Por: Krissia Chacón.   Hace 6 días
Alonso Bogarín, gerente general (derecha), y José Bogarín gerente de innovación, son los líderes de la empresa Altus. Esta firma fue la ganadora del primer lugar en un concurso mundial de Cisco por el desarrollo de aplicación para ciudades inteligentes. Foto: Jeffrey Zamora.
Alonso Bogarín, gerente general (derecha), y José Bogarín gerente de innovación, son los líderes de la empresa Altus. Esta firma fue la ganadora del primer lugar en un concurso mundial de Cisco por el desarrollo de aplicación para ciudades inteligentes. Foto: Jeffrey Zamora.

Son las 6 de la mañana, usted se despierta y accede a la aplicación de su municipio que le indica que falta una hora para que el camión de la basura pase por su casa. Decide salir a correr, pero antes de hacerlo, vuelve a tomar su celular y consulta en esa misma plataforma el nivel de radiación.

Llega a su hogar justo a tiempo para sacar la basura, toma una ducha, desayuna y vuelve a consultar en la aplicación cuánto falta para que el autobús llegue a la parada. Se percata de que va justo a tiempo para su trabajo.

Estas son algunas de las funciones que incorpora la aplicación Bullhorn, desarrollada por la compañía costarricense Altus.

Bullhorn recibió el primer lugar del concurso mundial “Cisco as a Platform Innovation Challenge”, el cual reconoce a las soluciones tecnológicas más innovadoras del mundo.

Cisco reconoció el aporte de Bullhorn hacia el camino de la construcción de ciudades inteligentes, uno de los anhelos de Costa Rica.

El país no tiene ninguna ciudad inteligente y todavía está lejos de tenerla, según el más reciente estudio del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones.

Los fundadores de Altus esperan que su aplicación contribuya, pero están conscientes de que, por lo menos en Costa Rica, tienen un panorama complicado por el exceso de trámites municipales.

Desarrollo nacional

Altus es una empresa de capital costarricense que tiene 11 años en el mercado y cuyo enfoque de negocios es el desarrollo de aplicaciones sobre las plataformas de Cisco.

La firma es liderada por los hermanos Alonso y José Bogarín, junto a Rafael Campos. Los tres son graduados del TEC de la carrera de ingeniería electrónica.

“El concurso nos ayuda a tener visibilidad y a abrirnos las puertas en mercados internacionales”, aseguró Alonso Bogarín.

La premiación se llevó a cabo la tercera semana de noviembre en Las Vegas, Nevada. Altus obtuvo el primer lugar y estuvo por encima de empresas de Canadá, Estados Unidos, Inglaterra y Tailandia.

El desarrollo de Bullhorn tomó cuatro meses y estuvo a cargo de cinco personas.

Uno de los aspectos que destaca en la creación de la herramienta es que el equipo nunca tuvo una reunión física. Todo se trabajó de forma remota desde diferentes partes del país.

La app tiene como objetivo fomentar la participación ciudadana y para esto habilita la función de hacer reportes y enviarlos directamente al municipio.

Como por ejemplo alertar sobre huecos en las calles, basura, daños estructurales y problemas con servicios públicos, entre otros. Al reporte también se le pueden adjuntar fotografías.

También posee la opción de videollamada, que permite a una persona hablar cara a cara con los funcionarios de la municipalidad.

En el apartado de gestión ambiental, las personas podrán coordinar el reciclaje y la gestión de basura. La plataforma lee la información emitida por los sensores de geolocalización instalados en camiones de basura y con esto el usuario podrá ver en tiempo real la ubicación de los vehículos. Lo mismo sucede con los autobuses.

Como la plataforma soporta la instalación de más sensores, sería posible que el ciudadano pueda monitorear la calidad del aire, la radiación solar o –si tiene un río cerca– ver las posibilidades de inundación a través del crecimiento del caudal.

Bullhorn también trabaja con chatbots para agilizar la atención al cliente y permite realizar gestiones municipales.

