Por: Carlos Cordero Pérez.   31 diciembre, 2019
Para implementar la transformación digital se recomienda incorporar una estrategia de gestión del cambio que incluya el desarrollo de competencias en el talento de la empresa.
Para implementar la transformación digital se recomienda incorporar una estrategia de gestión del cambio que incluya el desarrollo de competencias en el talento de la empresa.

Estamos en los preparativos de la despedida del 2019 y la bienvenida del 2020, con la sensación de iniciar una época completamente nueva, con nuevas oportunidades y desafíos.

Puede ignorarlas o puede hacerles frente. Estas son:

Reputación digital

Los problemas de seguridad digital se incrementarán pues los ciberdelincuentes, los populares hackers, también recurren a las nuevas tecnologías para cometer fechorías.

La posibilidad de videos falsos es el menor de los males.

El acceso a información confidencial del negocio, incluyendo los datos de sus clientes y proveedores, podrá afectar la imagen de su empresa.

La gestión de la reputación digital también abarca lo que se esté diciendo de Usted y de su negocio en redes sociales y en Internet.

Empleados exigen

El mercado laboral ya no es el que era antes, cuando un empleado se limitaba a las condiciones ofrecidas.

La demanda de talento en diferentes áreas, especialmente tecnológicas, facilita que los candidatos puedan exigir condiciones y rechazar un empleo a la espera de una mejor oferta, que está a la vuelta de la esquina.

Para las empresas pequeñas eso implica tener claras las condiciones y beneficios que pueden brindar, así como proporcionar respuestas efectivas que se cumplan con el tiempo.

Legalidad

El cumplimiento de las obligaciones tributarias, de seguridad social y pólizas de seguros, ambientales y laborales determinará la reputación de las marcas y de las empresas.

Simultáneamente las innovaciones y nuevos modelos de negocios podrán enfrentarse ante las limitaciones del rezago legal en campos diversos, tal como se ha experimentado con los servicios de transporte colaborativo

El equilibrio y la claridad sobre lo que puede hacerse y lo que puede cambiarse en las regulaciones serán fundamentales.

Reclutamiento inmersivo

La vieja forma de contratar talento ya no funciona. Ya no deberá mirar un montón de currículum o de solicitudes de trabajo.

Las empresas podrán recurrir a sistemas de inteligencia artificial, neurociencia para evaluar candidatos y algoritmos personalizados para trabajos específicos.

Nueva tecnología

La tecnología futurista dará forma a todo lo que se hace. No importa cuál sea su negocio, no podrá ignorar las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial o la realidad aumentada.

Tanto las empresas grandes como las pequeñas deberán recopilar datos del comportamiento de los compradores. Utilizando algoritmos podrán analizar la información para anticiparse a sus conductas de compra.

Los servicios en la nube de este tipo de servicios hará posible que una tienda o un negocio pequeño pueda utilizar todas estas facilidades.

Lo que debe hacer es poner atención para que distinga la señal del ruido y termine siendo un jugador inteligente.

Personalización

Spotify y Netflix popularizaron el "recomendado para usted". Ahora es tecnológicamente posible que los negocios agreguen servicios similares para sus clientes.

Las empresas podrán recurrir a servicios en la nube que utilizan un algoritmo que aprende cada vez que un cliente hace un pedido. Después, se puede sugerir productos complementarios.

Estos algoritmos también anticiparán cuándo se recibirá un pedido del cliente y la probabilidad de que repita una orden anterior.

Invertir para el futuro

No temas al futuro inmediato. Los economistas hablan sobre una recesión inminente y los empresarios temen que asuste a los inversores.

Muchas empresas invierten en un horizonte de 10 años, lo que significa que esperan que las inversiones de hoy paguen dentro de una década. Enfoque la inversión en la innovación y el cambio tecnológico.

Con este pensamiento a largo plazo, las recesiones no influyen en las decisiones.

Automatización

La digitalización y automatización de los procesos y de los servicios van de la mano.

Las empresas avanzarán en tener sistemas que tomen los datos de las cajas y de las facturas electrónicas para que se automatice el proceso contable, las declaraciones tributarias y los pagos a proveedores.

Eso ya se está viendo son sistemas Robotic Process Automation (RPA).

La automatización y digitalización también avanzará en el proceso de fabricación de productos, en la distribución y en la comercialización.

Ya lo hace en la atención al cliente, con los chatbots.

Los sistemas de experiencia al cliente permitirán desarrollar campañas de lanzamiento de productos y que el cliente firme su pedido de forma inmediata, lo que incrementa las ventas.

Al igual que en el apartado de la tecnología, la sugerencia es informese y permanezca al tanto.

Storytelling

La publicidad tradicional, incluso a nivel digital, ya no interesa. El cliente quiere que le cuente una historia que lo seduzca y lo convenza.

Los colaboradores tampoco quieren sermones sobre el compromiso. Quieren ver su ejemplo. Cuénteles.

Las tecnologías también cambiarán la narrativa. Las historias se apoyarán en realidad virtual y la realidad aumentada, así como en los videojuegos, los cómics y el video.

Lo que no cambiará es la estructura de las historias.

Influenciadores

La recomendación de los influenciadores seguirá siendo determinante para buena parte del mercado.

El desafío es contar con los mejores en su campo, descubrir a los farsantes a tiempo, para que los seguidores ordenen directamente desde Instagram.

La publicidad digital de la marca ayudará a las empresas a ampliar su alcance a audiencias que saben que están interesadas.

Sostenibilidad

Por más negación de los problemas ambientales que se escuche en algunos círculos empresariales y políticos, los consumidores demandan mayor responsabilidad ambiental.

La demanda se enfoca en disminuir la huella de carbono, aumentar el uso de energía renovable y reducir el desperdicio, así como el uso de residuos de reciclados.

Experiencia (con datos)

El comercio vive el doble impacto del comercio electrónico y la inteligencia artificial. El cierre de cadenas como Forever 21 parece demostrarlo.

No es el apocalipsis del sector minorista. Las tiendas necesitan reinventar su futuro. A su alcance tienen tecnologías como el espejo inteligente donde un comprador puede personalizar las prendas.

El uso de cámaras y sensores mostrarán lo que hace un cliente dentro de la tienda para comprender la mejor manera de diseñarlas y dónde ubicar la mercadería.

Las tiendas deberán automatizar sus operaciones para no afectar la experiencia del cliente, así como administrar la disponibilidad de productos y el inventario.