Por: Carlos Cordero.  8 febrero
Los autobuses de la compañía Tuasa, que cubren las rutas a Alajuela, disponen del servicio de Internet wifi.
Los autobuses de la compañía Tuasa, que cubren las rutas a Alajuela, disponen del servicio de Internet wifi.

¿Se ha conectado a un servicio de Internet wifi en un bus en el Gran Área Metropolitana (GAM) o cuando va de viaje fuera del Valle Central?

Las experiencias son variadas, pero si no le ha ido bien es por los problemas con las señales de telefonía móvil, la cantidad de usuarios conectados versus la capacidad del servicio, porque se ubicó lejos del router o porque la tarjeta SIM de este equipo se aflojó.

Utilizando la app de SpeeTest se detectan velocidades de descarga de datos de apenas 0,01 Mbps, en otras ocasiones el celular se conecta a la red wifi pero al pasar a una aplicación no funciona o simplemente no hay disponibilidad.

En el país hay más de 1.000 autobuses que brindan Internet a sus pasajeros a través de una conexión inalámbrica con tecnología wifi.

Los servicios se brindan utilizando un router instalado en el bus por la compañía proveedora y conectado a la red celular de Claro o de Movistar.

Oscar Chacón, gerente de servicios corporativos de Claro, indicó que más de 1.000 buses utilizan su servicio de transmisión de Internet.

Los proveedores Conectate y Fénix Ideas Lab afirman que cada una cuenta con más de 300 unidades conectadas en diferentes rutas dentro y fuera de la GAM.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) no tiene contratos ni asociaciones empresariales para dar este servicio. "Actualmente se trabaja en una ruta para su implementación", aseguró Francia Picado, jefa de la división de innovación y estrategia de negocio de telecomunicaciones del ICE.

Cómo funciona

Los servicios de Internet wifi son gratuitos para los pasajeros y las compañías de transporte, que lo ofrecen como un "valor agregado".

El proveedor obtiene ingresos a partir de la publicidad digital que el usuario puede visualizar al inicio (un video clip) o banners cuando va navegando.

Para disfrutar la conexión cada persona acepta las condiciones al inicio, que incluye aspectos de seguridad.

Probablemente se habrá encontrado que puede utilizar el servicio por el tiempo permitido (unos 20 minutos en algunos casos) sin problemas.

Otras veces se topará con la sorpresa de que –pese a todos los rótulos en el bus anunciando el wifi– el servicio no está disponible.

También puede ocurrir que se empiece a sufrir el calvario de desconexiones continuas y de la baja velocidad.

A veces incluso decidirá mejor desconectarse del wifi en el bus y navegar con la señal del operador móvil.

En una encuesta de satisfacción entre casi 20.000 usuarios, realizada por Conectate, la mayoría calificó el servicio como "excelente" (74%) o "bueno" (22%). Sólo 4% indicaron que es "malo".

Los proveedores del servicio anunciaron, aparte de la expansión del servicio, que introducen mejoras.

Los principales problemas que afectan la conexión de Internet en los autobuses tienen que ver con:

Los usuarios de Lumaca, que cubre la ruta Cartago-San José, también tienen disponible el servicio de Internet inalambrico. (Foto Rafael Pacheco)
Los usuarios de Lumaca, que cubre la ruta Cartago-San José, también tienen disponible el servicio de Internet inalambrico. (Foto Rafael Pacheco)
1. Cobertura móvil

Hay problemas que se originan en la calidad y disponibilidad de la señal de las redes de los operadores, que afirman tener hasta un 98% de cobertura poblacional.

"Al tratarse de un servicio sobre la red móvil, la velocidad y desempeño depende de la cantidad de usuarios conectados al punto de wifi en un momento determinado", explicó Karla Espinoza, gerente de comunicación de Telefónica.

Los operadores prometen que durante el año invertirán en las redes de telefonía celular.

El ICE anunció la expansión de su reciente inaugurada red 4.5G al tiempo que Claro implementará su propia red en esa tecnología y –al igual que Movistar– realizará ampliaciones de capacidad.

Mientras todo eso se hace realidad, las empresas proveedoras recurren a utilizar routers con tarjetas SIM de operadores diferentes, con la idea de que en los sitios donde uno es deficiente el otro brinde mejor conexión.

2. Capacidad

La otra situación que afecta el servicio es la cantidad de usuarios conectados, la cantidad de datos contratados por unidad (30 GB, por ejemplo) y las velocidades de los enlaces, que oscilan entre 5 y 8 Mbps.

Las compañías registran entre 200.000 y 1,2 millones impresiones. Cada persona puede utilizar varias veces el servicio y cada vez que se conecta se registra como una impresión.

Si se agota el plan de datos de cada unidad, el proveedor realiza una recarga. El monitoreo se ejecuta con sistemas informáticos que las compañías tienen a su disposición.

"Se va monitoreando el consumo y se adquieren recargas si se agotó", explicó Víctor Méndez, gerente general de Conectate, que brinda el servicio con la colaboración de 10 empresas de distintas líneas como Pavas, Periférica, Sabana Cementerio, Uruca, León XIII y Alajuela.

Luis Herrera, director general de Fénix Ideas Lab, afirmó que los usuarios que se conectan son especialmente clientes de telefonía prepago de los operadores móviles que así evitan consumir sus saldos de datos.

Por supuesto, hay quienes solo consultan redes sociales o sus correos electrónicos.

Están también los que ven videos en YouTube o películas de Netflix y disfrutan de videojueos en sus móviles. Todos ellos tienen un mayor consumo del ancho de banda y de los datos disponibles.

Con los servicios de Internet en los autobuses, los pasajeros pueden enviar y recibier mensajes, enviar y responder correos electrónicos, navegar o usar servicios de streaming, como Netflix o Spotify.
Con los servicios de Internet en los autobuses, los pasajeros pueden enviar y recibier mensajes, enviar y responder correos electrónicos, navegar o usar servicios de streaming, como Netflix o Spotify.
3. Ubicación del pasajero

Otro factor que afecta la calidad el servirio wifi en los buses sería la distancia entre el router y la ubicacion del usuario dentro del bus.

Usualmente el router se instala cerca del conductor.

Si el usuario se sentó más atrás –y si además hay otros pasajeros navegando o viendo videos aprovechando el servicio wifi– es probable que la señal sea muy débil, que el servicio sea inestable y que la velocidad sea insuficiente.

Méndez, de Conectate, dijo que planean instalar repetidores de señal wifi dentro de las unidades.

4. La tarjeta SIM se afloja

Hay inconvenientes adicionales.

Los routers se conectan a la red móvil con un chip o tarjeta SIM que entrega el operador, del mismo tipo que la que se instala en los teléfonos celulares.

Según Méndez han encontrado que la tarjeta SIM se afloja con los cimbronazos que sufre el bus en los baches de las calles.

Para evitar que las tarjetas se aflojen han tenido que instalar pequeñas placas.

También puede ocurrir que la señal wifi sufra interferencias.