Por: Krisia Chacón Jiménez.   18 octubre, 2017

Un cajero de criptomonedas ya está en Costa Rica y será instalado antesde que termine este 2017, un acontecimiento que hace que esta tecnologíasea tangible para los escépticos que creen que monedas como el Bitcoinson una realidad lejana para el país.

Los interesados en utilizar este cajero (ATM por siglas en inglés)necesitan cumplir con requisitos específicos como contar con un monederoelectrónico instalado en el smartphone .

El ATM tiene como objetivo facilitar la compra de monedas como Bitcoin, Dash y Litecoin.

Sin embargo, en Costa Rica esta iniciativa ha generado undistanciamiento de algunas entidades. Estos son los casos del BancoCentral (BCCR) y de la Asociación de Finanzas Tecnológicas (Asofintech)del Colegio de Profesionales en Informática.

Para el BCCR, se trata de una moneda que no es de curso legal en CostaRica, por lo tanto no existe respaldo oficial por parte del Estado.Aunque esta es la esencia de las criptomonedas: quitar intermediarios,transacciones a bajo costo, sin cobros de comisiones y que sea aceptadaen cualquier parte del mundo.

Un ejemplo cercano al de Costa Rica es Panamá, país que ya registra 19negocios que admiten criptomonedas, principalmente el Bitcoin, comomedio de pago junto con el dólar y las tarjetas de débito y crédito.

Cambio de divisas

Las criptomonedas nacieron para operar bajo un concepto descentralizado ysu carácter es social, es decir pertenece a la comunidad que decideadoptarlas como medio de pago.

La función reguladora se cumple con el protocolo sobre elcual fueron diseñadas. Este protocolo fue basado en teoría económica,validando que sea sostenible en el tiempo.

Este tipo de monedas poseen un código abierto, su diseño es público y nadie es dueño de ellas.

Si una persona desea hacer transacciones con esta moneda desde CostaRica, actualmente lo puede hacer pero solo desde medios digitales, loque conlleva que en muchas ocasiones el proceso sea más lento, inclusohasta de 48 a 72 horas, debido a que mineros en la red deben validar losmovimientos y existen cobros adicionales en las casas de cambiovirtuales para convertir las diferentes divisas.

Por esta razón la empresa Cryptobuyer, de capital venezolano y queactualmente está instalada en Panamá, creó cajeros de criptomonedas parafacilitar los procesos de conversión. En un minuto el usuario podrárecibir los bitcoins que compró. Y es esta misma firma la que instalaráel primer ATM de Bitcoin en Costa Rica.

Jorge Farias, CEO de Cryptobuyer, explicó enuna entrevista con EF, que el ATM hace verificación de la identidad delusuario, por lo que la compra de criptomonedas no es anónima, pues elsistema lee la dirección de su monedero electrónico en el celular. Estohace que las transacciones sean más seguras y rastreables.

Farias afirmó que tienen planeado instalar a corto plazo de dos a trescajeros en el país. Las locaciones todavía se encuentran en estudio porla empresa.

Cryptobuyer tiene presencia en Chile, Brasil, Panamá y Colombia.

El cajero admite transacciones con un límite de entre $500 y $1.000,esto quiere decir que un usuario no podrá comprar un Bitcoin pues suvalor (al cierre de edición) es de $5.183, sino que podrá comprarfracciones de esta criptomoneda.

Por su parte, el BCCR advierte que el uso de estas monedas queda bajo el riesgo de quienes desean utilizarlas.

La Ley Orgánica del Banco Central establece el colón como la unidadmonetaria de Costa Rica. Asimismo, la Ley designa al BCCR como únicoemisor de los billetes y monedas en circulación.

“El Bitcoin y otras criptomonedas similares no cuentan con el respaldodel Banco Central de Costa Rica. De igual manera, al no ser emitidas porun banco central extranjero no pueden ser consideradas como moneda odivisa extranjera bajo el régimen cambiario, razón por la cual no estáncubiertas por la seguridad que ofrece la intermediación cambiaria ni lalibre convertibilidad de la moneda”, aseveró el BCCR.

Precisamente, esto es lo que persiguen las criptomonedas: no ser sujetas a intermediarios ni a entidades financieras.

Esteban Jiménez, directivo del Colegio Profesional de Informáticos,consideró que le preocupa que no se encuentran identificadas laspolíticas y condiciones de garantía de uso de dichos cajeros en el sitioweb del proveedor, así como una representación local que pueda aceptarquejas de los eventuales usuarios.

Farias respondió a estas críticas y aseguró que todos los contactos paraatención al cliente se brindarán en el mismo cajero, así como que elnivel de error que podrían presentar estas máquinas es del 0,05%.

“Sabemos que debemos apegarnos a las leyes y estamos dispuestos a quelos reguladores nos digan si tenemos que pagar algún tipo de impuesto ynos digan cuál es la ley que nos aplica. La regulación no puede frenarla innovación”, manifestó.

Uriel Herrera de Blockchain Costa Rica, consideró que elecosistema de criptomonedas está lo suficientemente maduro como para quesea sostenible la instalación de un cajero de bitcoins.

Herrera considera que la educación es un factor fundamental, se debengenerar foros de discusión para mostrar las características que tiene latecnología.

“Creo que los personeros de los bancos deberían acercarse a latecnología y comprenderla antes de estar emitiendo comunicados sinningún sentido”, acotó.

Mientras tanto, en Panamá, Cryptobuyer estima que para el cierre de esteaño el país tendrá unos 30 comercios que aceptarán pagos con bitcoins.Actualmente, son 19 los que ya están operando con las criptomonedas.