Gerencia

¿Necesita vehículo para su negocio? Siga los consejos de los expertos

La adquisición de un vehículo nuevo o usado, el tipo de vehículo y otras decisiones dependerá de varios factores que señalan los especialistas de AutoXperience, Car Club Firestone y CrediQ

El vehículo es un activo y una inversión en las pequeñas empresas y para aquellas personas que brindan servicios como trabajadores o profesionales independientes, puesto que facilita la movilidad para trasladarse y reunirse con clientes o entregar los pedidos.

Por eso se debe tener cuidado en la adquisición y gestión de vehículos nuevos o usados, tanto desde el punto de vista financiero como en su gestión, mantenimiento y explotación.

Estas son las recomendaciones de José Andrés Acosta, gerente del Car Club Firestone; Steve Fonseca Calderón, gerente comercial de CrediQ CR; y Erick Xirinachs, gerente general de AutoXperience, que brindan diversos servicios en materia de vehículos.

—Para considerar el cambio de vehículo se debe tomar en cuenta: edad del vehículo, kilometraje, cantidad de tiempo que el vehículo lleva en la empresa, entre otros aspectos.

—Someta el vehículo a una revisión general para obtener una estimación de cuánto debería invertir en él para que vuelva a estar en condiciones adecuadas de uso o si mejor adquirir uno completamente nuevo. “Esto tomando consideración el gasto que la empresa esté dispuesta a incurrir y la necesidad del negocio”, advirtió Acosta.

—Considere razones operativas del negocio y qué tipo de vehículo requiere (pick up, doble tracción, automóvil urbano, buseta para transporte de turistas o estudiantes). “Si no son necesidades específicas, el año modelo es un aspecto a considerar o bien el kilometraje acumulado”, dijo Xirinachs.

—La consideración más importante es el gasto. Acosta indicó que probablemente la diferencia en el precio de un vehículo nuevo o usado sería de un 25%. “Cuando se tiene un negocio pequeño, hay que pensar en realizar gastos mesurados y muy bien estructurados para no incurrir en una deuda financiera que la empresa no pueda sostener”, dijo Acosta.

—El segundo punto es pensar cuál es el giro o la centralización del negocio. Por ejemplo: si la pyme se dedica a la distribución de productos lo ideal sería considerar y valorar un vehículo nuevo, esto porque durante los primeros años de uso el mantenimiento es muy probable que no sobrepase el básico; con un carro usado se expone a mantenimientos más seguidos, lo que incurre en más gasto.

—Considere los requerimientos específicos según la actividad establecidos por las autoridades (por ejemplo, para transporte de estudiantes o de turistas), así como los requisitos de revisión técnica vehicular.

—Flexibilidad del proveedor para gestionar el cambio del vehículo mediante crédito o cancelando la operación actual, plazo, prima a aportar, cuota a pagar y si incluye seguros (pregunte por las coberturas del seguro)

—Consulte acerca de la documentación que debe presentar y cuánto tiempo toma el proceso de formalización.

—Consulte si la prima le ayudará a tener una cuota más baja o si al no darla puede usar ese dinero en otra oportunidad para su negocio. “Es importante que el cliente pregunte también a la hora de solicitar su crédito si se puede cancelar antes del plazo o bien aportar abonos extra en el tiempo sin penalidad”, dijo Fonseca.

—Las facilidades para la formalización del crédito es uno de los aspectos principales a la hora de tomar la decisión. Para un cliente con negocio propio la liquidez es fundamental por lo que el monto de prima a presentar para la compra del vehículo es un rubro de suma importancia a considerar.

—Otro aspecto importante es valorar los diferentes escenarios que podrá optar: por ejemplo, cuál será su cuota si se da o no la prima; también es importante que consulte qué incluye esa cuota. Es importante que consulten acerca de los financiamientos especiales para pymes.

—Para decidir si adquiere vehículo nuevo debe tomar en cuenta el tipo de negocio y si requiere un vehículo para transporte, distribución de producto o mensajería, por ejemplo. Si el negocio es una floristería y necesita el vehículo para distribución o entregas de pedidos, hay que pensar en un vehículo más grande, pick up y cubierto; si es solamente para transporte de la persona se puede pensar en un automóvil.

