Por: Carlos Cordero Pérez.   29 abril
Saber el valor de la empresa puede ayudarle a lograr socios, compradores o ver el potencial de su negocio. (Foto archivo GN)
Saber el valor de la empresa puede ayudarle a lograr socios, compradores o ver el potencial de su negocio. (Foto archivo GN)

Muchas personas emprendedoras hacen un recuento de con cuánto dinero cuenta, cuáles son los bienes que tiene a su favor y cuánto vale su negocio.

¿Eso le puede ayudar en la crisis financiera que vivimos?

¿O para encontrar un socio o vender el negocio si sale la oportunidad?

¿Cuál es la información que puede solicitar el posible comprador o socio?

“Un negocio al igual que otros bienes tiene un valor”, explicó Guillermo Vargas Siles, especialista en finanzas y administración y socio director de Vargas Vargas & Asociados.

La valorización de un negocio se puede utilizar para tener una carta de presentación ante un posible comprador, para buscar socios que inyecten capital al negocio y conocer el potencial de la empresa.

La diferencia está en que normalmente su valor es cuantificado, tanto por sus activos como por su potencial para generar ingresos.

Es aquí donde se debe realizar un análisis financiero para determinar cuál es el valor de sus componentes.

Se debe considerar también otros factores: reputación, ubicación, conocimiento del mercado y planes a futuro.

Otros factores a tomar en cuenta son externos: nuevas leyes, situación económica, cambios de tecnología, etc.

“Todos estos aspectos pueden ser valorados para monetizar el valor de un negocio”, dijo Vargas.

Es normal que una de las primeras acciones que se tomen es conocer el valor contable, el cual es el método que por tradición mantiene la mayoría de los negocios.

Existen diversos modelos de valorización: el valor de liquidación de una empresa, el valor de reposición, el ratio q, métodos patrimoniales, los métodos de resultados, métodos basados en el fondo de comercio.

La contabilidad de la empresa debe tener el mayor nivel de detalle. (Imagen archivo GN)
La contabilidad de la empresa debe tener el mayor nivel de detalle. (Imagen archivo GN)

Uno de los más habituales, y que se utiliza para negocios en marcha, es el método de descuento de flujo de caja.

Este método ayuda a conocer la capacidad del negocio de generar flujos futuros y que indica el potencial del negocio.

Vargas recomienda buscar asesoría para tener una perspectiva amplia del valor del negocio y cuáles puntos se deben resaltar del negocio.

Muchos compradores o posibles socios realizan un estudio, el cual es conocido en inglés como due diligence.

Estos estudios incluyen:

-El historial del negocio

-El valor de sus activos y de sus deudas, así como posibles contingencias o plusvalías.

-Conocer el motivo de la venta o de una inversión en el negocio.

-Su modelo de negocio.

-Evaluar cómo se encuentra frente a su competencia.

-Valorar cómo se encuentra constituida legalmente.

-Cifras financieras, rentabilidad, grados de apalancamiento, principales gastos, etc.

-Valorar sus flujos de caja futuros.

-Situación fiscal, entre otros.

Uno de los aspectos valorados por los posibles inversionistas es la contabilidad, por lo que es fundamental que dicha información sea la correcta y que se presente de la mejor forma.

Se debe cumplir con todas las normas contables, manteniendo el mayor nivel de detalle, ya que de aquí se tomará parte de la información para comprender qué tan rápido se podrá recuperar lo invertido.