Por: Krissia Chacón.  19 mayo

El actual campeón de la Copa Mundial de Fútbol, la selección de Alemania, se preparó para la competición de Brasil 2014 con ayuda del análisis de datos.

Sensores, cámaras y sistemas de big data fueron las armas que ayudaron a los germanos a alzar el trofeo más importante en el mundo del fútbol. La tecnología se convirtió en el jugador número 12 de esta selección.

Aunque la FIFA aún no permite el uso de sensores en partidos oficiales, las herramientas tecnológicas sí están a disposición en los entrenamientos y partidos amistosos, tal y como las aprovechó Alemania.

Los datos mueven el balón, y la selección de Costa Rica no se quiere quedar atrás. Por lo que hace unos días la escuadra se dotó de chalecos que poseen GPS, así como de máquinas especializadas que indican al cuerpo técnico el estado físico y hasta emocional de los jugadores nacionales.

La industria tecnológica moverá el próximo Mundial de Rusia, y basta con ver los avances que empresas como Intel y Dell Technologies han logrado al incorporar mini sensores en los uniformes de los jugadores y hasta en las gramillas con el fin de prevenir lesiones y crear tácticas de juego.

Estimaciones de SAP, empresa que creó la tecnología para el equipo de Alemania, apuntan a que en un partido de 90 minutos se pueden obtener hasta 60 millones de datos.

Intel y Dell Technologies trabajan en la incorporación de sensores en los uniformes de los jugadores profesionales de fútbol con el fin de medir el rendimiento y evitar lesiones.
Intel y Dell Technologies trabajan en la incorporación de sensores en los uniformes de los jugadores profesionales de fútbol con el fin de medir el rendimiento y evitar lesiones.
'La Sele' ficha tecnología avanzada

La selección nacional ya hizo su convocatoria oficial para el Mundial y en la lista se encuentran chalecos con GPS, dispositivos que miden el estrés de cada jugador y máquinas que ofrecen un entrenamientos personalizado según las características propias de cada futbolista.

Erick Sánchez, preparador físico de la selección nacional, afirmó que la Federación Costarricense de Fútbol invirtió 90.000 euros (poco más de ¢58 millones) en tecnología, dinero que obtuvieron como parte de los incentivos que da la FIFA a los equipos que clasifican al Mundial.

El cuerpo técnico podrá saber cuán estresados están los jugadores gracias a un examen que se efectúa con la saliva de cada jugador.

"Esto nos ayuda a crear un perfil del jugador, y así determinar si están tensos o quienes no se están recuperando. Nosotros podemos hacer una intervención a tiempo para poder bajarles el estrés", señaló Sánchez.

La otra tecnología que están empleando es la de GPS en los chalecos de entrenamiento, la cual comenzó a funcionar hace pocos días.

La Federación adquirió 28 unidades que será utilizadas tanto en la selección mayor como en las menores.

A través de la tecnología de posición satelital el cuerpo técnico puede ver la trayectoria, distancia, las aceleraciones, la potencia metabólica y demás indicadores que permiten hacer un análisis completo del entrenamiento. Los datos son procesados en tiempo real y se proyectan a través de una tableta.

Para completar el proceso de preparación, el gimnasio donde entrenan los jugadores está equipado de máquinas especiales que basadas en el perfil de cada uno adaptan el entrenamiento que deben llevar con el fin de no sobrecargar al equipo.

"Adquirimos seis máquinas para el gimnasio con el fin de hacer un entrenamiento personalizado y científico", aseguró Sánchez.

Uniformes inteligentes

En los deportes las estadísticas se utilizan desde antes que se procesaran a través de sistemas de big data.

Hace años las proyecciones basadas en números se utilizaban para determinar en cuál sector de la cancha se generaban más jugadas, dónde ocurrían la mayor cantidad de fallos o cuáles eran las posiciones de tiro más incómodas. La diferencia con la actualidad es que todo esto ahora se puede hacer en tiempo real.

Esto representa una oportunidad de oro para los desarrolladores de tecnología, por lo que no han dudado en ingresar a la cancha.

Este es el caso de la alianza entre Intel y Dell Technologies, firmas que se encuentran desde el punto de penal al apostar porque los jugadores utilicen los sensores directamente en su vestimenta con el fin de recolectar información detallada.

Un ejemplo de ello es la incorporación de cinco sensores en los tacos que cubren el talón, empeine, punto y costados del pie. De esta forma cuando el futbolista corre o patea el balón, los sensores transmiten datos en tiempo real que permiten ver la potencia del disparo y su técnica de manejo del balón.

