Opinión

El perverso agente disruptivo que no venció las reliquias en las empresas

La pandemia dejó al país con un incremento exponencial de teletrabajadores, pero también se activó un descenso dramático del bienestar

Las fuerzas de cambio que llegan a las organizaciones pueden ser gestionadas para lograr reinvenciones estratégicas o se convierten en criaturas autónomas, que toman formas y rutas no esperadas, desgastando las compañías sin generar valor.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.