Por: Krissia Chacón, Carlos Cordero.   21 febrero
Tigo compró las operaciones de Movistar en Costa Rica. Foto: Carlos Cordero.
Tigo compró las operaciones de Movistar en Costa Rica. Foto: Carlos Cordero.

Con la salida de Movistar de Costa Rica y la entrada de Tigo, los usuarios se preguntan si ganan o pierden con el movimiento.

Millicom International Cellular S.A. (cuyos servicios se comercializan con la marca Tigo) tiene un amplio portafolio y una presencia local que supera la década comercializando servicios de televisión por suscripción e Internet. Esto ahora se complementaría con servicios de telefonía móvil.

Sus sedes centrales están ubicadas en Luxemburgo y tiene oficinas en Estados Unidos y Gran Bretaña. También operaciones comerciales de televisión por suscripción (fija y satelital), telefonía móvil e IP, Internet y a nivel corporativo en América Latina y África.

La compra de los activos de Telefónica en Panamá, Costa Rica y Nicaragua fue bien vista por la Fitch Ratings, que destacó que Tigo mantiene su estrategia de diversificación geográfica y de ingresos, su base de clientes, la calidad de su red, su respuesta a la evolución al consumo de datos y los servicios en línea.

La calificadora de riesgo espera que Tigo se beneficie de las posiciones que tenía Movistar en los tres mercados, lo cual se suma a su ubicación competitiva en Guatemala, El Salvador, Honduras y Colombia.

A nivel financiero se subrayó el buen historial que tiene Tigo para acceso a financiamiento (se espera que la compra de los activos de Telefónica en los tres países se financie con créditos) y su liquidez.

Pese a la volatilidad de las economías de la región, la expectativa es que la compañía crezca en el mediano plazo al menos un dígito en telefonía móvil y dos dígitos en servicios residenciales.

Fitch indicó que el cierre de la adquisición podría ocurrir a mediados de este año 2019, previo el visto bueno de las autoridades reguladoras de cada país.

A favor

Uno de los puntos fuertes de Tigo es que con esta entrada en el país, fortalece su red regional, lo que podría traducirse en beneficios tanto para los negocios como para los consumidores finales.

Por ejemplo, los clientes que viajan por Centroamérica podrán encontrar tarifas competitivas ya sea con el roaming o con los mismos precios locales. Las empresas con operaciones en varios países de la región también podrían unificar sus contrataciones, obteniendo mejores precios por servicios.

Específicamente en Centroamérica, Tigo ofrece servicios de Internet, televisión por cable y satelital, telefonía IP y móvil, catálogo de entretenimiento y portafolio para negocios.

Con la entrada de Tigo en el mercado de telefonía móvil en Costa Rica, su oferta de servicios se hace muy similar a la del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y podría tener alguna ventaja frente a competidores como Telecable, Cabletica y Claro.

Con respecto a los precios y paquetes, habrá que esperar cómo se presentará Tigo, ya que el operador adecúa sus tarifas y servicios según las características de cada mercado.

Lo que sí se ha observado al comparar la oferta de televisión por suscripción es que –a diferencia de países como Guatemala, Honduras y El Salvador– en Costa Rica se posiciona con paquetes premium.

En otros mercados la compañía ofrece contenido de video streaming de Amazon Prime, posee una aplicación para efectuar pagos de servicios, recargas de saldos, envío de remesas y planes de asistencia (en carretera, legal y de seguridad).

En contra

El talón de Aquiles de Tigo en Costa Rica es su pobre imagen en calidad de servicio y atención al cliente.

Tigo obtuvo una calificación de 8,1 en el servicio de telefonía IP en la encuesta de percepción y grado de satisfacción de la calidad de servicio realizada por la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) en el 2017.

En ese momento se ubicó por encima de Cabletica, pero por debajo de Telecable, ICE y CallMyWay.

En el apartado de Internet, Tigo fue el peor evaluado. Estuvo por debajo del ICE, Cabletica y Telecable.

En televisión por suscripción empató con Cabletica como los operadores peores evaluados, por debajo de Claro, Sky y Telecable.

La compañía también acumula reclamaciones de clientes ante la Sutel. Durante el 2018, la Superintendencia recibió 18 quejas por el servicio de Tigo: la mayoría por problemas de facturación.

A nivel global, los resultados de Millicom son contrastantes. Según el último reporte de la compañía, lo ingresos del 2018 no crecieron en comparación al 2017 y la firma reportó $10 millones en pérdidas, pese al crecimiento de clientes en telefonía móvil, Internet y televisión por cable en América Latina.

Usuarios de Movistar

En cuanto al sector de telefonía móvil específicamente, los usuarios de Movistar –la marca de Telefónica y que abandonará el país– sí podrán resentir algunas diferencias, como la menor flexibilidad y cantidad de planes de Tigo.

Movistar actualmente ofrece en Costa Rica servicios de postpago, prepago y preplanes (el usuario compara un paquete mensual y si se agota antes de tiempo, realiza una recarga), con el fin de cada usuario construya su plan de acuerdo con su consumo.

Otro ejemplo: si usted desea adquirir un iPhone XS en Tigo Guatemala, los usuarios tienen apenas cuatro alternativas de planes de 18 a 24 meses. Mientras que Movistar Costa Rica ofrece seis opciones.

De momento, con la transición de Movistar a Tigo, el nuevo operador tiene que respetar las condiciones de los planes que ya fueron adquiridos por parte de los usuarios.

En prepago es donde si pueden existir variaciones, pues Tigo puede modificar los precios de recargas e incorporar otras promociones. En otros mercados incluso cuadriplica las recargas.

En lo que refiere a velocidades e infraestructura, los clientes no verían cambios significativos de manera inmediata, ya que Tigo tendrá que usar los mismos recursos que ya tenía Movistar en el país.

Juan Manuel Campos, especialista en telecomunicaciones de Ciber Regulación, explicó que los clientes tienen que saber que sus servicios no se verán interrumpidos.

“Esta transacción fortalece la competencia", comentó Campos. "En el mismo segmento de Internet hemos visto como con la entrada de Liberty (dueña de Cabletica) las tarifas han ido a la baja”.