Gerencia

¿Empleados desmotivados? Tres estrategias que puede aplicar su pyme para alentar a su personal

Cada trabajador es diferente, conozca qué le estimula escuchándolo

Llegadas tardías, quejas, disgusto por ir a trabajar, ansiedad, apatía, trabajos de menor calidad y una mala actitud son ciertas señales que podrían evidenciar desmotivación en un trabajador.

Esa pérdida de interés y pasión por el trabajo puede surgir por diversas causas.

Algunas de ellas pueden ser que el trabajador no se siente apreciado; se ve está estancado, sin posibilidad de ascender; el ambiente laboral no es el ideal; o estima que su salario no va acorde con el esfuerzo que lleva a cabo, entre otras posibilidades.

Como líder de su pyme, debe estar vigilante y generar estrategias para alentar a sus empleados y evitar que la desmotivación afecte el desempeño de estos y que ello repercuta negativamente en su empresa.

Estas son algunas medidas que puede poner en práctica:

1-Conozca a sus empleados e identifique qué les motiva

Al contratar a un trabajador y durante su desarrollo laboral es importante conocerlo, saber cuáles son sus preferencias.

Ya sea que en su empresa exista una unidad de recursos humanos o que sea usted quien esté a cargo de velar por los intereses de los empleados, es fundamental conversar con ellos.

La idea es identificar qué puede hacer el negocio para mantenerlos motivados y qué es necesario para que puedan mejorar como trabajadores y como personas.

Sara Mizrahi, psicóloga y coach integral de SM Coaching, expresó que cada trabajador es diferente y que su motivación puede estar relacionada con diferentes elementos, que no son excluyentes.

Por ejemplo, hay trabajadores más enfocados en los incentivos salariales, mientras que a otros les interesa más el tipo de puesto que tienen y a otros les interesa generar un impacto positivo con su labor en la comunidad en la que operan o sentirse conectados con las personas mientras laboran.

Por ello, las iniciativas de capacitación o de incentivos laborales deben ser lo más personalizadas posibles para satisfacer los diferentes intereses.

2-Diagnostique de manera periódica el ambiente laboral de su negocio

Analice su entorno laboral en todo ámbito: ¿Cómo son las instalaciones de su empresa? ¿Están limpias, son confortables, el equipo de trabajo funciona correctamente?

Estos aspectos también pueden estimular o desestimular a un trabajador.

Indague si las relaciones entre los empleados son cordiales o si es común que se den pleitos, maltratos o que se generen chismes y problemas.

Procure crear oportunidades recreativas en las que los empleados puedan conocerse y socializar más allá del campo laboral.

El propósito es construir un equipo que esté conectado, contento y que trabaje unido para sacar adelante a su pyme.

3-Habilite espacios para recibir realimentación de sus trabajadores

Aparte de prestar atención a qué motiva a un trabajador, esté dispuesto a abrir espacios para escuchar críticas respetuosas de su empresa, de su liderazgo y qué variaciones son requeridas para aumentar la productividad.

Mizrahi señaló que normalmente los cambios que deben ejecutarse no son muy complejos y que no siempre es necesario modificar los valores o visión de la empresa, sino que requieren “simplemente de un entendimiento”.

Esté atento, a su vez, a la comunicación no verbal (como gestos), que dice mucho.

Encuestas, dinámicas grupales y reuniones cada cierto tiempo son algunas herramientas que puede utilizar. Analice qué podría funcionar más.

Igualmente, en estos espacios puede expresarles a sus trabajadores qué espera de ellos concretamente, qué pueden mejorar y aprovechar para felicitarles por aquello que estén haciendo bien.