Por: María Fernanda Cisneros.   18 noviembre

Roberto Ponce Romay es fundador de Invermaster, compañía que promete hacer crecer empresas a través de fondos de inversión conformados por recursos de inversionistas sofisticados.

Su galardón llegó por su visión al impulsar negocios como Establishment Labs, el monedero electrónico Lisa y fintech, lo que la convierte en un gestor clave para emprendimientos en Costa Rica y la región.

"Sin capital de riesgo es muy difícil que un emprendedor pueda crecer, estas empresas crecen 50% anual y siempre requieren de más capital. Además, el banco no les presta”, dijo Ponce.
Fotografía: José Cordero
Fotografía: José Cordero

Invermaster no es una plataforma de préstamos para negocios, su enfoque es invertir en empresas y catapultarlas fuera de las fronteras, a través de fondos de inversión.

¿Cómo lo hace? Se asocia a la compañía y en un horizonte de cinco a siete años, vende la participación a un socio internacional o comprador estratégico de mayor tamaño.

Los recursos para invertir en cada negocio provienen de inversionistas privados, de América Latina.

El negocio tiene dos divisiones: Invermaster Investment Banking, compra y venta de empresas y finanzas corporativas; e Invermaster Ventures, fondos privados de venture capital, más conocidos como capital de riesgo. Ponce también es director de esta última división.

El primer fondo de inversión llegó entre 2012 y 2013 con recursos de instituciones multilaterales, y logró recaudar $54 millones.

En 2013 recolectó $12 millones en lo que fue su inicio en venture capital y $3,5 millones fueron para Establishment Labs (empresa de la que aún tiene participaciones).

Su siguiente paso fue reunir $10 millones en el periodo 2014-2016 para invertir en blockchain.

En la actualidad, tiene la meta de recolectar $25 millones (ya tiene $8 millones) para invertir en proyectos fintech, cirugía robótica y cannabis medicinal, en empresas de Argentina, Colombia, Chile, Costa Rica, Guatemala y Canadá.

Desde su experiencia, lo que genera más retorno hoy son las fintech, la inteligencia artificial y la mejora de servicios bancarios para la inclusión financiera.

En los próximos dos años, serán la tecnología a nivel de salud y servicios de esta rama los que generarán más réditos.

A su criterio, falta cultura de inversión en capital de riesgo en Costa Rica, a pesar de que sí existe el capital, inversionistas sofisticados y talento emprendedor.

“En Costa Rica, a menos que sea en bienes raíces, cuesta demasiado que quieran invertir. Además, antes no existía Carao Ventures (incubadora), Caricaco (aceleradora) y Garnier, que ahora ya están organizados y el ambiente es un poco mejor”, afirmó Ponce.

Ponce destaca que sí existen programas que han permitido dar pasos pequeños, como los que nacen en Procomer, capital semilla y las incubadoras.

Aún se está lejos de la meta y Costa Rica compite con países que atraen capital que es escaso, explicó.

“A los emprendedores ticos les cuesta salir de las fronteras. Algunos hablan inglés, pero bueno Juan José (Chacón, fundador de Establishment Labs) habla cuatro idiomas y pasaba dos tercios de su tiempo fuera del país”, añadió Ponce.

Algunos proyectos en los que ha invertido en Costa Rica:
  • Establishment Labs (MedTech) $3.500000 en 2013
  • Simplemente Lisa (FinTech), $1.000.000 de capital semilla en 2018
  • Mediclean (servicios), monto confidencial, de capital de trabajo en 2018
  • YessCredit (FinTech), $50.000 de capital semilla en 2019
  • Restaurante (retail), $300.000, capital semilla en 2013
  • Participamos como inversionistas en la Red de Carao Ventures (tecnología)