Lo mismo sucede en las camisas. Los sensores se ubican de forma estratégica en la prenda con el objetivo de que se pueda hacer un monitoreo del ritmo cardíaco, la sudoración, la respiración y hasta el nivel de fatiga.

Los sistemas de big data son capaces de procesar los miles de datos que se generan por jugador y presentarlos de tal forma que el cuerpo técnico pueda tomar decisiones en tiempo real que no afecten la salud del jugador y que haya un resultado positivo para todo el equipo.

Aunque usted pueda creer que lo único que se monitorea son los jugadores, esto no es así; el césped también está sujeto a mediciones.

Intel y Dell Technologies desarrollaron sensores que también se pueden incorporar en las gramillas que no se ven afectados por las diferentes condiciones climáticas y que tienen como objetivo arrojar información sobre el nivel de tracción y el estado general de la cancha.

La tecnología es capaz de detectar si existe algún desnivel que pueda afectar a los jugadores.

Los sistemas ya superaron la fase de prototipado y actualmente es usada por marcas y jugadores profesionales, aunque no se revelaron los detalles de quienes específicamente por políticas internas de las compañías.

Rio De Janeiro, Brasil el 13 de julio de 2014.- La selección de Alemania se corona como la campeona del mundo. (AP/Natacha Pisarenko)
Rio De Janeiro, Brasil el 13 de julio de 2014.- La selección de Alemania se corona como la campeona del mundo. (AP/Natacha Pisarenko)
Alzar la copa del mundo

La apuesta de Alemania en el 2014 fue precisamente usar a la tecnología como un miembro más del equipo. Entre los sistemas que se probaron estuvieron miCoach Elite Team System y Match Insights, tecnologías que al combinarlas generaron al cuerpo técnico una radiografía de lo que sucedía con sus jugadores.

La plataforma miCoach Elite Team System es un sistema avanzado de monitoreo fisiológico que utiliza dispositivos como monitores, sensores y equipos de gimnasio que ayudan a darle seguimiento al desempeño de los futbolistas y facilita la creación de un plan para cada uno de acuerdo con sus necesidades específicas.

Las mediciones que se obtienen con esta plataforma van desde el impacto de cada movimiento, el ritmo cardíaco, la zancada, resistencia, velocidad, distancia recorrida, rendimiento, efectividad y potencia.

El sistema provee datos en tiempo real y los envía directamente a la tableta del entrenador. Con esta información, el técnico puede tomar decisiones en los cambios de jugadores o tácticas de juego, así como monitorear el desgaste en los músculos con el fin de evitar lesiones.

En el caso de Match Insights, desarrollada por la compañía SAP, también le ayudó a los entrenadores a realizar análisis y evaluaciones de las situaciones clave de cada partido, lo que facilita el procesamiento de enormes volúmenes de datos que contribuyen a promover niveles superiores de rendimiento.

Match Insight combina cámaras y sensores con sistemas de procesamiento y análisis de los datos.

Según SAP, Match Insights ofrece una interfaz de usuario sencilla, que ayuda a los jugadores y entrenadores a mantener un diálogo interactivo, a clarificar las charlas técnicas y a preparar al equipo para los partidos.

Oliver Bierhoff, gerente del equipo nacional de fútbol de Alemania, explicó mediante un comunicado que en tan solo 10 minutos, 10 jugadores que utilizan tres balones pueden generar más de siete millones de datos. Match Insights procesa toda esta información en tiempo real y los grafica de forma que sea sencillo interpretarlos.

En las pantallas no solo se ven cifras, sino que también se ofrece una imagen del campo en 3D, que ofrece una perspectiva distinta a la que se puede apreciar desde la cámara de la televisión. Con este tipo de reproducción, se puede controlar mejor los movimientos y la ubicación de los deportistas.

El sistema además muestra qué pasaría si el rival hubiera asistido a otros jugadores y bajo qué otros escenarios de juego se podían armar jugadas más efectivas.

La Asociación Alemana de Fútbol (DFB por sus siglas en alemán) fomenta el uso de estas tecnologías para que los entrenadores puedan elevar el nivel de sus equipos.

La tecnología entra a la cancha para hacer del deporte más famoso del mundo una actividad que los aficionados disfruten por el espectáculo que ofrecen los jugadores por sus técnicas inteligentes de juego y que exista una menor exposición a lesiones.