20 septiembre, 2018

Por sétimo año consecutivo, El Financiero presenta los resultados del estudio Perfil del Consumidor, esta vez en alianza con la agencia consultora White Rabbit, la cual tuvo el acierto de realizar una investigación de mercado que se adaptó a la actual coyuntura económica del país.

La divulgación de las conclusiones, tanto en la presente edición como en el evento programado para este 25 de setiembre en el Hotel Wyndham San José Herradura, no podía ser más oportuna para quienes toman decisiones críticas en materia de venta de bienes y servicios. Una responsabilidad nada fácil en un entorno nacional donde la ecuación de la actualidad contiene las variables de una economía desacelerada y un complicado panorama político y social debido a la dolorosa pero necesaria reforma fiscal que se discute en la Asamblea Legislativa.

Valga la oportunidad para insistir no solo en la urgencia de resolver el creciente faltante de recursos en las finanzas públicas —tarea que le compete única y exclusivamente al Primer Poder de la República—, sino de aprobar un paquete de ajustes que si bien no solucione totalmente el problema en el corto plazo, sí represente un paso firme y substantivo en la ruta hacia la sostenibilidad de la hacienda estatal.

Es en este contexto que El Financiero reafirma una vez más el compromiso que adquirió en el editorial de su primera edición (13-19 de marzo de 1995): ser una herramienta útil para la toma de decisiones en el mundo de los negocios, sean estos públicos o privados.

Nacimos con ese norte y mantenemos el rumbo, con mucha más razón en tiempos de turbulencia en los que más que instrucciones sobre cómo abrocharse los cinturones, los sectores productivos demandan dirección y orientación.

Eso es, precisamente, lo que brinda el más reciente estudio del Perfil del Consumidor, el cual no es una fotografía en sepia del ayer, sino un holograma con imágenes tridimensionales del mañana. No se enfoca en cómo se han comportado los clientes durante los últimos meses, sino en cómo piensan actuar o adaptarse a una merma significativa en el poder de compra.

Nuestro aporte

Conocer o repasar lo que han hecho los consumidores es un ejercicio interesante; vislumbrar lo que planean hacer, es relevante, y sumar a esto claves para interpretar la información y aplicarla a las estrategias comerciales, es vital. Como bien dice Juan Bernardez, de White Rabbit, “el consumidor de hace dos años ya no existe”.

Se trata, pues, de una investigación útil para tomar decisiones con la mirada puesta en el porvenir y no en el pasado. Es decir, conocer qué planean hacer estos actores económicos tan importantes ante una coyuntura que merma los presupuestos familiares; por ejemplo, hacia cuáles marcas podrían migrar en caso de que la situación económica empeore y qué pueden hacer las marcas para que los clientes las vean como aliados de sus billeteras o carteras.

De eso habla este estudio del que en esta edición publicamos algunos resultados. De eso hablará también un selecto grupo de expositores nacionales e internacionales este martes 25.

De eso, de las transformaciones y tendencias del mercado costarricense e internacional, habla este periódico en sus ediciones diarias (digitales) y semanales (en papel). Lo hace también en distintas redes sociales y en los eventos que organiza y realiza cada año, tales como RED 506, Trilogía, Shift, Empresario del Año y El futuro de los negocios, hoy.

Nacimos con ese norte y mantenemos el rumbo porque esta empresa periodística está plenamente convencida de que Costa Rica cuenta con los recursos y condiciones necesarias para revertir desafíos como el déficit fiscal y la desaceleración económica, así como otros rezagos y problemas estructurales que nos tienen maniatados mientras el futuro y las grandes oportunidades pasan frente a nuestras narices. Lo tenemos todo para ser protagonistas del desarrollo en vez de simples espectadores.

No es con huelgas que privan de importantes servicios públicos a los clientes-ciudadanos que nuestro país va a dar un salto cualitativo hacia el progreso y una mejor calidad de vida para todos, sino con decisiones acertadas fundamentadas en información seria y responsable.

Contribuir con esta tarea es nuestro norte, nuestro aporte.