Negocios

Red Point: un sobreviviente de la casi extinta industria textil de Costa Rica

La empresa inició con la creación de calcetines en 1946 y ahora, 76 años después, continúan con esa línea de productos pero se adaptaron al contexto mundial produciendo mascarillas.

Un año después del fin de la Segunda Guerra Mundial, y mientras el mundo trataba de recupersarse de las repercusiones del conflicto bélico, en Costa Rica nació la marca de calcetines Red Point.

La marca —propiedad de Dada Textil S.A.— fue creciendo en portafolio y poco a poco integró la línea escolar con las emblemáticas camisetas interiores de color blanco y medias para este sector. El creador de esta empresa, Juan Dada, puso la primera fábrica en San Pedro de Montes de Oca en 1946.

El esfuerzo de la creación se vio en peligro cuando un incendio consumió la fábrica luego de 54 años de operar, es decir, en el 2000, cerca de la Universidad de Costa Rica. Las máquinas que lograron rescatar las trasladaron a Sabanilla, lugar en el que actualmente se ubica la fábrica con las áreas de tejeduría y confección, mientras que la tintorería está en Heredia.

El sitio en donde se ubicaba la fábrica en San Pedro ahora es una tienda de la marca. Otra tienda se encuentra contiguo a la actual fábrica en Sabanilla y en abril de este año inauguraron su primer establecimiento en un centro comercial, en Mall Multicentro Desamparados.

La administración de la empresa siempre fue manejada por la familia Dada, pero en los últimos cuatro años conformaron una Junta Directiva y contrataron un gerente general que les reporta todo lo que sucede y se encarga de expandir la marca.

Entre hilazas, máquinas, prendas en revisión y costureras, Red Point sigue produciendo tanto para el mercado nacional como el internacional. En Costa Rica tienen 1.200 distribuidores desde cadenas de supermercados hasta bazares; fuera del país las exportaciones se dirigen hacia Honduras, Nicaragua y El Salvador.

A pesar de que Dada Textil S.A. no es parte de los más grandes exportadores de esa industria, el público creó un lazo de familiaridad que se mezcla con nostalgia al adquirir los productos que los acompañó en la infancia como las camisetas interiores blancas de tirantes, la camiseta blanca con mangas para educación física y las medias. Ese sentimiento genera apoyo de la clientela costarricense que adquiere la marca en sus viejas y nuevas líneas de producto.

Momento de creación

“Nos encargamos de tejer las telas que utilizamos. Cada una de las máquinas tiene un ancho diferente y una dimensión dependiendo de la talla”, detalló Rodolfo Aguilar, gerente general de Dada Textil S.A.

Las máquinas de las telas tienen cientos de agujas que siguen un patrón designado para llevar a cabo la tarea. De acuerdo al ancho de la tela, pueden necesitar de 36 o 20 conos de hilo.

Algunas de estas máquinas son inglesas y otras italianas, unas antiguas y otras un poco más modernas. Cuando finaliza la creación de las telas, el personal las envía a darles el color y acabado en la tintorería en Heredia, y vuelve a la fábrica para la etapa de corte y costura para completar el producto final.

Las máquinas de las medias utilizan un programa de computación antiguo similar al de las tarjetas perforadas. Las agujas siguen un patrón.

Cada vez la empresa tiene más competencia de grandes tiendas de moda rápida o fast fashion que ingresan al mercado costarricense. Consolidar la marca desde el siglo pasado es una de las claves que hizo que esta empresa sobreviva al vaivén de la demanda.

“Yo siempre he dicho que las crisis son la mejor forma de crecer y mejorar, porque te sacan de tu zona de confort. Nosotros nos despertamos un día donde todo estaba cerrado, nuestra venta no existía y en ese momento vimos la necesidad de nuestros clientes con las mascarillas y reconvertirmos una empresa que hace camisetas y calzoncillos a hacer mascarillas y eso es una tarea difícil”, expresó Aguilar.

Las mascarillas fue una alternativa para levantar a la empresa de la sacudida que estaba ocasionando la pandemia. No podían frenar la COVID-19, pero sí crear algo para proteger al público y generar ganancias.

“En el momento que vino la pandemia, como todo estaba cerrado, la producción y venta fue cero. Al empezar con las mascarillas recuperamos parte de eso y lo curioso es que la demanda de mascarillas llegó a un punto que ni nosotros teníamos la capacidad para poder hacer todo el volumen y buscamos a terceros para sacarlo adelante y así fue como sorteamos esto”, afirmó Aguilar.

