Por: María Luisa Madrigal.   18 junio
Photo by Markus Spiske on Unsplash
Photo by Markus Spiske on Unsplash

Basta con poner en el buscador de Internet, “¿cómo aprender a programar?” y cientos de opciones se despliegan en la pantalla en cuestión de segundos. Desde cursos básicos hasta maestrías completas. Las opciones son múltiples, tal vez, demasiadas.

Esa proliferación de opciones responde a un aspecto básico que ha cobrado importancia en los últimos años: la importancia de saber programar.

El mundo laboral actual casi plantea una competencia entre las personas que aprenderán las habilidades necesarias para seguir siendo útiles en un universo cada vez más automático y las que no. Lo cierto es que aunque la carrera puede ser más o menos dramática, la programación es una herramienta deseada y aunque no parezca, fácil de aprender.

¿Cómo empezar?

Alonso Quesada es comunicador de profesión. Aunque se especializó en Publicidad, desde hace más de tres años lo que le da de comer hoy es la programación.

El cambio en su carrera empezó como una necesidad de resolver cosas pequeñas en su antiguo trabajo. La curiosidad fue creciendo y la solución para llenarla fue el Internet. Quesada empezó en Codecademy, reconocida plataforma para empezar a programar gratis con cursos en inglés.

La página tiene disponibles cursos en más de 14 lenguajes de programación, con pruebas cortas y ejercicios prácticos. Además, tienen clases diseñadas para introducir a la programación a personas con ningún conocimiento previo. Todo, gratis.

La plataforma también tiene una versión de pago, en la que con $15 al mes, el estudiante puede acceder a cursos diseñados para recorrer un camino específico de formación. Algo más similar a una malla curricular de carrera universitaria.

Como Codecademy hay otras plataformas al alcance de un click. Khan Academy es otra de las más reconocidas, con opciones en inglés y en español, en la que no solo se imparten cursos de programación, sino de ciencias, matemáticas e incluso economía. Para sostenerse, la plataforma tiene donadores principales como la fundación Bill&Melissa Gates o Bank of America. También aceptan donaciones de particulares.

Específicamente en materia de programación, Khan Academy tiene diseñadas clases completas con lecciones en distintos lenguajes de programación. HTML, Java Script (JS) y SQL son algunas de las opciones disponibles. Algunos de estos cursos están disponibles en español.

También existen opciones de paga pero accesibles. Treehouse es una plataforma dedicada a las clases de programación en inglés. Brindan una prueba gratis de siete días y después cobran $25 al mes. Tienen disponibles más de 300 cursos y 278 talleres, cursos en video y prácticas interactivas.

Aún más a la mano está YouTube. La plataforma de videos tiene a disposición cientos de tutoriales y canales 100% dedicados a enseñar código. Existen distintos youtubers que diariamente publican contenido de clases de programación de distintos lenguajes y para todos los niveles de conocimiento. Codigofacilito, Empieza a programar y Latincoder son tres de las opciones más destacadas en la plataforma y en español.

“Yo diría que es ahora la mejor herramienta. Ofrece cursos muy completos y gratis que hace tres o cuatro años no existían”, explicó Quesada.

¿Qué camino seguir?

Con decenas de lenguajes a la mano, elegir qué aprender primero no es fácil.

“Una de las decisiones más difíciles fue qué quería aprender, porque hay muchos lenguajes disponibles. Como estudiante en la universidad obviamente hay una visión más amplia de para qué sirve cada uno, pero cuando querés empezar por tu cuenta es difícil”, explicó Quesada.

Ante este panorama vale la pena investigar. Una buena opción es ver cuáles lenguajes tienen más oportunidades de trabajo para niveles principiantes o juniors, por ejemplo, HTML. Otro lenguaje considerado bueno para iniciar es Python, de acuerdo con Ignacio Trejos, fundador de Cenfotec y profesor de programación en el Tecnológico de Costa Rica (TEC). De hecho Python es el que se estudia actualmente en los cursos introductorios del TEC.

