Por: Juan José Martén.   29 marzo

Costa Rica es un país con un potencial muy grande en energía solar. Su ubicación geográfica y su clima hacen que los proyectos fotovoltaicos sean bastante exitosos debido a su radiación solar, envidiable para muchos países pioneros en energía solar.

Dentro de nuestro territorio, Guanacaste destaca por sus cielos despejados, su gran afluencia de turismo nacional e internacional principalmente en las zonas costeras y sus grandes extensiones territoriales planas, lo cual lo hace aún más atractivo para los proyectos de energía solar.

Debido al alza constante en los precios de la energía y la imagen mundial que brinda Costa Rica en materia de descarbonización, la energía solar se vuelve cada vez más una alternativa para la competitividad y la diferenciación en la provincia guanacasteca.

Y es que existe un factor que incrementa el consumo de energía en esa región: el calor. Esto deriva en la instalación de aires acondicionadas y zonas climatizadas que se vuelven más que un lujo una necesidad para el turismo, y los servicios en general.

Los beneficios que puede obtener una empresa en Guanacaste al instalar paneles solares son múltiples, pero se pueden destacar dos principales:

Primero. El ahorro inmediato en su factura eléctrica: por la sustitución de una parte de la energía eléctrica consumida a través de la distribuidora por energía solar, las empresas pueden obtener ahorros del 50% o mayores en su factura mensual. Las condiciones están dadas tanto técnicamente como legalmente para que los sistemas fotovoltaicos operen en comercios y brinden a los socios ahorros muy importantes.

“La energía solar se vuelve cada vez más una alternativa para la competitividad y la diferenciación”.

Segundo. Imagen: con una gran afluencia de turismo extranjero en las zonas costeras y con la bandera del ecoturismo, la descarbonización, el turismo ecológico y la energía solar van de la mano.

Los beneficios que puede obtener un hotel boutique, por ejemplo, en la implementación de paneles solares, van más allá del ahorro. Obtener certificaciones ecológicas como Bandera Azul, o simplemente un buen mercadeo de la imagen, pueden incrementar la afluencia de visitantes con conciencia ambiental. Zonas costeras como Tamarindo, El Coco, Nosara y Sámara, entre otras, pueden beneficiarse de estas ventajas.

Pero no solo en las zonas mayormente turísticas se puede aprovechar del Sol para generar proyectos de ahorro energético. La energía solar es aplicable en cualquier negocio en Guanacaste, cuyo consumo en promedio sea más de ¢60.000 al mes.

Supermercados, abastecedores, restaurantes, almacenes, clínicas, y oficinas en general que consumen mucha electricidad derivado principalmente de equipos de frío y aires acondicionados, son ejemplos de comercios que se pueden ver enormemente beneficiados con la energía solar, volviéndose más competitivos y amigables con el ambiente. Ciudades con múltiples servicios como Liberia, Nicoya y Santa Cruz, entre otras, tiene condiciones óptimas para la instalación de paneles solares.

Una de las mayores trabas para algunas empresas es la capacidad de inversión en el momento de tomar la decisión de instalar un sistema solar, pero no es del conocimiento del mercado en general todas las posibilidades de financiamiento e inclusive de renta de equipos que se ofrecen en Costa Rica.

Este es el momento de ingresar a la energía solar y convertir a Guanacaste en una zona en pionera de una alternativa para cambiar el mundo.