Por: Krissia Chacón.   28 abril
El equipo de Pimiento Rosa que es dirigido por Marianela González (vestido rosa) celebra la inauguración de su sistema de e-commerce para tramitar todos los pedidos de comida en línea.
El equipo de Pimiento Rosa que es dirigido por Marianela González (vestido rosa) celebra la inauguración de su sistema de e-commerce para tramitar todos los pedidos de comida en línea.

Comida saludable que se apegue a un plan nutricional y que llegue hasta la puerta de la casa u oficina de los clientes es el servicio que ofrece Pimiento Rosa.

Este es el negocio que creó la ingeniera en tecnología de alimentos, Marianela González, en el 2014.

A pesar de ser una pyme (pequeña y mediana empresa), Pimiento Rosa abrazó desde hace dos meses el mundo del e-commerce con el objetivo de canalizar sus pedidos a través de un mismo medio y que los clientes tuvieran la facilidad y seguridad de pagar en línea sus platillos.

En Costa Rica todavía existen deficiencias con respecto a la adopción del comercio en línea dentro de las estrategias de negocio, a pesar de que cada vez más los costarricenses con acceso a Internet están dispuestos a efectuar sus compras en línea.

Así lo demostró el estudio Red 506 elaborado por Unimer para El Financiero, el cual indica que un 77% de los encuestados han realizado compras por la web.

Conectar con los clientes

Pimiento Rosa nació como una especie de experimento. González acostumbraba compartir en redes sociales las fotografías de los platillos que preparaba y esto generó que sus amistades le escribieran para pedirle que vendiera esa comida. Al inicio ella lo veía como una broma, pero luego lo consideró y se aventuró a crear su propio negocio.

“Pensé en que podía cocinar los domingos y hacer entregas los lunes, entonces pregunté en mi cuenta personal de Facebook si había algún interesado”, recordó González.

Hoy Pimiento Rosa tiene una planilla de 12 colaboradores y trabaja con el servicio externo de ocho mensajeros que están encargados de repartir las órdenes.

Pimiento Rosa recibía los pedidos a través de correo electrónico o por mensaje privado en Facebook y luego los clientes realizaban el pago con transferencia electrónica o en efectivo al momento de recibir la orden.

Esta es la planta de Pimiento Rosa, negocio que se encarga de preparar y entregar a domicilio comida saludable.
Esta es la planta de Pimiento Rosa, negocio que se encarga de preparar y entregar a domicilio comida saludable.

Hoy el método es 100% a través de la plataforma de compras en línea. El cliente ingresa a la página web, elige los alimentos, selecciona la opción comprar, ingresa sus datos personales, la dirección de entrega y efectúa el pago; o bien indica que lo pagará en efectivo a la hora de recibir el pedido.

La gran ventaja para González es que todo el proceso de compra se hace en línea y a través de un mismo medio.

Uno de los grandes problemas de las pymes es que ofrecen diversos canales para recibir órdenes, como por ejemplo Messenger de Facebook, WhatsApp, página web, correo electrónico y hasta un número telefónico, práctica que genera desorden y confusiones.

El grueso de los compradores de Pimiento Rosa oscilan entre los 18 y 34 años, población que suele apostarle a los medios digitales para realizar sus gestiones diarias.

Edades de clientes Participación
18 a 24 años  27,5%
25 a 34 años 33,5%
35 a 44 años 12,5%
45 años en adelante 10%

"Inicialmente se hizo el cambio a e-commerce para tener mayor alcance, para ser más amigables con el cliente, que facilitara hacer los pedidos desde móviles y que pudieran pagar en línea a través de una plataforma segura", acotó González.

Con la incorporación de los pagos en línea se han enfrentado a dos escenarios: uno positivo en cuanto a las reacciones de los clientes, pues consideran que la plataforma es amigable y les facilita el trabajo de ordenar su comida. Y otro no tan bueno en donde una porción de compradores se han resistido y prefieren hacer pagos en efectivo.

Actualmente el negocio factura el 56% de las ventas con pagos en efectivo contra entrega, frente a un 44% que paga en línea.

Sitio de e-commerce de Pimiento Rosa.
Sitio de e-commerce de Pimiento Rosa.

Según la experiencia de la fundadora de Pimiento Rosa, todavía hay personas que no están acostumbradas a pagar en línea, sin embargo, ella se mantiene enfocada en que el e-commerce es necesario para los negocios de la actualidad.

El tiempo promedio de estadía de los clientes en la página es de cuatro a cinco minutos, dato que muestra que las personas ingresan y hacen una compra rápida, señaló González.

El estudio Red 506 de EF indica que para el 64% de quienes realizan compras por Internet consideran necesario que los negocios ofrezcan una plataforma de pago segura, seguido por un 46% que dice necesitar que los productos tengan respaldo y garantía por parte del comercio.

Expansión de la marca

Pimiento Rosa registra un incremento del 5% en las órdenes que reciben desde que implementaron el e-commerce.

La cantidad de pedidos semanales oscilan entre los 200 y 300.

Sin embargo, la firma no quiere quedarse solamente en su negocio de comidas a domicilio, sino que también están diseñando una estrategia para ingresar a los supermercados y a los centros de trabajo.

González afirmó que están diseñando la marca Pimiento To Go que estará disponible en los supermercados y que le ofrecerá a los clientes almuerzos y cenas saludables, así como snacks y meriendas.

Además de ofrecer máquinas dispensadoras de comida que podrán ser instaladas en grandes empresas y oficentros con el fin de que los trabajdores compren comida y bebidas saludables. Este proyecto es pensado para que otros emprendedores que también elaboren productos saludables coloquen su comida en estas máquinas.

Pimiento Rosa quiere llegar a más clientes por lo que próximamente se unirá a Uber Eats para hacer entregas de comidas inmediatas, acción que les conllevará realizar cambios en su logística porque actualmente su modelo de negocio está basado en entregas semanales.