Por: Cristina Fallas Villalobos.   19 noviembre, 2018

La crisis nicaragüense provocó que la Asociación de Servicios Médicos para el Bien Social (Asembis) cerrara la única sucursal que tenía fuera de Costa Rica tras poco más de un año de haber abierto.

Ese espacio contaba con especialidades en optometría, oftalmología, odontología, dermatología, ginecología y medicina general. Además, ofrecería servicios de óptica, laboratorio clínico e imágenes médicas.

“Cerramos en junio de este año; la situación socioeconómica nos obligó ya que (la sucursal) estaba ubicada muy cerca de donde se estaban dando los conflictos”, explicó el gerente comercial de Asembis, Diego Hernández.

La aplicación de Asembis para solicitar atención a domicilio es gratuita y está disponible en App Store y Play Store. Foto: Rafael Murillo.
La aplicación de Asembis para solicitar atención a domicilio es gratuita y está disponible en App Store y Play Store. Foto: Rafael Murillo.

Para la asociación, este fue un hecho “lamentable” dentro de una estrategia de crecimiento (más servicios y sucursales) que no se detiene, pese a tener elementos locales que pueden jugar en su contra, como la situación económica que atraviesa Costa Rica.

Recientemente, la asociación presentó Doktuz, aplicación de origen peruano con la que ofrecen atención médica a domicilio, inicialmente dentro de la Gran Área Metropolitana (GAM).

Su puesta en funcionamiento generó que Asembis contratara cuatro personas, entre médicos y personal administrativo. Ahora brindan el servicio con dos doctores, pero prevén tener al menos 20 al finalizar el primer año de operación.

“Esta opción tiene como objetivo permitirle a los pacientes estar desde la comodidad de su casa, oficina o donde se encuentren y así recibir una atención médica con profesionales en salud a precios realmente accesibles”, mencionó Rebeca Villalobos, fundadora y presidenta de la asociación.

La consulta médica puede ser solicitada para una atención casi de inmediato o para ponerla en agenda. En caso de que la persona necesite el servicio lo más pronto posible, el médico llegaría en un tiempo estimado de 45 minutos.

Con este servicio, la asociación competirá con productos similares como Médicas Visitas, de Grupo Médicas (propietarios de Emergencias Médicas), o Medicall, de Grupo LHS.

Justo Grupo Médicas también incursionó este año en las visitas a domicilio, aferrándose a la comercialización mediante paquetes corporativos. Por ejemplo, de empresas que quieren aumentar el paquete de beneficios a sus colaboradores o premiar a sus clientes.

“Sabemos que hay otras empresas que ofrecen el servicio a domicilio, pero a través de centrales telefónicas, no directamente de aplicaciones móviles donde el paciente puede saber cuál es el médico que le atiende y monitorear en tiempo real el desplazamiento del doctor”, destacó el gerente comercial de Asembis.

Asimismo, consideran que se diferencian de su competencia por el precio (¢20.000 por consulta).

La asociación también refleja su crecimiento en la cantidad de especialidades que ofrece, ya que en poco más de un año pasaron de 35 a 42 áreas de atención.

De igual manera, sus alianzas con entidades, médicos, empresas o asociaciones se dispararon considerablemente, de 30 a 1.200.

Crecimiento físico

Su expansión en territorio costarricense implica la apertura de cuatro clínicas satélites en los próximos tres años, lo que significaría una inversión de al menos ¢750 millones.

“El próximo año abriremos una y luego, casi de forma simultánea, vendrían las otras tres. Por cuestiones estratégicas preferimos no mencionar en cuáles zonas vemos potencial”, señaló Hernández.

Actualmente cuentan con 12 sucursales ubicadas en Alajuela, Aranjuez, Cartago, Ciudad Quesada, Desamparados, Guadalupe, Guápiles, Heredia, Liberia, Pérez Zeledón, San José y Zapote.

En el servicio a domicilio de Asembis se realizan certificados médicos y dictámenes de licencia; además, se atienden enfermedades respiratorias, virus de vómitos y diarrea, dolores en abdomen, cabeza, articulaciones y espalda, entre otros. Foto: Rafael Murillo.
En el servicio a domicilio de Asembis se realizan certificados médicos y dictámenes de licencia; además, se atienden enfermedades respiratorias, virus de vómitos y diarrea, dolores en abdomen, cabeza, articulaciones y espalda, entre otros. Foto: Rafael Murillo.

Por ahora, a la Asociación no le preocupa que otros actores del sector médico privado también estén buscando ampliar su cobertura y ven muy lejos una posible saturación.

Un ejemplo es el Hospital Clínica Bíblica, que inauguró el 5 de noviembre su sede en Santa Ana, tras invertir $25 millones y que además construirá dos complejos médicos más en un plazo de siete años: uno en Heredia y otro en Tres Ríos.

Esto mientras otros modelos con menor trayectoria, como el Hospital Metropolitano (fundado en 2010), gana terreno y posee más de 30 centros de atención entre clínicas, hospitales y consultorios médicos empresariales.

“La competencia la percibimos como un importante elemento para mejorar nuestras condiciones en cuanto a nivel de servicio y calidad en los precios. Es algo de gran relevancia para nuestros análisis y planeaciones estratégicas de todos los productos y servicios que vayamos creando”, indicó el gerente de operaciones de Asembis.

Sobre la expansión de la asociación a nivel internacional, aún manejan la posibilidad de inaugurar una nueva sucursal a más tardar el 2020, esto sin descartar su retorno a Nicaragua, pero con un modelo más pequeño.

Evolución en el servicio

Asembis comenzó a funcionar en 1991, con la atención ocular para brindar un servicio asequible; sin embargo, en el 2002 introdujeron audiología como un servicio adicional y luego percibieron que el modelo aplicaba para cualquier servicio de la salud.

La oferta incluye más de 40 servicios como audilogía, cardiología, dermatología, nutrición, odontología, psiquiatría, terapia respiratoria, fisioterapia, optometría y otras.

A nivel de servicio a domicilio, se realizan certificados médicos y dictámenes de licencia, se atienden enfermedades respiratorias (como gripe, resfríos y amigdalitis), virus de vómitos y diarrea, dolores en abdomen, cabeza, articulaciones y espalda, malestar general, drenajes de abscesos, lavados de oídos, suturas de heridas pequeñas, cauterización de lunares y retiros de hilos de cirugías.