Por: Carlos Cordero Pérez.   4 febrero
Mónica Rodríguez aprendió a crear joyas y accesorios. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)
Mónica Rodríguez aprendió a crear joyas y accesorios. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)

Mónica Rodríguez sabía que podía hacer algo con las mariposas que morían en los mariposarios, hasta que ella sola logró fabricar las piezas de joyería para vender a través de redes sociales e incluso atender pedidos que le hacen de Europa y otros países.

Así fundó su propia empresa, Mariposas Accesorios CR, y hasta sacó su cuenta en dólares para los pagos de las compras desde el exterior.

Oriunda de Alajuela, se casó hace 17 años con Danilo Rodríguez y se trasladó a vivir a Sarchí, un sitio privilegiado por sus artesanías.

La pareja fundó un negocio desde entonces, Mariposas Sarchí, al que llegan especialmente los turistas estadounidenses, europeos y otras regiones.

El mariposario se dedica a la exhibición de las mariposas, cuya belleza cautiva a los visitantes.

Por el enfoque ambiental, también realizan actividades de educación con estudiantes sobre cómo crear entornos propicios para que las mariposas se reproduzcan.

Pero había una situación que inquietaba a Mónica.

Sucede que la vida de las mariposas es muy corta. Una pequeña dura 22 días. Hay otras especies que duran hasta tres meses.

Ella creía que era había que hacer algo.

“Son tan efímeras y tan lindas”, pensaba entonces. “Hay que hacer algo”.

Se ofrecen juegos de joyas y accesorios. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)
Se ofrecen juegos de joyas y accesorios. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)

Las mariposas que morían las conservaba en refrigeración y con papel absorbente. Aún así, una porción de las que guardaba se deterioraban.

Con este material hacía cuadros o enmarcados que vendía en la tienda del mariposario y a través de redes sociales, empezó a ser su plataforma desde hace diez años.

La idea que tenía era más ambiciosa. Ella quería hacer joyas.

Solo que en el país no encontraba a nadie que le enseñara y las resinas (un material natural que se usa para endurecer los productos) que probaba no le daban los resultados deseados.

Cuando logró resolverlo, con una resina adecuada para las personas y que permitiera crear un producto llamativo, poco a poco fue creando las piezas, aprendiendo cómo hacerlas.

Ella sola.

No todo salió sin contratiempos. Los hubo.

La resina se debe trabajar en condiciones secas, con el favor del sol.

Había días que lograba avanzar en la confección de una buena cantidad de piezas y de pronto el sol se ocultaba, la temperatura bajaba y aumentaba la humedad.

Los materiales que se utilizan son mariposas que cumplieron su ciclo de vida. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)
Los materiales que se utilizan son mariposas que cumplieron su ciclo de vida. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)

El trabajo del día se perdía.

-¿Cómo te fue hoy?-dice que le preguntaban.

-Se perdió todo-respondía casi llorando.

Le llevó años probar las resinas, hasta que encontró la que necesitaba.

Había otro reto: fabricar piezas perfectas, atractivas, que se vendieran por sí solas.

Lo fue logrando también con el tiempo.

“He mejorado mucho”, confiesa.

Hace dos años fundó su propia empresa: Mariposas Accesorios CR.

Ella crea y vende joyas y accesorios fabricados con material de mariposas muertas. Tiene 20 productos diferentes.

Para esta actividad obtuvo el permiso del Ministerio de Ambiente y Energía, que la obliga a comprar material de mariposas muertas de otros mariposarios.

Tiene proveedores de Ciudad Neilly, Turrialba y Guácimo, en Pococí.

En los juegos se incluye un certificado de explicación sobre la mariposa. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)
En los juegos se incluye un certificado de explicación sobre la mariposa. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)

Le compran de la misma Región de Occidente, que incluye a Grecia, Sarchí, Naranjo, Palmares y San Ramón.

También asiste a ferias de emprendedores de la zona y le compran por medio de redes sociales desde distintos lugares de Costa Rica.

“Estamos 50/50: la mitad de las ventas son a turistas extranjeros y la otra a compradores costarricenses”, detalla.

El pago de los pedidos se realiza mediante transferencias y la entrega a través del servicio de Pymexpress de Correos de Costa Rica.

Los precios oscilan entre los ¢5.000, por un collar en cordón, y los ¢21.000 por un juego que incluye collar y aretes montados en cordón de cristales.

Los juegos llevan un certificado de la especie y el significado del color para que el cliente conozca que está comprando.

La demanda no cesa.

En diciembre vendió 60 juegos y normalmente coloca hasta 30 pares de aretes por semana, que es lo que más se vende.

Entre los productos se incluyen dijes. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)
Entre los productos se incluyen dijes. (Cortesía Mariposas Accesorios CR)

Por redes sociales la contactan de Europa, de Estados Unidos y de otros países, por lo que ya abrió una cuenta en dólares para poder atender los pedidos desde esas regiones.

Mónica dice que ha recibido algunas recomendaciones de Correos para exportar.

También quiere crear puestos de trabajo con su empresa. Por ahora recibe la colaboración de unas tres personas, que trabajan a tiempo parcial pues estudian y se ayudan con ese ingreso.

Aparte del orgullo por lo logrado, ella destaca que la candidata de Costa Rica al concurso regional de Miss Plus, July Peralta, llevará a la final que se realizará en Guatemala un traje de fantasía que lleva joyería hecha en su empresa Mariposas Accesorios CR.