Por: María Fernanda Cisneros.   19 marzo
Si sus ventas se reducen o siente incertidumbre es momento de que tome acción sobre las finanzas del negocio, hacerlo ahora le evitará tragos amargos dentro de unos meses. Shutterstock
Si sus ventas se reducen o siente incertidumbre es momento de que tome acción sobre las finanzas del negocio, hacerlo ahora le evitará tragos amargos dentro de unos meses. Shutterstock

Siempre es necesario tener un correcto y estricto control de las finanzas del negocio, pero en épocas de incertidumbre económica como la actual esto se vuelve aún más imperativo.

Son muchos los negocios que ven sus ventas mermar en medio del golpe que recibe Costa Rica y el mundo por el nuevo coronavirus.

El llamado del Gobierno a que la población se quede en casa, el teletrabajo de una buena parte de la fuerza laboral y el gasto en el que incurren los hogares en productos de limpieza, hacen que los consumidores salgan menos y sacrifiquen la compra de productos que en este momento no son de primera necesidad.

¿Cómo puede un pequeño o mediano negocio enfrentar esta realidad sin que sea vea afectado su flujo de efectivo? A continuación, una serie de consejos que pueden ayudarle en medio de un posible tropiezo por el COVID-19.

“Cuando el dinero escasea, el flujo de caja se vuelve vital para que una empresa pueda sobrevivir”, Guillermo Smith, presidente del Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica (CCPCR).

1. Verifique cobros y obligaciones

Ahora más que nunca debe hacer una revisión exhaustiva de las facturas y cuentas por cobrar, cuál es la cantidad de dinero que corresponde a cada una de esas cuentas y cuándo recibirá esos pagos.

Esto le permitirá conocer en qué momento dispondrá de dinero para atender pagos de planillas y obligaciones impostergables.

Tenga presente que el Congreso dio luz verde a un proyecto de ley que le dará un respiro de tres meses en pago de impuestos al valor agregado (IVA), renta y a las utilidades. Esto le ayudará en ese plazo, pero deberá ordenar sus recursos para atender esos pagos pendientes antes de que finalice el año.

2. Recorte gastos

Haga una estimación de su flujo de caja a un periodo de varios meses, pueden ser unos seis meses, y estime el panorama más oscuro en ingresos, de forma tal que pueda conocer cuánto debe reducir sus gastos y analizar cuáles de ellos recortar.

Si su flujo de caja lo revisaba cada tres meses, ahora hágalo cada quince días, Guillermo Smith, presidente del Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica (CCPCR).

Este es un momento para reinventarse, y una forma para evitar despedir personal o cerrar el negocio es acelerar el paso hacia la digitalización, como capacitaciones o servicios de asesoría virtuales, o entregas a domicilio. “La gente ante emergencias, se reinventa”, afirmó Smith.

3. Pague en la fecha límite

No es momento de adelantar pagos, porque es posible que requiera de ese dinero para otras obligaciones en caso de que su flujo de caja se reduzca.

Esto no quiere decir que se atrase en los pagos, atiéndalos en su fecha de vencimiento para no recibir penalizaciones posteriores.

Solamente si su flujo es constante y bueno se aconseja hacer esos pagos adelantados para aprovechar posibles descuentos.

4. Postergue proyectos a más plazo

Si tenía pensado abrir un local, expandir la planta de producción o la flotilla, alquilar un local más grande para su comercio, este no es el mejor momento para hacerlo.

La decisión más sabia que puede tomar es postergar proyectos que tenía previstos en el corto plazo, para un plazo entre seis meses a un año, explicó Smith, presidente del CCPCR.

¿Por qué? Existe mucha incertidumbre respecto a cómo evolucionará la demanda de los consumidores.

5. Revise los precios

Es hora de revisar la estructura de fijación de precios y afinar las estrategias de mercadeo.

En momentos como este las empresas deben ofrecer descuentos para atraer flujo de efectivo, explicó Smith.

6. Utilice el factoreo

Considere el factoreo como una opción en caso de que su flujo de caja se quede muy corto.

El descuento de facturas le permite recibir de forma adelantada las cuentas por cobrar, a cambio de dárselas a una empresa dedicada al negocio. Eso sí, la entidad financiera le cobrará una comisión.

Algunas de las entidades que ofrecen este instrumento son: BAC Credomatic, Desyfin, Cathay y Promerica.

7. Negocie con proveedores y bancos

Toque la puerta a proveedores y pida negociaciones para extender el plazo de pago, en la medida de lo posible sin gastos por el atraso pactado.

El Gobierno hizo un llamado a la banca estatal para que readecúe las condiciones de créditos a las empresas más impactadas por el nuevo coronavirus. Si ha sido buena paga y necesita de oxígeno, es momento de acudir a la banca.

8. Reduzca inventarios

Es necesario evaluar los inventarios. “El inventario es dinero parqueado hasta que se venda. Entre menos mejor, pero tenga lo suficiente para satisfacer la demanda”, comentó Guillermo Varela, director ejecutivo de Asociación GS1.

En los primeros eslabones de la cadena de suministro de un negocio está el conocer cuánto debe producir, al menor costo posible.

El consejo inicial es que cuente con un inventario no mayor a 30 días plazo, ya que tener a más de 60 días no es viable en este momento.

Algunos sectores verán disminuidas las ventas y el riesgo financiero sube porque no pueden traducir el inventario en liquidez, así, tener menor inventario es la solución obvia para no entrara en una situación financiera compleja, añadió Varela.

Solo si negocio está en apogeo no deberá reducir inventarios.