Por: Leda Muñoz.   27 febrero

Los expertos no coinciden exactamente al identificar los principales retos que tiene la humanidad en este 2021, pero hay cuatro temas que son de reiterada mención por urgentes y complejos: la pandemia, el cambio climático, la educación y la desigualdad social (reactivar la economía se plantea más como una decisión política-técnica que como un problema complejo, aunque no decidir agravaría estos y otros problemas). ¿Cuán preparada está Costa Rica?

La pandemia coloca al país en un lugar notorio, ocupando la posición 11 entre los países de la OCDE por su baja tasa de muertes por millón de habitantes (según monitoreo de Alejandro Urbina). Reconociendo la buena gestión de las actuales autoridades de salud, hay además décadas de trabajo en una política pública que se tradujo en acciones concretas que hoy nos permiten atender este reto de manera adecuada.

En el tema ambiental, el país también sobresale con logros concretos: porcentaje del territorio bajo esquemas de protección, aumento significativo de cobertura boscosa, entre otros. Y de nuevo, hay detrás años de construir una política ambiental que se ha materializado en resultados evidentes.

Son dos temas en que el balance entre las acciones tomadas y los resultados obtenidos es positivo, aunque sin duda quedan muchas tareas pendientes aún.

En educación y desigualdad, pese a tener una política pública consolidada, una inversión financiera generosa y estable, y un abanico de programas, los resultados son insuficientes, por lo que no es fácil armar respuestas ante el contexto actual.

El no estar preparados en estos dos temas, tendrá repercusiones importantes mucho más allá del 2021. Para enfrentar el futuro necesitamos de personas con un nivel educativo acorde a la complejidad de los problemas que se enfrentarán, que hayan podido desarrollar sus capacidades y talentos. Costa Rica es muy pequeña para afrontar los desafíos –los presentes y los que vendrán— sin los aportes de toda su gente, sin aprovechar el potencial que esta atesora (además de ser terriblemente injusto). Nuestro futuro requiere de todas las personas que conformamos esta nación, preparadas para pensar con claridad y trabajar solidariamente.