos. Esta última será permitida por el Ministerio de Salud únicamente para cumplir requisitos de viaje hacia EE.UU, pero no como prueba diagnóstica en Costa Rica.

Además, desde el 18 de enero, el Reino Unido requiere un resultado RT-PCR negativo para ingresar a ese país, y desde semanas anteriores solicitan ese mismo examen Canadá y España.

“Este acuerdo busca resolver el reto logístico de facilitar el acceso a pruebas diagnósticas de COVID-19 y garantizar que se cumplan los tiempos de entrega de resultados que es clave tanto para el turismo extranjero que regresa a casa como para el turismo emisor”, explicó Segura.

Para facilitar el cumplimiento de estos requisitos y como parte del acuerdo, la Cámara Costarricense de Salud estableció una red de 130 laboratorios clínicos con la capacidad de realizar de manera eficiente y segura las pruebas COVID-19, autorizadas por el Ministerio de Salud en todas las regiones del país.

Los resultados de esas pruebas se entregarán en un máximo de 48 horas tanto para muestras tomadas fuera como dentro del Gran Área Metropolitana (GAM).

Massimo Manzi, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Salud, aclaró que el precio sugerido será de $100 para pruebas RT-PCR en la GAM y de $150 fuera de la GAM, “en razón de los costos relacionados con traslado de personal y de muestras, entre otros”, dijo Manzi.

El costo de referencia para las pruebas de antígenos está por definirse una vez que empiecen a comercializarse en el país.

Nicole Pérez

Nicole Pérez

Periodista de El Financiero. Antes colaboró con el proyecto #NoComaCuento de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.