Cuando se estabilizó la demanda, la marca asumió toda la producción de las mascarillas. Durante la crisis sanitaria Red Point no redujo su personal.

Venta internacional

Las exportaciones de la marca se enfocan en Centroamérica, donde Honduras es el principal destino. Nicaragua y El Salvador también son los otros dos países que reciben a Red Point.

La empresa no figura entre las diez compañías de la industria textil, cuero y calzado que más exportan, de acuerdo con datos de la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer) que considera en la lista a los exportadores con envíos superiores a $12.000 anuales. No obstante, esa lista no frena a la marca que busca crecer en el mercado internacional.

“La clave del éxito se basa en tres factores o elementos: el reconocimiento a nivel regional de nuestra marca, la calidad de nuestros productos y nuestros precios competitivos”

—  Rodolfo Aguilar, gerente general Dada Textil S.A.

El sector textil refleja una fuerte contracción en las exportaciones desde el año 2000 cuando las ventas al exterior alcanzaron los $729 millones y diez años después el monto fue de $224 millones, según datos de Procomer brindados a La Nación.

Entre el 2011 y el 2015, las exportaciones de la industria textil cayeron un 45%.

“Parte de un plan estratégico que tenemos es mirar hacia el Caribe y Sudamérica, porque tenemos la calidad para que nuestros productos se vendan allá”, puntualizó Aguilar.

Las exportaciones representan el 20% de las ventas de la compañía.

Además, la compañía se enfrenta a las grandes importaciones de la industria textil en el país, donde en el 2021 Procomer contabilizó 2.285 empresas que importaron frente a 125 exportadoras.

Migración digital y expansiones

“En la parte del ecommerce -venta en línea- tenemos una estadística que desde el momento que se abrió la página, que fue hace tres años y medio, hemos crecido 516%. Obviamente esto va muy ligado también con la pandemia porque la gente no salía y compraba en línea; por otro lado es que el consumidor está cambiando y vemos que las nuevas generaciones compran en sitio web”, comentó Aguilar.

La marca se guarda los detalles del número de ventas, por políticas internas, pero manifiestan que en términos generales de la empresa el crecimiento está cercano a los dos dígitos.

Este año Red Point dio el salto a la expansión en el mercado nacional al establecerse por primera vez, en 76 años, en un centro comercial. En abril inauguraron un quiosco en el Mall Multicentro Desamparados.

“Este es un proceso de reinventar a la empresa y de buscar nuevas direcciones. Nuestros canales de venta se tienen que modernizar, como es el caso del quiosco en Multicentro Desamparados y la paǵina web de venta en línea porque las nuevas generaciones lo demandan”, confirmó el gerente.

Este primer quiosco es para la marca la punta de lanza para iniciar la presencia en centros comerciales que proyectan desarrollar más durante este año como parte de un plan estratégico para afrontar los próximos 70 años de la historia de la compañía.

En el 2021 Honduras fue el tercer destino de exportación de la industria textil costarricense con un total de $16,46 millones en exportaciones. El primer país fue Estados Unidos con un total de $43,99 millones y el segundo Guatemala con un reporte de $41,50 millones.

—  Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer).

Nuevos productos

“Vamos a fortalecer nuestra línea deportiva porque es un nicho de mercado que ha tenido muchísima expansión, no solamente en Costa Rica sino en el mundo. También hay algunos proyectos en el área de mascotas con medias para perros y gatos que anunciaremos en su momento”, mencionó el representante de la compañía.

La línea de descanso y los kits de bolsos o medios aptos para ser coloreados con marcadores son parte de la nueva cara del portafolio de Red Point. También trabajan en la creación de más productos.

“Queremos expandir la parte de camisetas exteriores. Según una estadística que manejamos nosotros, siete de cada diez jóvenes menores de 30 años usan camiseta con diseños y estampados y no camisa con botones. Entonces esa es otra área que estamos visualizando y ya estamos en desarrollo de producto y prototipos y para tener una línea de camisetas exteriores”, acotó Aguilar.

Tatiana Soto Morales

Tatiana Soto Morales

Periodista graduada de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Tiene experiencia en temas de ambiente, salud, economía y deportes.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.