—Defina las condiciones de trabajo a las que va a estar expuesto el vehículo.

—Si se requiere financiamiento para la adquisición se debe demostrar los ingresos de la actividad mediante los estados de cuenta de los bancos y, en el caso de las pymes, los estados de balance de operación del último periodo y/o últimos seis meses.

—Busque marcas y modelos que cuenten con un buen distribuidor que represente bien la marca; preferible modelos y marcas con preferencia para el consumidor, pues será una clave a la hora de cambiar el vehículo a futuro.

—La marca del vehículo es muy importante ya que debe pensar en los repuestos, qué tan fácil, viable y accesible será el mantenimiento adecuado para evitar un gasto mayor o, en el peor de los casos, la pérdida del vehículo.

—Revise la seguridad: que el vehículo cuente con dos bolsas de aire, cinturones, funcionamiento de frenos, estado de las llantas.

—El mantenimiento preventivo es el primordial, cuidado se que debe tener al comprar un auto. El vehículo debe asistir tanto a sus debidas revisiones como contar con un chequeo en casa para verificar su adecuado funcionamiento.

—Busque empresas con buena reputación que garanticen un producto de calidad y respaldo a largo plazo, ofrezcan garantía de sus productos y tengan formalidad de operación (empleados, oficinas, página web y redes sociales).

—De la misma manera que con un auto nuevo, el mantenimiento constante es primordial para la durabilidad del bien e incluso evitar futuros mantenimientos correctivos.

—Si adquiere el vehículo a un particular debe revisar las condiciones técnicas (motor, accesorios, carrocería, llantas, interior, frenos, etc.), los años, usos y dueños que ha tenido, accidentes, deudas pendientes (tanto por infracciones como por financiamiento anterior u otras), seguros, si está como bien prendario de un crédito formal o informal, debe garantizarse que se realice el registro tanto cuando lo adquiere como cuando lo vende y cuide la seguridad de la transacción.

—Si se tienen varias unidades lo mejor es buscar un servicio de flotas. “Como parte de la negociación con el vendedor de la flota que proporcione el servicio y las recomendaciones de mantenimiento”, recomendó Xirinachs.

—Es importante que las empresas que dan sus primeros pasos hacia la implementación de una flotilla lo hagan de la mano de expertos. Algunas firmas tienen áreas que brindan el servicio completo a los clientes de flotillas desde la venta, formalización, mantenimientos (a domicilio en caso de ser necesario), seguimiento y cambios futuros.

—Lleve control de la flotilla: controles de revisión y estado de vehículo al inicio y al final de la jornada (control de entrega), lo cual es fundamental para realizar el inventario mensual del cada vehículo.

—Los responsables de cada vehículo deben realizar revisión rutinaria semanal del estado de las llantas, carrocería del vehículo, funcionamiento de dispositivos interiores, detección de fugas o derrames y condiciones.

—Cuente con un plan de mantenimiento, el cual es más recomendable manejar con un socio estratégico o centro de servicio que brinde desde cambios de aceite hasta evaluaciones generales del vehículo.

Servicios
Los servicios brindados por las empresas consultadas:
AutoXperience: asesoramiento en la compra en financiamiento, gestión del proceso de compra, descuentos especiales para el mantenimiento de las unidades en la red de talleres Auto Pits y sus productos en todo el territorio nacional.
Car Club Firestone: servicios de mantenimiento tipo fábrica (según el kilometraje se hace lo que el fabricante indica), mantenimiento por tiempo (una revisión fija cada cuadro o seis meses o el tiempo que se considere prudente), chequeo general, centro ubicado en Belén y unidad móvil para mantenimiento a domicilio.
CrediQ: ofrece facilidades de financiamiento a pymes (tasa preferencial fija por dos años, posibilidad de pagar su primera cuota hasta dentro de cinco meses y posibilidad de optar por una prima desde un 10%). Tanto para vehículos nuevos como usados cuenta con talleres especializados y la red de Auto Pits.
Fuente: Firmas consultadas.
Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.