Negocios

Mover contenedores a predios transitorios es una solución para paliar saturación en Caldera

Carga que llega con atrasos de otros puertos ocasionan complicaciones a las operaciones

El principal puerto del Pacífico costarricense ha experimentado saturación y congestión en sus operaciones causada por la crisis global de los contenedores. Caldera ha quedado sujeto a cambios abruptos en horarios de arribo; a una temporada de fin de año donde el abastecimiento se vuelve complejo y a una incapacidad para atender grandes embarcaciones debido a la falta de infraestructura adecuada, este último es un problema preexistente a la crisis.

La situación ha hecho que las autoridades del Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico y usuarios del puerto propongan posibles soluciones para mejorar los periodos de alto tránsito, entre ellas está la movilización de contenedores a sitios transitorios fuera de los predios principales de Caldera.

Pese a que la problemática no afecta de forma a directa al país, ya que la “presa” en la carga se da en puertos extranjeros y más grandes —específicamente, en los de Estados Unidos—, pueden existir picos de operación donde se reciben hasta 2.000 contenedores por día, es en ese momento cuando el funcionamiento se complica.

Caldera cuenta con cuatro muelles (actualmente, solo tres en operación), sin embargo el número tres es muy corto y solo admite buques de pequeñas dimensiones. Además, los asignados para recibir contenedores son únicamente el uno y dos, el resto son para recibir carga rodante, en paletas, granel y acero.

Esto provoca que cuando existe simultaneidad de barcos se restrinja la posibilidad de poder ingresar buques más seguido, para así dinamizar las operaciones.

Ante esta problemática, fuentes consultadas por EF expusieron algunas medidas que podrían ejecutarse en un futuro cercano como soluciones para mitigar la saturación de las operaciones en Puerto Caldera.

Viviana Moscoso, subgerenta del Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) y directora de la Unidad Técnica de Supervisión y Control de la Concesión de Caldera, precisó que actualmente se trabaja en una resolución —que pronto va a surgir efecto—, para trasladar un poco de la carga que se encuentra dentro del puerto, hacia estacionamientos transitorios. Eso liberaría un poco la saturación del puerto.

También, Caldera le está solicitando a las empresas que pasen la información y documentación con mayor anticipación para poder programar los despachos de forma escalonada, y así evitar que se haga tanto movimiento de contenedor y que la salida sea más eficiente.

En cuanto a la perspectiva de las empresas, Diego Vega, gerente de ventas Maersk Costa Rica, explicó que una medida que consideran puede ser paliativa consiste en que el Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) brinde recursos extraordinarios al Incop para construir un acceso adicional al puerto, e implementar un sistema de citas para evitar el cuello de botella que actualmente existe en los accesos para los camiones a la terminal.

“Definitivamente la ampliación del muelle es lo ideal a través de una licitación internacional, sin embargo esta es una medida a largo plazo”, afirmó Vega.

Por su parte, Federico Amador, director comercial de Grupo Tical, enumeró cuatro medidas específicas para mitigar el problema:

  1. Aplicar el pago anticipado de impuestos y horarios ampliados para procesar la carga y lograr abastecer las órdenes para cumplir con los despachos.
  2. Planificar con antelación la cadena logística. “Hacer negociaciones con operadores logísticos que cumplan sus procesos y prepararse a incrementar sus costos conforme transcurren las temporadas, para garantizar la llegada de sus productos al consumidor final”, dijo.
  3. Aumentar la eficiencia en los procesos logísticos, la aplicación de tecnología de punta y la relación estrecha con los clientes, para lograr un entendimiento en la cadena de suministro.
  4. Acelerar procesos con programación de anticipación mínima de tres meses; nacionalización en puerto por medio de pago anticipado (si es permitido por el tipo de producto); coordinación de transporte; y almacén en horarios ampliados si se requiere (horarios nocturnos de entregas para mejoras en tiempos y colocación).
Nicole Pérez

Nicole Pérez

Periodista de El Financiero y excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.