Por: Andrea Hidalgo.   Hace 6 días

El segundo cuatrimestre del 2020 es hasta ahora el principal reto para las universidades privadas. Se enfrentan a la posibilidad de la deserción y por lo tanto pretenden evitar que los estudiantes suspendan sus carreras.

Las entidades han optado por promover planes de ayuda económica que incluyen financiamientos más prolongados y sin intereses, además de descuentos especiales en la matrícula y colegiatura.

Algunas universidades valoran la reintegración gradual de estudiantes. Fotografía: AFP.
Algunas universidades valoran la reintegración gradual de estudiantes. Fotografía: AFP.

Enfrentarse a la posibilidad de una menor matrícula motivó a algunas entidades educativas a promover planes de salvamento especiales para quienes vieron sus ingresos afectados debido a la coyuntura nacional.

Madelyn Álvarez es estudiante de odontología de la Universidad Latina, ella asegura que su universidad no estaba lista para enfrentarse a todo lo que implicaría la crisis.

“Primero nos dijeron que estaríamos 5 días en la casa, por lo que las clases se suspenderían temporalmente. Después iniciamos la modalidad virtual pero sin evaluaciones y de la nada nos dijeron que habían exámenes de nuevo. Al final del curso solo nos pusieron una nota parcial de 7 a todos en los cursos prácticos”, comentó la estudiante.

Narró también que constantemente pide respuestas mediante las redes sociales de la universidad pues no le contestan por otros medios, pero estos comentarios son eliminados inmediatamente.

Lindsay Venegas, estudiante de la Universidad Internacional de las Américas explica que hay varias incongruencias en la manera en que se ha manejado la situación del COVID-19 pues por un lado los envían a la casa a terminar su cursos, pero si desean matricular el segundo cuatrimestre con el sistema de financiamiento denominado ‘letra de cambio’, deben presentarse presencialmente en las instalaciones de la universidad.

La pandemia sorprendió a las universidades en medio del curso lectivo que consta generalmente de 15 semanas. Como solución inmediata algunas universidades eliminaron los intereses en sus programas de financiamiento y activaron sus plataformas virtuales.

Adicionalmente, para permitir la continuidad de su negocio, habilitaron el préstamo de equipos como computadoras, cámaras, máquinas de coser, entre otras, así como otorgar licencias de software especializados para que sus alumnos puedan trabajar de manera remota. En algunos casos inclusive, con el fin de complementar la educación virtual ampliaron el tiempo de atención al estudiante en cada curso. Estas condiciones se mantienen para el segundo cuatrimestre.

De las entidades consultadas la mayoría asegura que revisan cada caso de manera individual, pero a su vez promocionan en sus páginas oficiales becas para estudiantes de primer ingreso y planes de alivio económico para alumnos regulares.

La población de 18 a 24 años que trabaja mientras asiste a la educación superior se ha venido reduciendo, de 38,4% en 2012 a 34,2% en 2017. Además en 2017, el 28% de la población costarricense de 25 a 34 años contaba con educación superior, cifra que se mantiene relativamente estancada desde 2009. Fuente Estado de la Educación.

En la Universidad Latinoamericana de las Ciencias y Tecnología (Ulacit) pusieron a disposición de las personas con ingresos reducidos la beca del 50% denominada #DOSOMETHING, para acceder a esta posibilidad los aplicantes deberan realizar acciones sociales en sus comunidades o con grupos afectados por el coronavirus.

La Ulacit también cuenta con un plan de “Cuota Fija”, que mantendrá al estudiante una cuota fija mensual en plazos anuales. Además, no se le cobran intereses o gastos fijos. Este financiamiento aplica al 100% para carreras técnicas, especializaciones, bachilleratos y licenciaturas.

José Coto, presidente de la Universidad Creativa, afirma que tomaron en cuenta a los alumnos que se vieron afectados por la crisis para lo que están ofreciendo condiciones especiales que incluyen descuentos y planes de pago flexibles.

Cuentan con una academia tecnológica Tech Ground, donde los estudiantes pueden tomar cursos de programación y manejo de proyectos. Para este espacio en específico se ofrecerán 30 becas totales de dos cuatrimestres para estudiantes nuevos. Para los regulares también ofrecerán un descuento de un 30% en este programa.

No obstante, en algunos casos la respuesta de los estudiantes ante estas soluciones brindadas por las universidades han sido calificadas de deficientes.

EF conversó con Stephanie Barboza la presidenta de la junta de estudiantes de medicina de la Universidad Internacional de las Américas (UIA), quien asegura que comparten una especie de ‘frustración’ pues las ayudas económicas que les ha brindado la universidad no son suficientes y los cursos virtuales no compensan los altos costos de la colegiatura.

Kevin Obando, estudiante de medicina afirmó que el plan de ayuda económica ha sido muy mal recibido por parte de los estudiantes de medicina, los cuales han hecho grupos mediante WhatsApp para firmar cartas explicando su disconformidad, pero no han recibido respuesta.

Máximo Sequeira, rector de la UIA explicó que son conscientes del descontento de algunos estudiantes por lo que aparte del plan rescate que implica descuentos en matrícula y colegiatura, mediante sus redes sociales promovieron otro tipo de promociones como una ayuda adicional.

“Este plan rescate vino a brindar una ayuda a todos aquellos que han sido afectados por el COVID-19. Estamos muy conscientes de que la afectación es real. Además, hemos otorgado más beneficios a los estudiantes con una serie de descuentos a matrícula y colegiatura", confirmó el rector.

Las universidades consultadas aseguran sí han notado una disminución en la matrícula, mas no es significativa ya que pese a que la situación el COVID-19 les tomó por sorpresa, se describen como resilientes con una alta capacidad de respuesta.