En el caso de Quesada inició con tutoriales gratuitos en Codecademy que permitían trabajar directamente desde el navegador web, sin necesidad de instalar ninguna aplicación.

Uno de los tips más importantes es repetir los niveles básicos. De hecho, Quesada cuenta que los trabajó desde distintas páginas para aprender lo mismo pero con distintas voces y acercamientos. “Me ayudó a asentar los conocimientos más básicos. Que todo quedara claro. Vos podés completarte cosas”, explicó.

Ya cuando fue “más en serio” optó por pagar para que le indicaran un camino a seguir. Ese segundo paso fue en Treehouse.

¿Cómo saber cuándo está listo para buscar el trabajo? Quesada estudió un año, cerca de ocho horas por semanas, hasta que finalmente se decidió a hablar con alguien que lo pudiera orientar. La respuesta fue que desde meses atrás estaba listo.

Un buen consejo, de acuerdo con Trejos, es acompañarse de un tutor. Aunque es una gran ventaja para las universidades y cursos más tradicionales, la comunidad de programadores en el mundo es muy grande y se puede consultar a través de redes sociales como Facebook.

Muchos trabajos en informática permiten iniciar con conocimientos básicos e ir creciendo dentro de proyectos reales.

En promedio, una persona que dedique entre cuatro y seis meses a la programación, ya podría buscar acceder a alguno de estos puestos, de acuerdo con Trejos. Esa es la experiencia que han tenido en Cenfotec con estudiantes que apenas concluído el primer cuatrimestre pueden optar por puestos juniors.

¿Cómo certificar el conocimiento?

Evidenciar el conocimiento adquirido en línea genera dudas pero no es tan complicado como parece.

Una solución es recopilar, en una carpeta o portafolio, todos los ejercicios que se han hecho durante las clases. Aunque sean ejercicios básicos, denotan ciertas habilidades. Esta práctica es fundamental de acuerdo con Trejos.

Otra opción que ayudará mucho en el proceso de entrevistas, es desarrollar un proyecto propio con lo aprendido en las clases. Es decir, poner en práctica el conocimiento adquirido en algo tangible, aunque no sea dentro de un trabajo pagado.

Muchos de los cursos generan parches o certificaciones digitales de aprobación que se pueden poner en el perfil de LinkedIn, para evidenciar los conocimientos adquiridos. Incluso ahora Linkedin tiene test disponibles para verificar lenguajes de programación. Una vez aprobado, la misma red social certifica el conocimiento.

Abrir puertas con código

Prácticamente en cualquier área la programación y el desarrollo del pensamiento computacional son importantes, de acuerdo con Trejos.

Lo cierto es que hay trabajo y mucho, tanto en Costa Rica como en el resto del mundo. Incluso, no es necesario ser experto. La programación no solo abre camino como programador, de acuerdo con Trejos, sino en otros trabajos relacionados y que están en constante relación con los programadores.

“Abre puertas. Absolutamente sí, más allá de lo que imaginábamos hace años. Hay escasez. La demanda mundialmente existe y estando desde Costa Rica usted puede estar programando para el mundo”, declaró Trejos.

Otras cinco opciones gratuitas

Udemy: Aunque la plataforma ofrece cursos de pago que cuestan entre $19 y $200, también tiene opciones gratis para principiantes en inglés y en español.

Coursera: La plataforma de aprendizaje en línea tiene cursos impartidos por universidades globalmente reconocidas, incluyendo cerca de 100 cursos de programación. Las clases en inglés y español son gratuitas para auditar.

EDX: Es otra plataforma similar a Coursera que es respaldada por universidades y que permite visualizar los cursos gratis. Las clases son en inglés

MIT Opencourseware: La iniciativa del Instituto de Tecnología de Massachusetts proporciona cursos en inglés, en línea y gratuitos, incluyendo de programación para principiantes.

W3school: Es una plataforma gratuita y en idioma inglés dedicada a la programación.