“El reto es que las personas descarguen la aplicación y para esto se tiene que percibir un valor agregado, que sea útil”, comentó José Bogarín.

La aspiración de inteligencia

A los creadores de esta herramienta les interesa que en Costa Rica funcione Bullhorn en los diferentes municipios, pero están conscientes de que para que todas las funciones operen se necesita de un esfuerzo país.

Por ejemplo, para que la función de los autobuses trabaje, las diferentes compañías autobuseras deben acceder a que se instalen GPS en sus unidades y ellos saben que esto es difícil.

“Vemos que la aplicación podría funcionar en Estados Unidos porque allá los gobiernos locales tienen mayor control de sus ciudades. El problema que hay en Costa Rica es que intervienen muchos actores y eso complica la gestión (...). Sin embargo, queremos hablar con el IFAM (Instituto de Fomento y Asesoría Municipal) para presentar la idea y ver la viabilidad del proyecto en el país", explicó Alonso Bogarían.

Una ciudad inteligente le ofrece a sus habitantes herramientas digitales para facilitar la convivencia social, promover el desarrollo económico, hacer eficiente la gestión de los recursos naturales, simplificar los trámites e impulsar la alfabetización digital.

Costa Rica todavía no tiene un cantón que siquiera se acerque a una ciudad de este tipo.

Así lo demuestra el Índice de Ciudades Inteligentes elaborado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) y publicado en diciembre del 2017.

Los aspectos que evaluó el Ministerio fueron la inteligencia en gobierno, educación, infraestructura y redes, economía, convivencia social y ambiente y energía.

Indicador Aspectos que toma en cuenta
Gobierno Tiene como fundamento la simplificación de los trámites y la digitalización de sus operaciones. 
Educación Se vincula con el incremento de la calidad de la educación pública y privada en todos los niveles de desarrollo. Se espera que la innovación y el desarrollo sean utilizados para satisfacer las necesidades y los problemas públicos. 
Infraestructura y redes Incluye la aceleración del acceso a la información y un uso intenso de las TIC que permita el desarrollo del cantón. 
Economía Se tiene como fundamento la simplificación de los trámites y la digitalización de las operaciones. 
Convivencia social Pretende medir la existencia de espacios y entornos saludables que fomenten la creatividad y la innovación social. 
Ambiente y energía Incorpora mediciones digitales del impacto sobre el medio ambiente y que permiten establecer rutas para aprovechar los recursos naturales. 

El índice es liderado por San José, sin embargo, su calificación no le alcanza para ser catalogada como una ciudad inteligente.

El promedio de los seis indicadores arrojaron que este cantón es el que más se acercó a lo deseado al obtener una calificación de 0,544, pero aún lejos de obtener la nota máxima.

El Índice se interpreta a través del rango de 0 a 1, donde 0 es el mínimo y 1 es la puntuación máxima.

Las calificaciones del estudio evidencian las problemáticas que tienen los cantones en cuanto a la baja digitalización de los centros educativos, la carencia de infraestructura con banda ancha y el escaso apoyo para las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Con Bullhorn, los desarrolladores pretenden que se mejore la vida en las ciudades, pues la plataforma puede incorporar soluciones personalizadas para las necesidades específicas de cada cantón.

Desde Altus también desarrollan soluciones tecnológicas enfocadas en Customer Experience, las cuales están bajo su propiedad intelectual.

Entre el portafolio de sus clientes se encuentran el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Acueductos y Alcantarillados (AyA), Correos de Costa Rica, Coopemep, CoopeAnde, Caja de Ande, Hospital Clínica Bíblica, Banco de Costa Rica (BCR) y el Banco Nacional.

La firma nacional espera que con este reconocimiento su exposición sea mayor y puedan ayudar a empoderar a los usuarios con tecnología.

En Altus trabajan 150 personas. Sus oficinas están ubicadas en Curridabat, San José. Foto: Jeffrey Zamora.
En Altus trabajan 150 personas. Sus oficinas están ubicadas en Curridabat, San José. Foto: Jeffrey Zamora.