Cenfotec es una universidad especializada en formar profesionales en el área de tecnología, y cuentan con un departamento de educación virtual por lo que para la situación actual dicho departamento coordinó con las direcciones académicas y el departamento de tecnologías con el fin de virtualizar los cursos durante la emergencia.

El 37% de las oportunidades educativas universitarias disponibles en el país son del área conocida como STEM (acrónimo en inglés para Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y presentan notables brechas de género en matrícula y graduación. Fuente: Estado de la Educación.

Con el fin de apoyar a los estudiantes y promover la finalización del cuatrimestre, Cenfotec brindó asistencia personalizada a los estudiantes con dificultades económicas para brindarles opciones de becas y descuentos en colegiatura y matrícula. Así mismo la empresa les hizo el préstamo de computadoras a estudiantes becados para seguir en sus lecciones.

Las carreras impartidas por Cenfotec son de alta demanda en el mercado actualmente por lo que como ayuda adicional gestionaron una feria de empleo con 200 vacantes para ayudar a sus estudiantes que estaban sin trabajo a reubicarse laboralmente.

Por otra parte la Universidad Fidelitas utilizó como estrategia las becas para estudiantes de primer ingreso. Como parte de su oferta para este segundo cuatrimestre la universidad estará otorgando mil becas en la colegiatura, bonos para estudiantes que requieren trámites de traslados, trámites de convalidación y matrícula gratis.

Licencias y software desde la casa

La Universidad Veritas, se caracteriza por sus cursos presenciales con equipo tecnológico, al cerrar sus instalaciones activaron la plataforma Canvas que tiene una serie de herramientas didácticas que incluyen módulos de colaboración y la posibilidad de tener sesiones sincronizadas.

Brindarle a los estudiantes acceso a equipo y licencias de software especializados fueron fundamentales para continuar estudiando desde la casa.

“Durante esta situación proveímos licencias gratuitas para nuestros estudiantes en más de 20 de los programas más utilizados en nuestras carreras. También dimos acceso remoto a nuestros laboratorios de cómputo para que los estudiantes que no tenían computadoras de alta capacidad, la tuvieran desde sus casas. Por último, tuvimos algunos casos en donde por situaciones extremas, prestamos algunas computadoras del campus a nuestros alumnos para que no detuvieran sus estudios”, expresó Luis Diego Quirós, director general de la Universidad

"En el marco del covid, las asociaciones trabajamos en conjunto con decanatura y las escuelas para buscar soluciones y encontrar una manera de mejorar la experciencia de nosotros como estudiantes. Espero que este canal de comunicación no se quede solo por el covid sino que continúe y nos permita mejorar post-covid”. Mónica Rivas, presidenta de la asociación de estudiantes de Fotografía.

En el caso de la universidad Creativa, tomaron la iniciativa de ofrecer clases extra para los talleres que por su naturaleza no solían ser virtuales, esta medida trata de compensar el apoyo adicional que pueden requerir los estudiantes desde sus hogares.

También estudian de manera personalizada cada caso, para solucionar las posibles dificultades de acceso a hardware.

José Coto: De cara al segundo cuatrimestre, continuamos trabajando para mejorar los procesos. Los profesores están recibiendo una serie de capacitaciones para reformar positivamente los programas y los métodos de enseñanza y así mantenernos 100% virtualizados. Contemplamos incluso la posibilidad de una reincorporación gradual a las aulas, dándoles prioridad a los talleres.

La Universidad Fidelitas ya contaba con licencias de Office y Zoom, pero a raíz del COVID-19 los estudiantes y profesores empezaron a conocer más de las facilidades, incluyendo la posibilidad de mantener clases virtuales sin interrupciones.

Clínicas y laboratorios de salud

Los hospitales dejaron de recibir estudiantes desde el inicio de la pandemia, los centros de atención odontológica se quedaron sin pacientes temporalmente y con la interrupción de las clases presenciales los laboratorios y simuladores están vacíos.

La pandemia representó para algunos estudiantes un retraso en sus estudios pues sin la posibilidad de completar sus clases presenciales no cumplen con todos los requisitos de graduación.

En la Universidad Latina, en las denominadas clínicas odontológicas, los estudiantes deben cumplir un mínimo de 60 procedimientos y debido a esta interrupción se aplazaron hasta setiembre.

Es decir, se suspendió el acceso a las clínicas por lo que los estudiantes de diferentes niveles del primero y segundo cuatrimestre deberán retomar los procedimientos odontológicos en setiembre. Esto genera una preocupación pues temen que al volver de manera masiva a las clínicas, la universidad no cuente con la infraestructura suficiente para abastecer los procedimientos.

Rosa Monge, rectora de la Universidad asegura que no tendrán de qué preocuparse pues hay suficiente espacio y material para toda la población estudiantil.

La Ucimed retoma las clases en laboratorios y centro de simulación en pequeños grupos. El 100% de los cursos teóricos se mantienen de manera virtual. Foto: Cortesía
La Ucimed retoma las clases en laboratorios y centro de simulación en pequeños grupos. El 100% de los cursos teóricos se mantienen de manera virtual. Foto: Cortesía

Por otra parte, los estudiantes de medicina tuvieron que suspender sus visitas a hospitales y por ende las materias que implican campos clínicos. En la Universidad de la Ciencias Médicas (Ucimed) aseguran que están trabajando en un plan para no afectar la formación profesional de los estudiantes, este plan lo darán a conocer en los próximos días de cara al inicio del segundo cuatrimestre.

Mientras que para los laboratorios en la universidad los estudiantes siguen asistiendo en pequeños grupos con el distanciamiento físico respectivo y como medida adicional colocaron acrílicos en los cubículos personales.