Tecnología

Cómo fue que Ríos Lodge, a orillas del río Pacuare, resolvió la falta de Internet y puede atraer a nómadas digitales

Ríos Logde on the Pacuare River resolvió la necesidad de una conexión a Internet de alta velocidad mediante un servicio satelital, pues por su ubicación no encontraba un proveedor

El hotel Ríos Lodge on the Pacuare River se encuentra en el límite entre los cantones de Turrialba y Siquirres, al lado del río Pacuare. Para llegar hasta ahí solo hay dos formas: la primera es caminando media hora desde una localidad llamada Calle Diez, que a su vez tiene comunicación con Santa Marta en la carretera entre Turrialba y Siquirres. La segunda es en balsa, desde Tres Equis, en Linda Vista, por un recorrido de 15 kilómetros en el río.

La zona y el Ríos Lodge, propiamente, tienen un alto reconocimiento en la comunidad internacional del rafting por su escenario natural y también porque en el río algunas partes es de clase uno y dos, para navegación incluso de familias, y rápidos de clase cuatro, de seis que es el máximo y donde es imposible navegar (como una catarata).

La belleza de la zona también atrae numerosos turistas, pero muchos —especialmente estudiantes europeos, canadienses o estadounidenses— no podían quedarse mucho tiempo. ¿La razón? No había servicio de Internet. “Ni siquiera había señal de celular”, dice Arturo Oropeza, administrador y dueño de Ríos Lodge. “Tratamos con el ICE (Instituto Costarricense de Electricidad), con Claro y con American Data”. No se pudo.

Típicamente para empresas alejadas se utilizan enlaces inalámbricos punto a punto, cuando no hay posibilidades de conseguir conexiones alámbricas de XDSL (línea telefónica), cable modem (HFC) o fibra óptica. No en todas las zonas es posible tampoco la opción de un enlace punto a punto, sin embargo. Ríos Lodge probó otra alternativa y Oropeza dice que incluso se llevaron una sorpresa.

La solución fue una conexión satelital provisto por la firma Itellum, un operador que brinda este tipo de soluciones. “Internet satelital es una oportunidad para que los estudiantes, las comunidades y las zonas rurales más desconectadas puedan romper la brecha digital, además de mejorar su economía mediante la atracción de nómadas digitales”, dijo Tim Foss, CEO de Itellum, firma, que tiene presencia en el mercado costarricense desde hace 12 años con servicios de fibra óptica y fue sancionada en 2021 por Sutel debido a supuestos incumplimientos de órdenes de la misma Superintendencia y de las obligaciones del contrato de interconexión.

En el país las conexiones inalámbricas crecieron de 6.638 a 7.092 entre 2020 y 2021, según las estadísticas de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), lo que corresponde al 0,7% del total de enlaces. Este servicio genera el 2,5% de los ingresos por los servicios de Internet.

En Costa Rica otros operadores como Ufinet, Insightaction, Datzap, BT Latam y Telefónica (ahora Liberty) contaban en 2021 con la autorización y los títulos habilitantes para la prestación de servicios satelitales, en un mercado que hasta hace poco prácticamente estaba inactivo. Incluso el ICE realizó una instalación en el Cerro Chirripó.

La situación de Ríos Lodge con la falta de servicio de Internet no era la única. De hecho la zona tiene baja penetración del servicio de Internet. El cantón de Turrialba es el número 18 y Siquirres el 36 por porcentajes de suscriptores a Internet en relación a la población, con 23% y 19% respectivamente, lejos del 33% del cantón de Mora, que es el primero en el ranking de Sutel, aunque muy por encima de La Cruz y Los Chiles donde la penetración es de apenas 5% y 4,5%.

Por la ubicación de Ríos Lodge, anteriormente Ríos Tropicales, las alternativas para resolver el problema de conectividad no eran muchas. A principios de junio anterior se logró dar solución. Según Oropeza su empresa fue la décimo sexta en firmar un contrato para este servicio.

La instalación no fue complicada. Un técnico de Intellum colocó la antena satelital (el llamado plato), la conexión eléctrica y el módem. Duró tres horas y solo tuvo que hacer un cambio en la dirección del plato para que recibiera la señal, algo normal en este tipo de implementaciones. ¿Cómo funciona?

En el hotel pensaban que la señal no iba a ser buena en los días nublados o de lluvia. No fue así, pues Oropeza afirma que la señal es muy estable. Se contrató una conexión de un paquete de 100 GB y la señal del wifi alcanza tanto para el coworking del hotel como para sus alrededores, pues incluso se puede tener acceso a orillas del río (a dos minutos de las instalaciones) y en una catarata cercana donde se forma una poza.

“Nos sorprendió”, afirmó Oropeza. “Los huéspedes tampoco se imaginaban que podían tener Internet aquí”.

El servicio se realiza a través de HughesNet, una firma que ofrece Internet satelital de alta velocidad, lo que según Itellum garantizaría la posibilidad de realizar videoconferencias de alta calidad, llamadas de voz, videostreaming y permanecer siempre conectado mediante los satélites Júpiter. Estos ofrecen conectividad mediante la banda Ka del espectro radioeléctrico, donde Itellum es concesionario.

Con este tipo de conexiones los negocios rurales (incluyendo hoteles, condominios, bungalows, chalets o casas de alquiler en plataformas como Airbnb, Booking o Expedia) también pueden recibir reservaciones, procesar pagos con tarjetas de débito o crédito, comunicarse con los servicios de emergencia, acceder a sus sistemas gerenciales o simplemente enviar y recibir un correo electrónico.

En el sector turístico el interés creció ante la posibilidad de generar una mayor atracción de nómadas digitales. Para estos profesionales y emprendedores extranjeros la conectividad a Internet es fundamental en todos los sitios que se hospeden, incluyendo las zonas alejadas. Los nómadas digitales pasaron de 7,3 millones en 2019 a casi 11 millones en 2020 en EE. UU., al tiempo que estima que unas 17 millones de personas aspiran a ser nómadas digitales. A esa posibilidad apunta Ríos Lodge.

Debido al costo del enlace contratado ($1.000), el hotel habilitará un sistema donde el turista ingresa para que sea cada uno el que compre el servicio de conexión según sus necesidades. No es lo ideal, reconoció Oropeza, pero él considera que será una medida pasajera pues con el desarrollo de la competencia en conexiones satelitales los precios tenderán a la baja. Itellum ofrece paquetes desde 10 a 250 GB con velocidades de 25 Mbps desde $66,99 hasta $629,99.

Aún así, ahora que se cuenta con el servicio de Internet, Ríos Lodge espera que las estadías de turistas se extiendan a una o dos semanas, más que el promedio de dos días de hospedaje anterior. Oropeza adelantó que ya se tiene el proyecto de expansión de las instalaciones, para pasar de 40 a 120 personas máximo.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.