22 noviembre

En la edición de esta semana publicamos una entrevista con el nuevo ministro de Hacienda para que nuestros lectores conozcan de primera mano las líneas maestras que gobernarán nuestras finanzas públicas a partir del próximo mes de diciembre.

La renuncia de Rocío Aguilar al Ministerio de Hacienda estuvo motivada por la decisión –equivocada según nuestra opinión– de la Contraloría General de la República. Sin embargo, la salida de doña Rocío dejo algunas dudas sobre el compromiso y apoyo del Presidente a las medidas para poner en orden las finanzas públicas. En particular, saltan las dudas sobre si el ministro de la Presidencia tiene claro la fragilidad de la situación fiscal, porque en varias ocasiones ha tomado decisiones cuyo resultado final es el aumento del gasto.

El nuevo jerarca de Hacienda, Rodrigo Chaves Robles, tiene todas las credenciales necesarias para el puesto, de acuerdo con sus atestados. Su principal carta de recomendación es haberse formado con Claudio González Vega, quien ha sido el maestro de varias generaciones de economistas costarricenses. La formación académica en Ohio State University y la carrera profesional en el Banco Mundial le dan sólidas credenciales para ejercer su nueva posición en nuestro país.

Estamos de acuerdo con el tono y el fondo de las declaraciones de Rodrigo Chaves sobre nuestras finanzas públicas. Estamos de acuerdo en la imperiosa necesidad de cumplir con la regla fiscal aprobada el año pasado. El nuevo Ministro es contundente al afirmar que no se negociará con el cumplimiento de esta ley.

Nos parece que nuestro entrevistado tiene claro que para cumplir la regla fiscal es necesario: mejorar la administración tributaria para recaudar mejor los impuestos ya establecidos, controlar el crecimiento del gasto, optimizar los resultados del gasto y continuar reduciendo el costo de los intereses sobre la deuda. Chaves nos indica, correctamente, que el crecimiento del PIB ayudaría a reducir el peso de la deuda en la economía nacional.

Esperamos que Chaves traiga nuevos enfoques para cumplir su optimismo de hacer el Estado más eficaz y eficiente. Él mismo reconoce que es un tema política y técnicamente complejo, pero necesario para el bienestar de los ciudadanos.

Desventaja importante

El nuevo Ministro plantea que uno de los principales desafíos es la baja participación de la inversión pública en el gasto total por muchos años. Efectivamente, esto es correcto y esta escasa inversión pública se refleja en menor crecimiento económico, menor competitividad de las empresas y menor bienestar de los ciudadanos.

Las respuestas del nuevo responsable de las finanzas públicas reflejan una visión global de la economía, más allá de lo puramente financiero, al plantear temas como el impacto de las crisis económicas en el aumento de la pobreza y la importancia de las políticas públicas –especialmente educación y salud– en la reducción de la desigualdad y la pobreza.

El jerarca de Hacienda tiene una desventaja importante: ha estado fuera del país varias décadas y está desconectado con la situación económica y fiscal de Costa Rica. Creemos que esto lo puede superar rápidamente. Sin embargo, le llevará más tiempo el proceso de entender el funcionamiento del sistema político y establecer contactos con los principales actores del mundo económico y político.

Otra desventaja que tendrá el nuevo Ministro es la falta de un equipo de apoyo en el Ministerio de Hacienda; hay un viceministro recién nombrado y otro de más tiempo que ha tenido una trayectoria relativamente desteñida.

“Esperamos que Rodrigo Chaves traiga nuevos enfoques para cumplir su optimismo de hacer el Estado más eficaz y eficiente. Él mismo reconoce que es un tema política y técnicamente complejo, pero necesario para el bienestar de los ciudadanos".

Los principales retos de Rodrigo Chaves estarán principalmente en el campo político. Su primera tarea es ponerse de acuerdo con el presidente de la República sobre hasta dónde está dispuesto a llegar en el saneamiento de las finanzas públicas y cuál es el costo político que está dispuesto a asumir. El nuevo miembro del gabinete tendrá que construir una relación armoniosa con Víctor Morales, ministro de la Presidencia, para que no lo desautorice, en público y ante diversos gremios, como lo hizo con la ministra anterior.

El otro reto político de este funcionario es establecer buenas relaciones con las diferentes fracciones legislativas. La relación con la fracción del PAC no es fácil, ya que esta ni siquiera votó afirmativamente el Presupuesto Nacional. Tendrá que tender puentes y buscar apoyos en las otras fracciones legislativas para tener apoyos mínimos. Esto será cada vez más difícil a medida que se aproximen las próximas elecciones nacionales.

En conclusión, el Presidente hizo un buen nombramiento. Rodrigo Chaves Robles tiene excelentes atestados y, según la entrevista concedida a EF, una correcta lectura de nuestras finanzas públicas. Sus grandes retos estarán en el campo político, donde él no tiene gran experiencia. Tendrá que moverse en un gobierno débil y un sistema político altamente fragmentado.