Por: Joanna Nelson Ulloa.  27 diciembre, 2017
Elizabeth Rodríguez Mora, de 55 años y conocida como Ely, le aconseja a otros emprendedores ir tras sus metas, estar seguros de sí mismos y no detenerse. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.
Elizabeth Rodríguez Mora, de 55 años y conocida como Ely, le aconseja a otros emprendedores ir tras sus metas, estar seguros de sí mismos y no detenerse. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.

Cuando Elizabeth Rodríguez Mora entra a una cocina se despierta en ella una curiosidad muy grande por saber qué platillos se están preparando, de qué manera y cómo está acondicionado el espacio.

Este interés en el arte culinario nació en ella desde muy pequeña cuando veía a su abuelita Luisa cocinar pan casero, picadillos, sopas y tamales. Igualmente, al observar detenidamente a su mamá Emérita preparando diferentes platillos.

Así, mirándolas a ellas, iba acumulando conocimientos, para luego ponerlos en práctica en un sartén o en un horno y darle su toque personal.

Las canastitas de patacones también se ofrecen en empaques al vacío, para que el consumidor las fría u hornee. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.
Las canastitas de patacones también se ofrecen en empaques al vacío, para que el consumidor las fría u hornee. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.

A inicios del 2016, fundó un negocio familiar en Santa Bárbara de Heredia, denominado La Cuchara de Doña Ely, como le dicen a ella.

Se trata de un pequeño restaurante, que se enfoca en elaborar picadillos y patacones en diferentes presentaciones, así como casados, tamales y batidos naturales.

Este plato se conoce como patacón burguesa. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.
Este plato se conoce como patacón burguesa. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.

Opciones

Doña Ely siempre había querido crear una distribuidora para vender sus picadillos y patacones.

Se dio cuenta de que había un local desocupado en Santa Bárbara y le planteó a su hija Kathia crear un restaurante.

“Mami, es muy duro. Pero si usted quiere entrarle, estamos de acuerdo en apoyarla”, le dijo su hija, quien se encarga del área administrativa de la empresa.

Alquilaron el espacio, sacaron los permisos y abrieron.

Hay picadillos de arracache, zanahoria, vainica, papa y otros. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.
Hay picadillos de arracache, zanahoria, vainica, papa y otros. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.

Doña Ely cuenta que cada día llega más gente y algunas personas hacen pedidos para sus paseos y actividades, evitando la tarea de cocinar ellos mismos.

El negocio vende picadillos de papa, arracache, plátano verde, zanahoria y vainicas, entre otros.

Hay una amplia variedad de platos hechos de plátano.

Dentro de ellos se encuentra el nacho patacón, que consiste en tajaditas de plátano verde o maduro con frijoles, queso, chimichurri y carne.

La patacón burguesa abarca dos patacones grandes con torta de carne, lechuga, tomate, pepinillos, jamón y queso, con papas a la francesa.

Este platillo se conoce como el nacho patacón. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.
Este platillo se conoce como el nacho patacón. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.

También hay canastitas de patacón, hechas de plátano verde o maduro, que se rellenan con carne mechada, frijoles molidos, chimichurri y guacamole.

Otra creación es la chalupa patacón, con carne, tomate, lechuga y otros ingredientes.

Las comidas se pueden acompañar con batidos naturales. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.
Las comidas se pueden acompañar con batidos naturales. Foto: La Cuchara de Doña Ely para EF.

La empresa igualmente vende sus picadillos y patacones empacados al vacío.

En el caso de los patacones, se ofrecen en presentaciones en canastita y tradicionales, listos para prepararse, ya sea para freírlos u hornearlos.

En el 2018, la pyme espera ingresar a una conocida cadena de supermercados que ha mostrado interés en comercializar sus productos, especialmente las canastitas de patacones.