Por: El Mercurio/GDA/Chile.   30 noviembre
La española Telefónica que operaba en Costa Rica bajo la marca Movistar, vendió sus negocios a la empresa Tigo que pretecene a la compañía Millicom. Fotografía: Alonso Tenorio.
La española Telefónica que operaba en Costa Rica bajo la marca Movistar, vendió sus negocios a la empresa Tigo que pretecene a la compañía Millicom. Fotografía: Alonso Tenorio.

Una profunda reorganización de su estructura societaria anunció la empresa española Telefónica, con el objetivo de enfocar su inversión en España, Alemania, Reino Unido y Brasil, que representan el 80% de sus ingresos, para mejorar así su rentabilidad.

Es por esto último que en el caso de Chile y el resto de los países de Latinoamérica donde opera –con excepción del mercado brasileño–, el gigante de las telecomunicaciones decidió reevaluar su negocio dada la decreciente contribución que registró en los últimos años por “condiciones particulares” (geopolíticas, regulatorias y macroeconómicas, entre otros) de cada uno y anunció un spin-off para crear una nueva unidad de negocio: Hispam, que evaluará alternativas para el futuro de esta operación que agrupa, además de Chile, a Venezuela, Colombia, Ecuador, Argentina, Uruguay y Perú.

“Todas las opciones están abiertas”, señaló Laura Abasolo, directora general de Finanzas y Control de Telefónica ante las consultas sobre una eventual venta de las operaciones en Latinoamérica, en el marco de una presentación de este plan, encabezado por el presidente ejecutivo de la firma, José María Álvarez-Pallete, el pasado martes 26 de noviembre.

Sobre el spin-off en la región, Álvarez-Pallete explicó que “vamos a buscar cómo dosificar nuestras posiciones en esos mercados para hacerlos más fuertes, porque en la actualidad, el crecimiento, que era la fórmula tradicional, ya no bate la inflación y nos ha expuesto a la depreciación de las monedas. ¿Cómo retomamos ese crecimiento? La fórmula tradicional se ha agotado y tendremos que buscar otros y, por lo tanto, buscaremos opcionalidad. Y si eso significa reducir la exposición en Hispanoamérica, la reduciremos”.

Abasolo añadió que “las prioridades de Hispam son distintas a las de estas cuatro operaciones clave y por eso tendremos un equipo de gestión dedicado que crearemos ya mismo. Eso es lo que está decidido, y es compatible con un modelo operativo que cuide clientes y empleados, y pueda maximizar valor a todos los grupos de interés, incluidos los inversores. Mantenemos todas las opciones”.

¿Alianza o venta de la operación en Chile? Algunas fuentes de la industria dicen que una opción sería la entrada de un socio estratégico a Hispam.

José María Álvarez-Pallete indicó en su presentación que “nuestra misión es que las operaciones sean más fuertes, y no dejar que se sigan debilitando sin tomar ninguna decisión (...). En este mundo buscamos alianzas, pues es un mundo de alianzas. El mundo de la tecnología lo invade todo y, por lo tanto, reinventarse es buscar nuevas alianzas en Infra, tecnología y también en el mundo de Hispam”.

No obstante, al interior de la industria hay quienes tampoco descartan una venta.

Nuevas divisiones

No solo la definición de los cuatro mercados clave –de los 144 donde está presente– y la redefinición de su negocio en Latinoamérica formaron parte del proceso de reorganización de Telefónica que buscará al 2022 generar más de 2.000 millones de euros (unos $2.200 millones) adicionales de ingresos y dos puntos porcentuales de mejora en el margen de flujo de caja operativo.

La española anunció que creará dos nuevas unidades: Telefónica Tech, que “aglutinará los negocios digitales con alto potencial de crecimiento, y que pretende ser el socio que acompañe a otras compañías en su transformación digital”. Inicialmente, esta “desarrollará tres negocios: ciberseguridad, IoT/Big Data y Cloud”.

Por otro lado, se dará a luz a Telefónica Infra, la cual tendrá por misión el desarrollo y monetización de torres, sistemas de antenas distribuidas, data centers, proyectos greenfield de fibra o cables submarinos, entre otros. Las unidades están abiertas a adquisiciones, integración de socios estratégicos o prestar servicios a terceros, indicó la firma.

Otras ventas de Telefónica

La enajenación de negocios no es una novedad entre las estrategias de Telefónica para ser más rentable y mejorar sus finanzas, que se vieron presionadas en el último tiempo.

Según fuentes de la empresa, en agosto pasado, Telefónica completó la venta de su filial en Panamá por $594 millones, la que era su última venta de filiales centroamericanas.

Las operaciones de Panamá, Costa Rica y Nicaragua fueron vendidas al grupo con sede en Luxemburgo, Millicom, por unos $1.650 millones.

Por su parte, las operaciones en Guatemala y El Salvador fueron vendidas a inicios de año a América Móvil, de Carlos Slim, por unos $648 millones.

Si bien México no ha sido vendido, sí disminuyó con fuerza sus operaciones al firmar un contrato para utilizar la infraestructura de antenas de AT&T, con lo que estimó un impacto de caja positivo de $230 millones.

Otra de las iniciativas de la empresa en este horizonte ha sido la venta de infraestructura de data centers, uno de los cuales se ubica en Chile.

Agresividad del mercado

Durante este año, la situación de Telefónica en Chile –donde opera bajo la marca Movistar– se complicó debido a la “agresividad del mercado” local en términos competitivos.

En su reporte para el tercer trimestre informó una caída de 10,2% en el ítem “accesos de clientes finales”, luego de haber pasado desde 11,8 millones de usuarios en septiembre de 2018 hasta 10,6 millones a la misma altura de este año.

¿El motivo? La compañía detalló que si bien los accesos de contrato crecen en el trimestre –un 6% año contra año– gracias a una “mejor oferta comercial”, el segmento de prepago bajó 21% interanual, toda vez que “continúa afectado por la agresividad del mercado y la migración hacia contrato”.

Con base en lo anterior, expuso que la facturación o “importe neto de la cifra de negocios” registró una caída de 6,4% en el período enero-septiembre de este año, lo que representó $1.612 millones. A septiembre del año pasado, la cifra alcanzaba $1.556 millones.

Telefónica invirtió $281 millones a septiembre en Chile, la cifra supera los $256 millones del 2018.