Por: Jéssica I. Montero Soto.   14 marzo
Riteve practicó unas 813.000 inspecciones vehiculares y un 43% de esos automóviles tenía motor de 2.000cc o menos. (Foto: Graciela Solis).
Riteve practicó unas 813.000 inspecciones vehiculares y un 43% de esos automóviles tenía motor de 2.000cc o menos. (Foto: Graciela Solis).

Todas las marcas de autos con modelos de uso masivo siguen la tendencia de hacer más con menos: aplican downsizing a sus motores. El fenómeno se masificó en 2014 entre las grandes fábricas automotrices y desde entonces ha generado modelos con prestaciones de alta calidad y motores que consumen cada vez menos combustible.

Las máquinas pierden cilindraje para incluir turbo, controles automáticos y otras innovaciones tecnológicas que mejoran el desempeño y la eficiencia. Esto incluye la categoría de automóviles más vendida en el mundo, los SUV o todo terreno, que tradicionalmente requerían de motores más grandes, para maximizar la relación peso-potencia.

En 2018, las ventas mundiales de vehículos cayeron. Sin embargo, el segmento de SUV siguió creciendo y colocó 29,7 millones de unidades, 1,9 millones más que en 2017, de acuerdo con información de la consultora JATO Dynamics, citada por El Universal de México.

En la actualidad, las marcas más populares de SUV en Costa Rica ofrecen modelos con motores desde los 1.400 centímetros cúbicos (cc), que según aproximaciones técnicas del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) podrían rendir 16 o 17 kilómetros por litro de gasolina, en conducción combinada entre ciudad y autopista.

Octavio Jiménez, gerente administrativo de Corporacion Educativa Automotriz (CEA), explicó que, aunque la tendencia hacia motores más pequeños es creciente, aún el grueso de la categoría todo terreno está en el rango de 2.000 cc a 3.500 cc.

EF solicitó a la Asociación de Importadores de Vehículos y Maquinaria (Aivema) los datos de ventas para el mercado nacional, pero no obtuvo respuesta.

Favoritos locales

En Costa Rica, el éxito del fenómeno de downsizing se refleja en las preferencias de los consumidores, pues la mayoría de autos que fueron a revisión técnica en 2018 tiene motores de cilindraje entre 1.500 y 2.000 centímetros cúbicos. (Ver gráfico “Los más populares”).

Nelson Valle, profesor del CEA, explicó que los nuevos motores de baja cilindrada presentan un reto en el campo del mantenimiento, pues la tecnología adicional que los acompaña obliga a que la computadora tenga un proceso de aprendizaje, para que reconozca las modificaciones y las piezas nuevas.

De acuerdo con Riteve, en 2018 asistieron a primera inspección periódica casi 760.000 autos y se realizaron cerca de 54.600 inspecciones de inscripción de automóviles. Al final, más de 270.000 tenían motores de 1.500 cc, 1.600 cc y 1.800 cc. Y si sumamos los de 2.000 cc, la cifra supera los 350.000: un 43% del total.

El motor debería ser una de las consideraciones fundamentales de compra para quienes asistan a la Expomóvil 2019. Máquinas más pequeñas consumen menos combustible, por lo tanto, cuanto menos consumo tenga un auto, su impacto en el presupuesto poscompra será más bajo y la inversión más rentable.

Además, en el panorama actual hacia la descarbonización, es menos atractiva la posibilidad de reducir costos mediante la elección de un motor de diésel. Los técnicos automotores consultados por EF sugieren explorar las nuevas tecnologías con biocombustibles o motores híbridos, eléctricos y de hidrógeno.

“Los motores diésel pueden ser una opción viable siempre y cuando sean de última generación, que traen tecnologías de filtrado de partículas, sistemas postratamiento de gases de escape y que cumplan con una normativa internacional de EURO V o EURO VI”, afirmó Jiménez.

De todos los automóviles inspeccionados en 2018, el 65% estaba en la Gran Área Metropolitana (GAM), donde experimentan condiciones de vías en mal estado y embotellamientos. En esos momentos un motor pequeño con tecnología de punta es un aliado, pero no el único.

Walter Villalobos, gerente de Ingeniería de Ventas para Bridgestone Costa Rica, explicó que existen al menos cinco condiciones externas al motor que son claves para potenciar el rendimiento del combustible en un entorno como el de la GAM:

1.- Conducción moderada: Acelerar suavemente y anticipar el frenado para no detenerse bruscamente permiten ahorrar combustible. El consumo se incrementa a velocidades superiores a las 80 Km/h.

2.- Carga ligera: Evitar el exceso de peso en el vehículo o repartirlo equitativamente dentro del vehículo.

3.- Afinación periódica: Mantener el carro con el motor afinado y servicios de mantenimiento adecuados y periódicos.

4.- Alineación y balanceo adecuada: Errores en esta área pueden provocar mayor resistencia al rodamiento, lo que traduce en un mayor consumo de gasolina.

5.- Presión de inflado correcta: Los neumáticos adecuados para cada modelo de auto e inflados correctamente mejoran el consumo de la gasolina. Es recomendable revisar la presión de inflado cada 15 días, con temperatura ambiente.

En la medida en que el mercado local reconozca los beneficios, características y requerimientos de los modelos con motores más pequeños, y la oferta de modelos se fortalezca en todos los segmentos, el fenómeno del downsizing podría definir el futuro del mercado automotor en Costa Rica.